samari


I.

Dios mío ven en mi auxilio

Señor date prisa en socorrerme

II.

qué va a pasar contigo

cuando Dios

en respuesta a tus súplicas de auxilio

te enviará

Continuar leyendo…

adc16db24e376ae4512608ff294e3aab_w600


Obviamente el escenario en el que se reproduce esa parábola es nuestra vida.

Y ese hombre medio muerto en la orilla del camino representa a cada uno de nosotros.

Y ese samaritano es la imagen de Dios que se compadece de nosotros.

O sea que en ese samaritano «repugnante» —así miraban los judíos a los samaritanos— podemos ver a Dios.

En ese samaritano «hereje» podemos ver a Jesús, el Buen Samaritano.

Continuar leyendo…

Un Domingo más nos reunimos para celebrar la presencia de Dios entre nosotros, para escuchar su Palabra, y para alimentarnos en su Mesa.

Dispongámonos a vivir con intensidad y alegría este Encuentro con el Señor. Él es el camino que nos conduce a la paz, la respuesta a nuestras preguntas, la puerta por la que se entra a la Casa.

***

Purifícanos Señor, para que estemos dispuestos a recibir tu Palabra y tu Cuerpo.


Creer es confiar. Estamos aquí porque confiamos. Y queremos en esta Santa Misa confiar de nuevo nuestra vida, nuestros días —todo lo que nos pasa— confiarlo a Dios y pedirle que nos purifique de lo que nos impide confiar, de lo que hay de oscuro en nosotros.

***

Purifícanos, Señor.


2 Corinthians 5:17. A New Day!


Versión imprimible 


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo: una señal de las maravillas que Dios ha de obrar en aquellos que creen y confían en Él.

Una señal que nos llama a la esperanza, aún en medio de las dificultades de este mundo, porque los cielos nuevos y la tierra nueva son posibles para todos.

Una señal que nos llama también al compromiso. A poner manos a la obra en el servicio a tantos hermanos que necesitan de nuestra presencia y de nuestra ayuda.


Continuar leyendo…

Aquel que nos ama, está con nosotros. Aquel que camina con nosotros y nos promete que llegaremos a la tierra de nuestros anhelos, si confiamos en Él.

El Dios de Abraham y de Sara. El Dios de Isaac y de Jacob. El Divino Ladrón que espera la noche de nuestra vida para meterse por un boquete de nuestra casa a robarnos el corazón.

Que esta Eucaristía Dominical nos ayude a verlo desde lejos, cuando vaya llegando. A verlo a través de la noche. Y llamarlo diciendo: ¡Por aquí, por aquí!

***

Purifícanos, Señor, de todo lo que en nosotros hay de oscuro, débil, desconfiado. Purifícanos de todo pecado, para que nos abramos completamente a Ti que vienes a nosotros en tu Palabra, en tu Cuerpo.


Participar en la Santa Misa es una oportunidad de mirar desde una perspectiva diferente nuestra propia vida, nuestros días, el trabajo, el descanso, las vacaciones.

A veces se ve mejor y se entiende mejor a uno mismo cuando se mira desde una perspectiva distinta. La oración es precisamente esa perspectiva distinta.

***

Señor, purifica nuestros ojos y nuestros corazones, para que veamos en verdad todo lo que anhelamos y amamos. Purifícanos, para que dignamente participemos en esta Santa Misa.


d4a2b95b6c4be7f21196b826193af8f4.jpg


Cristo nos enseña a orar. Supuestamente ya lo sabemos. Supuestamente ya estamos acostumbrados. Y sin embargo cada uno de nosotros —siempre de nuevo— ha de descubrir en su interior ese lugar en el que Dios le habla y donde cada uno de nosotros encuentra esa palabra que sólo a Dios la podemos confiar.

Somos una comunidad que ora. Y cada uno de nosotros encuentra en su interior ese espacio más íntimo en el que se abre a Dios, a su presencia, y por eso también a uno mismo.

***

Pidámosle a Dios perdón por nuestros pecados, para que con un corazón puro nos presentemos ante el Padre.


martha-and-mary3-2-2


La Primera Lectura de hoy dice que «el Señor se le apareció a Abraham, que estaba sentado en la entrada de su tienda, a la hora del calor más fuerte».

