Me voy — [AK]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

me voy de ti todos los días

cumplidamente como una hormiga

dime pues

por cuántos años

por cuántos días luz y oscuridad

debo alejarme de ti

para acercarme tanto

que quede atrapado

y desaparezca en ti

llamo

a todo lo ancho de la biblia

un abismo al abismo

***

Anna Kamienska, Me voy —


Emaús — [AK]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

no conocemos

nunca del todo

nunca con seguridad

parece

pero ya no

el corazón ardía

pero se enfrió

será Él?

calla

serás Tú?

desaparece

siempre ya sólo el pan

las manos y el gesto

la cara diferente cada vez

cada vez una cara nueva

se hace tarde

y el día ya ha declinado

tiempo de descansar

agua vino pan

por qué no le preguntaron directamente

no lo detuvieron

sus manos no sujetaron

su sombra no la ataron a la mesa

estamos como los discípulos

que no llegaron a Emaús

y las manos pesan

de asombro

habrá sido

Él?

de veras?

dónde?

las huellas las barrió la noche

cuanto antes

llevemos a otros

la seguridad de la inseguridad

***

Anna Kamienska, Emaús —


Alguien — [EB]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

Un día alguien llegó corriendo de Emaús casi sin aire

Recuerdan cómo pasó esto: abrió la puerta con estrépito

Gritando — Él estuvo con nosotros

Y sintió que no tiene

Nada que decir aquí

Fuera de la puerta, hace un momento

Entendía la luz del universo entero

Pero ellos — Estás delirando, ¿cómo que tan sólo eso

y por qué en una taberna y sobre una mesa sucia

Qué comieron allí, y qué quería decir con eso

Dices: sólo partía el pan y servía el vino?

Quien llegó corriendo un día de Emaús sabe cuán diferente

Es su modo de hablar de él que había visto la manera de escuchar

Distinta, de los que escuchan. No se puede creer

A medias. Llegó corriendo de la posada y balbuciendo algo

En un idioma extraño, no concluye nada

Habla como no hablando, ¿quizá en realidad no quiere

Decir de manera sensata qué sucedió en Emaús?

Gritó y lloró — No tiene entendimiento

Quizá no es su culpa. Se estaba asfixiando

El mensajero de Emaús. Y nadie oye

Cómo está batiendo tu corazón

Por varios caminos la vida seguirá adelante

Unos creerán, a veces no, o en secreto

Creerán

Pero da un miedo enorme creer sinceramente

***

Ernest Bryll, Alguien —


414christandthefishermen


Después de la Resurrección, Señor, haciendo caso a tu llamado fuimos
A Galilea. A decir verdad no había en nosotros mucha esperanza

Todos en la vieja orilla de Genesaret el lago famoso
Impotentes se detuvieron

¿Queríamos estar juntos? Al momento nadie encendió
Ni siquiera una fogata. Esto es todo
Ni nada en absoluto de comer
Nadie traía para este encuentro

¿Por qué? ¿Será que los grandes proyectos
Murieron antes de la Resurrección
Y nada nuevo va a suceder?

¿Y qué hay de Su cuerpo?
¿Resucitó? ¿O fue sólo una ilusión?
¿La muerte con la vida se enredó?

Solos. Callados. Sentados

Pero Él venía radiante. Muy Humano y Eterno
Traía un pescado sabroso para alegrar el encuentro
Con cantos y disfrutando la comida
Porque regresó con nosotros, los suyos. Llamó: Despierten ya
Asen el pescado sobre las brasas. Soy yo. No me miren
Sin pensar sin recordar en el miedo de la incomprensión
No teman. Gocen.

***
Ernest Bryll, Junto al lago —


 

trinidad-de-muller (1).jpg


Nos reunimos hoy para adorar a un solo Dios en el misterio de la Santísima Trinidad.

Es el misterio más profundo de nuestra fe. Fuente y modelo de nuestra vida y de nuestra oración, porque nos muestra que Dios —siendo uno— es todavía más simple que la unidad. Es uno, pero no uniforme. Nosotros no lo podemos comprender, pero Él nos comprende y abraza a todos. Y nos incluye en su vida por el Hijo en el Espíritu Santo.

Que este misterio anime nuestra oración de hoy.

***

Señor, purifica en nosotros todo lo que es mezquino y no digno de ti, todo lo que es pecado. Abre nuestros corazones al misterio de tu presencia.


oiiioi


El color rojo en la liturgia de hoy simboliza el fuego y el viento: signos de los dones que el Espíritu Santo derramó sobre la Iglesia, es decir: también sobre nosotros. Dones de arriba —no producidos por los hombres— pero capaces de transformarnos.

***

Señor, derrama en nosotros tu fuego. Tu amor. Tu viento.

Fortalece nuestros deseos del bien. Purifícanos de lo que hay de mezquino en nosotros. De perezoso. De necio.


he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Proclamamos que el Señor está con nosotros, aunque hoy es el día en que recordamos su partida. O quizá no su partida, sino su transición a una forma diferente de presencia. Quizá haya partido para estar más cerca de cada uno de nosotros.

Solemnidad de la Ascensión del Señor. El anuncio de su eterna presencia en medio de nosotros.

