2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


LECTURAS


MONICIÓN INICIAL

Hoy es Miércoles de Ceniza. Y nos reunimos para iniciar juntos la Cuaresma.

Para nosotros es un día muy especial, en el cual la Iglesia nos ofrece un rito de perdón y de reconciliación.

La imposición de la ceniza es símbolo –sobre todo– de abrirse a la misericordia divina.

En la Misa de hoy se omite el Acto Penitencial, que se realizará en la imposición de la Ceniza, que llegará luego de escuchar las lecturas bíblicas y la homilía del sacerdote.

Después de la explicación de la Palabra de Dios, el celebrante bendecirá la ceniza y comenzará su imposición.

La Cuaresma ha empezado.


Continuar leyendo…


5d08f357246da.jpg


Jesús nos pide no reaccionar ante una bofetada, sino poner la otra mejilla, que es la actitud de quien no corresponde a la violencia del otro.

De hecho más adelante Jesús dice: «si aman a los que los aman ¿qué hacen de extraordinario?»

Continuar leyendo…

to-banner1 (1)

LECTURAS


MONICIÓN INICIAL

Venimos aquí a pedir la gracia y la paz. La paz interior. Esta paz hace que ante Dios llegamos a ser verdaderamente nosotros mismos.

***

En un momento de silencio encontremos esta paz en nuestro corazón.

Abrámonos a este don de la paz. Pidámosle al Señor que nos purifique de todo lo que nos separa de Él.


ORACIÓN UNIVERSAL


 


c0018702-broken_arm_x-ray-spl.jpg


Nosotros tendemos a reducir el problema del divorcio a su aspecto jurídico y legal. Pero en el Evangelio de hoy, Jesús intenta llevar este mandamiento —y los demás mandamientos— hacia su raíz que es el corazón. Y hablando de adulterio, dice: «Han oído que se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio. Pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón».

Continuar leyendo…

to-banner


LECTURAS


MONICIÓN INICIAL

Empezamos la Santa Misa confesando nuestros pecados, pidiendo que se nos perdonen. Los reconocemos ante Dios, pero también ante los demás, es decir ante nuestros hermanos y hermanas. Porque el Evangelio dice: «si vienes al altar y tu hermano o tu hermana tienen algo contra ti, ve primero y reconcíliate con ellos».

Diciendo las palabras del «Yo confieso», pensamos también en aquellas personas de las que nos separa la oscuridad. Si no podemos reconciliarnos con ellos personalmente, hagamos interiormente un acto de perdonar y de pedir perdón. Dios misericordioso escuchará nuestra oración y abrirá nuestros corazones a su Palabra y a su Cuerpo.


ORACIÓN UNIVERSAL