Alguien — [EB]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

Un día alguien llegó corriendo de Emaús casi sin aire

Recuerdan cómo pasó esto: abrió la puerta con estrépito

Gritando — Él estuvo con nosotros

Y sintió que no tiene

Nada que decir aquí

Fuera de la puerta, hace un momento

Entendía la luz del universo entero

Pero ellos — Estás delirando, ¿cómo que tan sólo eso

y por qué en una taberna y sobre una mesa sucia

Qué comieron allí, y qué quería decir con eso

Dices: sólo partía el pan y servía el vino?

Quien llegó corriendo un día de Emaús sabe cuán diferente

Es su modo de hablar de él que había visto la manera de escuchar

Distinta, de los que escuchan. No se puede creer

A medias. Llegó corriendo de la posada y balbuciendo algo

En un idioma extraño, no concluye nada

Habla como no hablando, ¿quizá en realidad no quiere

Decir de manera sensata qué sucedió en Emaús?

Gritó y lloró — No tiene entendimiento

Quizá no es su culpa. Se estaba asfixiando

El mensajero de Emaús. Y nadie oye

Cómo está batiendo tu corazón

Por varios caminos la vida seguirá adelante

Unos creerán, a veces no, o en secreto

Creerán

Pero da un miedo enorme creer sinceramente

***

Ernest Bryll, Alguien —


No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.