UN APUNTE [WS] —

12 de julio de 2018 — Deja un comentario

Vida: única manera

de cubrirse de hojas,

tomar aliento en la arena,

alzar el vuelo con alas;

 

ser perro

o acariciar su cálido pelaje;

 

distinguir el dolor

de todo lo que no lo es;

 

tener lugar en los hechos,

perderse en las vistas,

buscar el menor de los errores.

 

Excepcional ocasión

para recordar por un momento

sobre qué se habló

con la lámpara apagada;

 

y para una vez al menos

tropezar con una piedra,

mojarse con alguna lluvia,

perder las llaves en la hierba;

y seguir con la mirada una chispa en el viento;

 

y sin cesar no saber

algo importante.

 

***

Wislawa Szymborska, Un apunte —

 

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INCIAL

Venimos al templo porque buscamos al Señor.

Pero quizá lo buscamos mal.

Quizá no lo buscamos a Él, sino los favores que nos puede hacer.

Lo bueno es que Él también nos busca y viene a nosotros. Para mostrarnos la verdad.

***

Purifícanos, Señor. Para que creamos en Ti. Y tengamos hambre de Ti.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


 MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Cristo viene a nosotros. Es Él quien nos convoca. Para que escuchemos Su Palabra. Para que recibamos su Cuerpo. Para que cada uno de nosotros encuentre en su interior ese lugar adonde Él quiere venir. Para limpiarlo y transformarlo.

Ese lugar puede ser alguna preocupación. Alguna oscuridad. Puede ser también —y lo sabemos muy bien— algún pecado.

***

Ven, Señor. Con tu Luz y tu Sabiduría. Límpianos. Para que tengamos hambre de Ti.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Somos como ovejas que buscan al pastor.

Que fueron encontradas por el pastor.

Que andan perdidas.

Es el momento para que cada uno de nosotros encuentre su lugar ante Dios.

Su gracia y su paz están de alguna manera en el umbral de la vida de cada uno de nosotros.

Abrámonos. Pidámosle que nos purifique de todo lo que nos impide o nos dificulta abrirnos a Él.


Continuar leyendo…

460ea83de132d32f74ebaa07ea20b663

Versión imprimible


MONICIÓN ANTES DE LA ENTRADA DEL SACERDOTE

Nosotros hemos recibido una tradición que viene de los Apóstoles, según la cual el Señor Jesús, antes de dar su vida por nosotros, reunido con ellos para celebrar la Pascua, tomó pan, dio gracias a Dios, lo bendijo y se lo dio diciendo: «Tomen y coman todos de Él, porque esto es mi cuerpo». Acabada la cena, tomó el cáliz lleno de vino, dando de nuevo gracias a Dios, lo bendijo y lo dio a sus discípulos diciendo: «Tomen y beban todos de él, éste es el cáliz de mi sangre, que será derramada por ustedes y por todos para el perdón de los pecados». Y les dijo después: «Hagan esto en memoria mía».

***

Esta tarde, siguiendo la invitación del Señor, vamos a cumplir su mandato. Vamos a celebrar la Eucaristía en la que los niños y niñas de nuestra Comunidad, por primera vez, recibirán a Cristo en el sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

***

Para favorecer el clima de oración y de escucha y por respeto al lugar y al momento en el que nos encontramos, a partir de ahora, todos los teléfonos celulares deberán estar apagados.

***

Los invito a ponernos de pie. Vamos a recibir al sacerdote y a sus ministros, entonando el canto de entrada.

Inicia el Canto de entrada


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

El Señor que viene a nosotros, viene también ahora. ¿Estamos dispuestos a recibirlo?

¿Estamos abiertos a su Presencia?


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy es el Día del Señor. Y el Señor viene a nosotros. Pero viene por caminos que no siempre comprendemos.

Estemos dispuestos a recibirlo. Así como viene. Ahora. En esta Misa. En esta Palabra que nos dirigirá. Y en esta presencia que compartirá con nosotros.

***

Purifícanos, Señor. Abre nuestros ojos y oídos. A tu presencia y a tu Palabra. 


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICION INICIAL

Hemos venido a Aquel que es la fuente de la vida. Que creó al hombre no para la muerte sino para la vida. Y que alimenta esta vida todos los días. Especialmente en este su día —el Domingo— el Día del Señor que resucitó. Y precisamente hoy es este Día. Hoy es este momento. Hemos venidos por el alimento que sostiene nuestra vida.

***

Señor, purifícanos. Para que experimentemos la fuerza de tu vida.

Y recuperemos fuerzas para vivir.


Continuar leyendo…

john_21_17_sm_2048x2x1.jpg


Versión imprimible


Lecturas: Misa vespertina de la Vigilia


Lecturas: Misa del día


MONICIÓN INCIAL (1)

Celebramos hoy la vigilia de la Solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo:

– el pescador de Galilea, que fue el primero en confesar la fe en Cristo;

–  y el maestro y doctor, que anunció la salvación a los gentiles.

Por voluntad de la divina Providencia, ambos llegaron a Roma, donde sufrieron el martirio en el lapso de pocos años.

Desde entonces la ciudad de Roma, que era la capital de un gran imperio, fue llamada a otra gloria: albergar la Sede Apostólica, que preside la misión universal de la Iglesia de difundir por el mundo el Evangelio de Cristo, Redentor del hombre y de la historia.

Pidamos en este día por nuestro Santo Padre, el papa Francisco, para que el Señor proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro


Continuar leyendo…

oook


Versión imprimible


Lecturas Misa vespertina de la Vigilia


Lecturas Misa del Día


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el nacimiento de Juan Bautista. Un niño imposible de nacer. Un niño engendrado cuando ha llegado la vejez y la esperanza está marchita. Un niño que viene después del absurdo de la esterilidad. Un bebé por cuya boca y los llantos y las risas Dios vuelve a hablar a su pueblo.

***

Bendigamos al Señor en este día.  Porque en la tarde de nuestra vida —cuando ya todo parece apagarse— Él crea las obras de su gracia. Suscita una nueva fe. Un nuevo paso de su Espíritu. Y un nuevo gozo. Y realiza en nosotros lo que parecía imposible. 


Continuar leyendo…