Domingo 14 de Julio 2019 – Domingo 15º T.O. C – Una homilía

13 de julio de 2019 — 2 comentarios

adc16db24e376ae4512608ff294e3aab_w600


Obviamente el escenario en el que se reproduce esa parábola es nuestra vida.

Y ese hombre medio muerto en la orilla del camino representa a cada uno de nosotros.

Y ese samaritano es la imagen de Dios que se compadece de nosotros.

O sea que en ese samaritano «repugnante» —así miraban los judíos a los samaritanos— podemos ver a Dios.

En ese samaritano «hereje» podemos ver a Jesús, el Buen Samaritano.

En realidad —en el esquema mental de los fariseos y de los maestros de la moral— «bueno» y «samaritano» nunca van juntos. Para ellos, si eres bueno no puedes ser samaritano y si eres samaritano no puedes ser bueno. Pero la buena (o la mala) noticia de este Evangelio es que incluso los samaritanos pueden ser buenos.

***

Así que con esta parábola Jesús te quiere enseñar básicamente que:

1º: el prójimo —del que habla el primer mandamiento— es aquel a quien sueles —o solías— despreciar.

2º: tu salvación puede depender de la persona que tú rechazas.

y 3º: la misericordia siempre es la misericordia del Buen Samaritano.

O sea que teológicamente es mucho más que probable que la ayuda de Dios te llegue a través de la persona menos esperada y menos deseada por ti. De alguien con quien nunca compartirías la banca en el templo o una comida. De alguien a quien nunca invitarías a la reunión de tu grupo [apostólico].

De manera que, cuando la próxima vez te encuentres en una gran necesidad y le supliques a Dios para que venga a ayudarte, prepárate para un «samaritano sorpresa».

¿Te incomodaría si Dios te enviara su ayuda a través de una persona de otras ideas o costumbres?

***

Ese hombre medio muerto lo único que podía hacer era suplicarle a Dios que lo ayudara. Y Dios respondió a sus ruegos. Respondió de manera extraña, misteriosa, provocativa y escandalosa. Como respuesta Dios le envió a un samaritano.

Y yo me pregunto si Dios no sabía que eso no se debe hacer. O sea, que no se debe poner como ejemplo a un repugnante samaritano, porque que eso va en contra de nuestras sanas creencias. ¿Acaso Dios no sabe que los samaritanos y otros por estilo son una amenaza para los valores de nuestra religión?

Pero precisamente ese es el punto: Jesús no habla de la religión. Jesús habla del Reino de Dios.

Es que la religión —la religión barata— no está interesada en amar a nadie, sino en justificarse, en quedar bien yo mismo, en aparecer yo mejor que el otro: y es la base de toda la estupidez y violencia en nuestro mundo.

***

Que Dios nos ayude a entender los misterios, los mensajes, las enseñanzas, las verdades, que se ocultan en sus respuestas a nuestras súplicas.

***

Por eso la pregunta que quiero que se lleven —o que nos llevemos— en el corazón hoy es la siguiente:

¿Qué va a pasar contigo si —cuando le supliques a Dios que te ayude en tu necesidad, qué va a pasar contigo— si Dios te mande no a un ángel, no a un sacerdote, no a un ministro, sino a un samaritano?

¿Qué va a pasar con tu corazón, cuando la respuesta que Dios te dé a tu súplica de auxilio será un samaritano al que la religión barata te enseñó a despreciar?

En la época y en circunstancias actuales ¿quién sería tu Buen Samaritano? O quizá Dios ya te lo haya mandado. Quizá ya lo tienes en tu casa. Quizá es tu hijo o hija.

¿Qué querrá Dios decirte con eso?

¿Cómo eso va a transformar tu corazón y tu modo de pensar acerca de Dios, y acerca de los demás y acerca de la religión?

¿Cómo eso va a cambiar tu manera de mirar a ese samaritano a quien aprendiste —con la ayuda de los fariseos y de los maestros de la moral— a juzgar, a excomulgar, a tolerar o a tratar como si no existiera?

¿Cómo eso va a afectar tu manera de creer?

¿Cómo eso va a afectar tu manera de mirar?

¿Cómo eso va a afectar tu manera de hablar?


2 comentarios para Domingo 14 de Julio 2019 – Domingo 15º T.O. C – Una homilía

  1. 

    JESÚS NOS DA UNA GRAN LECCIÓN CON ESTA PARÁBOLA PORQUE SABE MUY BIEN LO TACAÑO QUE SOMOS PARA AMAR A TODOS LOS HERMANOS Y HACER EL BIEN A LOS QUE EN VERDAD LO ESTÁN NECESITANDO, MAS CREO QUE NOS ENSEÑA A NO SER MEZQUINOS PARA AYUDAR A LOS QUE NECESITAN DE NOSOTROS SI EN VERDAD QUEREMOS MISERICORDIA DE ÉL DEBEMOS DE SER MISERICORDIOSO CON NUESTROS SEMEJANTEMENTE. OK..

  2. 

    Nunca ha sido facil entender ,y mas que entender, practicar los mandamientos de Dios,porque” AMAR AL PROJIMO COMO A TI MISMO” todo es condicionante: si la persona es simpatica,de piel aceptable,rica etc etc… asi las vanidades humanas no nos permiten ver y aceptar la obra de Dios, como la DEL BUEN SAMARITANO.humildad y solidaridad para entender y practicar los mandamientos de Dios. ¡¡GUUAOOO!! Nunca ha sido facil.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .