Una anciana recuerda (Belén) —

25 de diciembre de 2017 — 1 Comentario

Ocho meses pasaron, yo a lomo
de burro, José a pie
noventa millas a Belén

Nuestra cueva es fría y húmeda
los bueyes golpean el suelo con sus patas
en protesta por la invasión, dos nerviosas

palomas se alborotan entre las vigas como si
supieran que rompí aguas

sobre los lomos del burro, que miraba
desorientado para ver de dónde viene
este aguacero tibio de junio

en diciembre. El implacable dolor
esperando la hora, mientras
José recogía la paja

sucia de los rincones del establo
para hacer una cama; mi taburete
de parto: un pesebre roto

Empujo al niño en sus
rugosas manos cuando la puerta
del establo rechina y tres

potentados orientales se postran
ante el bebe que llora —
la placenta en el suelo — Ellos traen

regalos en dromedarios por
de las arenas de Arabia, tendiendo
oro, incienso y mirra

a nuestros pies, cuando yo necesito una vasija
de agua caliente, toallas
limpias, y muchos pañales.

***
Kilian McDonnell, Una anciana recuerda (Belén) —

Una respuesta para Una anciana recuerda (Belén) —

  1. 

    Me tocó el alma; vi nacer a Jesús.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.