Como que el Evangelio de hoy no suena muy atractivo ni amable. Y parece más bien como si Jesús viniera a crear problemas.

Pero quizá lo que este Evangelio quiere es que nos demos cuenta de que antes de tener la unión, necesariamente tenemos que tener la división. Debe haber «dos» antes de hacer de los dos «uno».

Continuar leyendo…

Estamos aquí porque creemos —es decir confiamos— en el Señor. Y queremos en esta Santa Misa confiarle de nuevo nuestra vida, nuestros días —todo lo que nos pasa— lo queremos confiar a Dios y pedirle que nos purifique de lo que nos impide confiar, de lo que hay de oscuro en nosotros.

***

Purifícanos, Señor.



budismotibetano2.jpg


Este Evangelio tiene una sabiduría grande, aunque a primera vista sólo nos llama a estar preparados para partir, preparados para servir. Y sobre todo a estar preparados porque a la hora menos pensada vendrá el Hijo del hombre.

Y uno hasta podría concluir que entonces debemos estar siempre llenos de miedo.

Continuar leyendo…

La mayoría de las personas que escuchan este Evangelio —sin mirarlo muy de cerca— lo toma como una amenaza. Como si Dios quisiera entrar a nuestros corazones a fuerza de amenazarnos.

Estamos tan acostumbrados a este nivel de motivación que escuchamos el Evangelio de esta manera.

Continuar leyendo…

Aquel que nos ama, está con nosotros. El Divino Ladrón que espera la noche de nuestra vida para meterse por un boquete en nuestra casa a robarnos el corazón.

Que esta Eucaristía Dominical nos ayude a verlo desde lejos, cuando vaya llegando. A verlo a través de la noche. [Y a llamarlo diciendo: ¡Por aquí, por aquí!] [Y dejarlo entrar.]

***

Purifícanos, Señor, de todo lo que en nosotros hay de oscuro, débil, desconfiado. Purifícanos de todo pecado, para que nos abramos completamente a Ti que vienes a nosotros en tu Palabra, en tu Cuerpo.


WhatsApp Image 2019-07-08 at 23.18.06.jpeg


Esaú sale a mi encuentro
—mi propia sombra—
el miedo se me mete en el cuerpo
tengo que mirarlo en la cara
para que mi vida se convierta
de verdad en una bendición

Pero Esaú corrió a mi encuentro
me abrazó
se me echó al cuello
me besó
y los dos lloramos —

Bosquejo


qué hacer con la piedra

que rompió la ventana

del alma

usarla en la construcción

de la casa?

***

Problemas de albañilería —


iup.jpg


—1—

En cada Misa, después del rito de la fracción del Pan, el sacerdote muestra el Cuerpo roto/quebrado/partido de Cristo.

Adoramos a un Dios roto.

Continuar leyendo…

0B7.png


Entre tantos quehaceres

y tan urgentes

me olvidé

de que también es preciso

morir

Continuar leyendo…

In memoriam de Ale

2 de agosto de 2019 — Deja un comentario

IMG_1170.JPG


Jn 18,1 – 19,42
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a su madre y junto a ella al discípulo que tanto quería, Jesús dijo a su madre: «Mujer, ahí está tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí está tu madre». Y desde aquella hora el discípulo se la llevó a vivir con él.
Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo: «Tengo sed». Había allí un jarro lleno de vinagre. Los soldados sujetaron una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo y se la acercaron a la boca. Jesús probó el vinagre y dijo: «Todo está cumplido», e inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

       Hoy sentimos el peso de la muerte de una forma muy significativa. Ha muerto Alejandro. Su vida ha quedado truncada. Y nos reunimos junto al altar para encontrar luz en esta noche de su tránsito.

Continuar leyendo…

il_fullxfull.15457193.jpg

Participar en la Santa Misa es una oportunidad de mirar desde una perspectiva diferente nuestra propia vida, nuestros días, el trabajo, el descanso, las vacaciones.

A veces se ve mejor y se entiende mejor a uno mismo cuando se mira desde una perspectiva distinta. La oración es precisamente esa perspectiva distinta.

***

Señor, purifica nuestros ojos y nuestros corazones, para que veamos en la verdad todo lo que anhelamos y amamos. Purifícanos, para que dignamente participemos en esta Santa Misa.