Nosotros también estamos sentados en la entrada de nuestras tiendas, esperando a que venga el Señor, porque ésta es la idea fundamental de las lecturas de hoy: Dios nos visita y transforma nuestra casa en su casa, para que nosotros habitemos en Él.

***

Para que nuestra casa, nuestros corazones, nuestras mentes, estén dispuestos a recibir al Señor, pidámosle a Dios perdón por nuestros pecados.


samaritan2007_890x395


Dios viene para encontrarnos. La pregunta es si yo quiero ser encontrado por Dios. Si estoy preparado para este encuentro. Para su Palabra —para la Sagrada Comunión— en la que Dios se nos da.

***

Purifícanos, Señor, porque sólo Tú nos haces preparados para el encuentro contigo.


paseando-por-un-campo-de-trigo.jpg


Como cada domingo nos presentamos hoy ante el trono de la misericordia divina, pidiendo la renovación de nuestra vida, pidiendo la transformación y pidiendo la fuerza. Para que toda esta semana que inicia la vivamos en amistad y amor de Dios.

***

Señor, purifica nuestros corazones, para que dignamente celebremos estos sagrados misterios.


El Señor siempre está con nosotros; y cada Eucaristía nos recuerda de su presencia, alimenta nuestra conciencia de esta presencia, y la fortalece.

***

Para que estemos dispuestos al encuentro con Él, pidámosle que nos purifique de todo lo que hay de oscuro, malo y confuso en cada uno de nosotros. Pidámosle que su luz nos permita mirar más profundamente.


john_21_17_sm_2048x2x1.jpg


MONICIÓN INCIAL (1)

Celebramos hoy la vigilia de la Solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo:

– el pescador de Galilea, que fue el primero en confesar la fe en Cristo;

–  y el maestro y doctor, que anunció la salvación a los gentiles.

Por voluntad de la divina Providencia, ambos llegaron a Roma, donde sufrieron el martirio en el lapso de pocos años.

Desde entonces la ciudad de Roma, que era la capital de un gran imperio, fue llamada a otra gloria: albergar la Sede Apostólica, que preside la misión universal de la Iglesia de difundir por el mundo el Evangelio de Cristo, Redentor del hombre y de la historia.

Pidamos en este día por nuestro Santo Padre, el papa Francisco, para que el Señor proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro


Continuar leyendo…

2 Corinthians 5:17. A New Day!


MONICIÓN INICIAL

Celebramos este viernes la Solemnidad del Corazón de Jesús.

Una fiesta cargada de un profundo significado:

— Miramos el Corazón herido de Cristo que es fuente de nuestra salvación y casa de nuestras vidas y de nuestros caminos.

— Contemplamos el Corazón traspasado y abierto del Salvador que nos enseña que el amor verdadero hay que vivirlo de cara a los demás.

Hoy queremos pedirle al Señor que su Corazón sea nuestro centro y nuestro apoyo, nuestro consuelo y nuestro descanso.

Y que nos ayude a tener un corazón como el Suyo: sensible, acogedor, sencillo, que perdona, ama y construye, que da esperanza y es capaz de ponerse en el lugar del otro.


Continuar leyendo…

oook


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el nacimiento de Juan Bautista. Un niño imposible de nacer. Un niño engendrado cuando ha llegado la vejez y la esperanza está marchita. Un niño que viene después del absurdo de la esterilidad. Un bebé por cuya boca y los llantos y las risas Dios vuelve a hablar a su pueblo.

***

Bendigamos al Señor en este día.  Porque en la tarde de nuestra vida —cuando ya todo parece apagarse— Él crea las obras de su gracia. Suscita una nueva fe. Un nuevo paso de su Espíritu. Y un nuevo gozo. Y realiza en nosotros lo que parecía imposible. 


Continuar leyendo…

Dios es gracia que comparte con nosotros su vida.

Es también esperanza para nosotros que estamos en camino. Una parada importante en cada camino, para tener claro de dónde vengo y a dónde me dirijo.

Viene a nosotros como Palabra, bajo la forma de pan. Como fuerza y como luz.

***

Purifícanos Señor para que ahora —en esta Eucaristía— veamos tu luz, y seamos fortalecidos.