***

Purifícanos, Señor, de todo lo que en nosotros hay de malo y confuso. Para que seamos un testimonio vivo del poder de tu Evangelio.


he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


[1]

Seguimos celebrando el misterio de la Resurrección del Señor. Misterio que se actualiza cuando partimos su Pan. Cuando recibimos su Cuerpo. Cuando escuchamos su Palabra. Es entonces cuando la Resurrección no sucede en el pasado, sino en el presente. En el «hoy» de cada uno de nosotros.

Para verlo, hay que tener un corazón puro.

***

Señor, purifícanos. Purifica nuestros corazones. Para que nuestros ojos vean el Misterio de tu presencia.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


[1]

Hoy es el quinto Domingo de Pascua. El Señor Resucitado está con nosotros y nos fortalece y nos prepara para su partida —dentro de dos semanas será la Solemnidad de Ascensión— pero a la vez nos consuela, nos deja su testamento. Nos deja su Espíritu, al que enviará. No somos huérfanos. Y por eso estamos aquí, en la Eucaristía. Estamos en casa, en nuestra casa.

***

Señor, purifícanos de todo lo que en nosotros no es tuyo. Lo que nos separa de ti. Únenos a ti.


Continuar leyendo…

cropped-la-foto-5+.jpg


Hoy el Señor Resucitado viene a nosotros como Pastor.

El cuarto domingo de Pascua es el Domingo del Buen Pastor. El Cordero de Dios que nos conoce y nos defiende. Porque le importamos. Y da su vida por nosotros. Y nos alimenta con su Palabra. Con su Cuerpo.

***

Purifícanos, Señor. Nuestro Buen Pastor, tómanos. Para que de veras seamos tuyos.


he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


[1]

En el Evangelio escucharemos cómo —por tercera vez— Jesús se les aparece a sus discípulos, ya no en Jerusalén, sino en Galilea, ahí donde prometió que los iba a ver.

Nosotros no estamos en Galilea, sino en León, dos mil años más tarde. Pero también nos encontramos con Él. Y como a Pedro, Jesús nos preguntará a cada uno: si me amas. Si de veras el amor de Dios es tan importante para nosotros, como para que escuchemos esta pregunta.

Junto con ustedes me estoy haciendo esta pregunta, pidiendo que todo lo que no es según el amor de Cristo sea purificado, y que en este amor sea purificado todo otro amor.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy se presenta ante nosotros el Señor de la Misericordia. Para para tocar el corazón y la conciencia de cada uno de nosotros.

Él conoce nuestras debilidades. Nuestros pecados. Pero nos llama y nos anima a que nos abramos a Su amor, que es más poderoso que todos los poderes de la oscuridad.

***

Señor, perdónanos nuestros pecados.

Abrázanos con tu misericordia. 

Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el Domingo de los Domingos. Día en que celebramos la Resurrección del Señor y —en sentido espiritual— participamos en esta Resurrección.

Día en que Cristo viene a nosotros en su humanidad transformada, resucitada. En la que también nosotros —como bautizados— tenemos nuestra participación. Nosotros: llamados a una nueva vida, a una transformación en hijos de Dios.

***

Señor, purifícanos de todo aquello que en nosotros hay de hombre viejo. Lo que no es según el amor. Lo que todavía no está transformado.

Señor, purifícanos. Abre nuestros ojos. Para que Te veamos tal como eres.


Continuar leyendo…

VIA CRUCIS [un gion]

29 de enero de 2019 — Deja un comentario

John 21:17. Two Hearts Beat As One


VIA CRUCIS


Versión imprimible y editable en Word


Versión imprimible en PDF


+ En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.


Oración preparatoria


Señor Jesús, Tú nos invitas a seguirte incluso en esta hora extrema tuya.

En ti está cada uno de nosotros. Y nosotros —muchos— somos uno en ti.

En la hora de tu pasión está la hora de la prueba de nuestra vida, en sus aspectos más crudos y difíciles.

Tú caminas delante para guiarnos y para mostrarnos que la Cruz es la Puerta por la que se entra a la vida plena. Danos tu luz y tu gracia al meditar en este Vía Crucis tus pasos para saber y querer seguirte.

Madre Dolorosa, inspíranos los sentimientos de amor con que acompañaste en este camino de amargura a tu Divino Hijo. Amén.


PRIMERA ESTACIÓN


JESÚS ES CONDENADO A MUERTE


Guía: Te adoramos, Cristo y Te bendecimos.

Todos: Porque con tu santa Cruz redimiste al mundo y a mí pecador.


Jesús acepta la sentencia de muerte.

Hoy Cristo es otra vez condenado a muerte y crucificado en cada uno de nosotros cada vez que pensamos mal, que hablamos sin reflexionar, cuando condenamos injustamente o actuamos sin amor.

El Evangelio nos dice: «Sean misericordiosos como su Padre es misericordioso».

Señor, que al recordar la condena injusta que Tú sufriste, nos cuidemos de no condenar a los demás.


Guía: Señor, pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa, ten misericordia de nosotros.

Padrenuestro, Dios  te salve María y Gloria al Padre.

