Domingo 8 de abril 2018 — Domingo 2º de Pascua – Domingo de la Divina Misericordia

3 de abril de 2018 — Deja un comentario

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy se presenta ante nosotros el Señor de la Misericordia. Para para tocar el corazón y la conciencia de cada uno de nosotros.

Él conoce nuestras debilidades. Nuestros pecados. Pero nos llama y nos anima a que nos abramos a Su amor, que es más poderoso que todos los poderes de la oscuridad.

***

Señor, perdónanos nuestros pecados.

Abrázanos con tu misericordia. 


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El Señor Resucitado se presenta ante nosotros como Misericordioso, lleno de gracia, lleno de amor para todo aquel que se abre a su Presencia.

A cada uno le deja mirar sus heridas.

Victoriosas.

Que Le infligió su amor por los hombres.

***

Señor, abrázanos con tu misericordia.

Perdona nuestros pecados.

Purifícanos de toda oscuridad que llevamos dentro.

Para que —con los ojos de la fe— Te podamos ver.

Resucitado.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

En el centro de este Domingo

—con el que se termina la Octava de Pascua—

están las heridas gloriosas de Cristo resucitado:

heridas que nos dejan ver los secretos de Su Corazón

que siempre espera,

siempre perdona,

porque siempre ama.

***

Dejémonos envolver por la entrañable misericordia de nuestro Dios.

Confiemos en su paciencia que siempre nos concede tiempo.

Tengamos el valor de volver a su casa.

De habitar en las heridas de su amor.

Dejando que Él nos ame.

Y seremos también nosotros más capaces

de misericordia,

de paciencia,

de perdón,

y de amor.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

Estamos dando los primeros pasos en este tiempo gozoso que es la Cincuentena Pascual.

Tiempo para experimentar en nuestra vida el poder de la Resurrección del Señor y sus frutos:

El don del Espíritu,

la paz,

y el perdón.

Regalos que han salido del corazón traspasado del Señor de la Misericordia.

***

Toda alma que cree y tiene confianza en la Misericordia de Jesús, la obtendrá.


ORACIÓN UNIVERSAL (1)

Hermanos, toquemos hoy con la fe las heridas del Señor Resucitado y supliquémosle que nos cure y nos salve.

A cada petición diremos:  ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Que tu misericordia, Señor, sea anunciada siempre por el papa, los obispos y los sacerdotes ministros de la reconciliación. OREMOS.

2. Que tu misericordia, Señor, oriente las decisiones y las aspiraciones de los políticos, de los gobernantes y de los jueces. OREMOS.

3. Que tu misericordia, Señor, abrace y consuele las heridas de los pobres, de los abandonados y de los deprimidos. OREMOS.

4. Que tu misericordia, Señor, alcance y convierta los corazones de los violentos y de los indiferentes. OREMOS.

5. Que tu misericordia, Señor, alcance y sane los corazones de quienes van a vivir el próximo Curso Emaús. OREMOS.

6. Que tu misericordia, Señor, escuche la súplica de los que sufren, de los moribundos y de los fieles difuntos. OREMOS.

Señor Jesús, que con tu muerte y resurrección nos has admitido en la íntima comunión con el Padre, escucha con benevolencia la oración de la Iglesia, tu Esposa. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


ORACIÓN UNIVERSAL (2)

A Cristo —que fue entregado por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación, y está presente en medio de nosotros— pidámosle que escuche la oración de su Iglesia.

A cada petición diremos: ¡Quédate con nosotros, Señor!

1. Por la Iglesia extendida por todo el mundo. Para que viva con plenitud el gozo pascual y lo extienda a través de su testimonio y misericordia para con todos. OREMOS

2. Por nuestro País. Para que seamos constructores de una paz auténtica, buscando el diálogo, la reconciliación y el bienestar de todos. OREMOS

3. Por quienes tienen dificultades para creer. Para que encuentren en la Comunidad un testimonio que los atraiga e ilumine. OREMOS

4. Por los enfermos que se van acercando a la experiencia de la muerte. Para que la fe en Jesús llene sus corazones de esperanza. OREMOS

5. Por cuantos sufren en el cuerpo o en el espíritu. Para que encuentren en el Señor Resucitado el alivio y la fortaleza que necesitan y —en nosotros— el cariño y un amor solidario. OREMOS

6. Por cuantos estamos aquí reunidos, celebrando la Pascua, y por nuestras familias. Para que nos dejemos encontrar por el Señor Resucitado y transmitamos la alegría de la Vida Nueva a todos los que nos rodean. OREMOS

Señor Jesús, concédenos, en esta Pascua, la gracia de reconocerte en tu Palabra y en tu Eucaristía, para que caminemos por nuestra vida con amor y esperanza. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s