Continuar leyendo…

oiiioi


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

(Antes de la entrada del sacerdote)

En la celebración de hoy contemplaremos el sufrimiento y la muerte del Inocente.

Con Él ofreceremos al Padre las muertes violentas de inocentes y culpables.

Las muertes lentas de jóvenes y ancianos.

Nuestras propias muertes.

Y todo el misterio del sufrimiento.

No es una Misa: la Iglesia no celebra Misa en este día.

O mejor dicho: estamos todavía en la Misa que hemos empezado el día de ayer.

Pero no estamos en unas exequias, ni guardando luto.

Por eso el color de hoy es rojo: es el primer acto del Misterio Pascual.

— Escucharemos el relato completo de la Pasión según San Juan.

— Oraremos por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

— Nos acercaremos a venerar el madero de la Cruz del Señor.

— Y terminaremos recibiendo el Cuerpo de Cristo entregado por nosotros, que reservamos anoche en el Monumento.

***

Ahora vamos a comenzar esta celebración. (De pié y) En silencio absoluto recibiremos al sacerdote, y junto con él nos arrodillaremos, orando ante Jesús desde lo más profundo de nuestro corazón.


Continuar leyendo…

4a679abd184848f275a5de0360092609


MONICIÓN INICIAL

En esta tarde Santa, a la misma hora aproximadamente en la que Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Cena Pascual, nosotros, como comunidad creyente, nos unimos también a su Mesa, reviviendo aquel momento entrañable.

Jesús sabía que aquella era su «ultima cena». Sabía que estaba decretada su muerte.  Por eso, antes de despedirse de los suyos, quiso resumir con unos gestos todo el sentido de su vida y de su Palabra: partió el pan y se los dio a sus discípulos. Tomó una copa de vino y la repartió entre ellos: «Hagan esto en memoria mía».

Una vez terminada la Cena, se quitó el manto, echó agua en una jofaina y se puso a lavarles pies a los que estaban con Él.

Desde entonces, generaciones de cristianos, de todos los tiempos y de todas las razas, han conservado vivos estos recuerdos y los han transmitido hasta nosotros.

Vivamos con intensidad este momento, dejándonos transformar por la Palabra de Dios y por la comunión en su Cuerpo, y así crezca la fraternidad entre todos los hombres.

Continuar leyendo…

12472366_198557210519621_314235414601845225_n-2


Versión imprimbible


RECEPCIÓN DE LOS SANTOS ÓLEOS

(Terminada la Oración de los Fieles)

Monitor:

En estos momentos, antes de preparar el Altar para el Santo Sacrificio, haremos entrega a nuestro Párroco de los santos Óleos, es decir los aceites que fueron bendecidos y consagrados esta mañana en la Santa Iglesia Catedral por el Pastor de nuestra Arquidiócesis, Mons. Alfonso Cortés.

Empieza la procesión con los aceites y la asamblea entona: Pueblo de Reyes

Ministro (al llegar al presbiterio):

Reverendo Padre, hemos visto la obra maravillosa de Dios al participar en la Misa Crismal.

El señor Arzobispo nos entregó estos Óleos, para que nosotros te los diéramos a ti y ellos nos sigan transmitiendo la vida de Dios.

Él te los encomienda a ti, como responsable de esta Comunidad Parroquial y a todos nos envía un saludo y su bendición.

Monitor:

Todos respondemos: Demos gracias a Dios.

Continuar leyendo…

7522249092_f290e6b232_b


Cercana ya la Noche Santa de la Pascua, después de habernos preparado con nuestra penitencia y nuestras obras de caridad, nos disponemos hoy a entrar en los misterios de la Semana Mayor, misterios que empezaron con la entrada de Jesús en la Ciudad Santa de Jerusalén.

***

Hoy es el Domingo de Ramos. Hoy escucharemos el Evangelio de la Pasión. Hoy Nuestro Señor cumple su misión de Siervo y nos entrega su vida.

***

Que el Señor nos conceda el amor y el tiempo para acompañarlo en estos días santos lo más cerca posible.


2551256_orig1


En este tiempo de Cuaresma el Señor viene a nosotros como el Misericordioso que sabe mirar en lo más profundo del corazón y de la conciencia de cada persona. No para sedar, sino para ayudarnos a encontrar nuestra propia dignidad y valor.

Este es el sentido de nuestro trabajo espiritual durante la Cuaresma.

***

Estamos ya a las puertas de la Semana Mayor que iniciaremos el próximo domingo, el Domingo de Ramos.

Aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda para que muera lo que tiene que morir.


img_7181


Hoy es el cuarto Domingo de Cuaresma. El cuarto momento de nuestra reflexión en el camino por el desierto cuando nos purificamos para llegar a la Pascua. Al cambio interior. A la renovación de vida.

Hoy escucharemos en el Evangelio la parábola del hijo pródigo que Jesús contó a los publicanos, a los fariseos.

***

Durante esta Cuaresma que cada uno de nosotros busque al publicano que lleva dentro. Es decir: a aquel a quien viene Dios para decirle una palabra de esperanza. Una palabra de ánimo. Una palabra que llama al cambio.