Archivos para Moniciones Ciclo C

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Hoy es el tercer Domingo de Pascua. Y de nuevo viene a nosotros el Señor, para asegurarnos que su Resurrección es el cumplimiento de las promesas divinas y no el fruto de la imaginación humana, de los temores humanos. Como lo hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, Él nos invita ahora a su doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

A Él nos abrimos ahora para pedirle que purifique nuestros corazones. De todo aquello que en nosotros hay de sucio, malo, mediocre.

Para que esta celebración nos llene de auténtica alegría y nos devuelva la esperanza.


istock_000004460077medium


Hay momentos cuando sentimos que nuestra vida está como en ruinas. Desolada. Que se nos acabó la alegría. Como el vino en aquella boda en Caná. El vino del matrimonio. El vino de la familia. El vino de la salud. El vino de la fe.

— Considera invitar a María. Ella interviene cuando en tu mesa falta el vino.

— Considera invitar a Jesús. Él puede llenar las tinajas de tu corazón con un vino mejor.

[Considéralo. Jesús empieza a mostrar su gloria —en nuestra vida—  cuando se acaba nuestro vino.]

***

Señor, purifícanos, para que veamos signos de tu amor y de tu poder en nosotros y  en torno a nosotros. Para que la participación en esta Santa Misa sea para nosotros un nuevo descubrimiento de tu poder y amor.


Arcabas_101_2


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy la Fiesta de la Familia de Jesús, María y José. Que es también la fiesta de todas las familias. De las familias logradas, maravillosas. Y también de las familias difíciles que necesitan apoyo.

Una luz nos ofrecerá el Evangelio. Una palabra inquietante. Que hay que recibir en el corazón. Para encontrar a Aquel que hemos perdido. Para que Él crezca en nosotros. Para que también nosotros crezcamos en sabiduría y en gracia. Y alcancemos la estatura de Cristo.

***

Perdónanos, Señor, todos nuestros pecados. Especialmente aquellos con los que herimos a nuestros seres queridos y dañamos a los que amamos. Concédenos la gracia para cambiar.


 

zakladka


MONICIÓN INICIAL 

Adviento es tiempo de espera. Tiempo en el que Dios nos permite anhelarlo. Es Él quien suscita en nosotros este anhelo.

Cada domingo de diciembre nos acerca a ese momento en el cual —como signo de la venida definitiva del Señor— celebraremos el Misterio de su Nacimiento en Belén.

***

Señor, purifícanos. Para que nuestro anhelo sea puro. Para que de verdad estemos atentos y preparados, para cuando vengas.


zakladka


Versión imprimible


 Lecturas


MONICIÓN INICIAL 


En el tiempo de Adviento esperamos a que el Señor venga y renueve sus promesas. Recordamos su primera venida en la humildad de nuestra carne y esperamos su venida gloriosa al final de la historia. 

Pero entre estas dos venidas existe todavía una tercera, mística y misteriosa, cuando Él viene al corazón de cada uno de nosotros. Y así el Adviento ya desde ahora se convierte no solo en tiempo de espera, sino también en tiempo del cumplimiento de la promesa.

***

Señor, perdónanos todo lo que en nuestra vida no es espera de tu venida. Perdónanos todo lo que es nuestra complicidad en el mal, en la mentira y en la agresión del mundo. 

Enséñanos a vivir en paz.


ORACIÓN UNIVERSAL

Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia. Para que sea lámpara encendida que ilumina las esperanzas de los hombres. OREMOS.

2. Por nuestra Patria. Para que renazcan entre nosotros la esperanza, la prosperidad, la justicia y la paz. OREMOS.

3. Por los hombres y mujeres que caminan por la vida sin meta ni objetivo. Para que encuentren al Dios que nos mantiene despiertos y nos llama a la vida en plenitud. OREMOS.

4. Por los que sufren a causa de la enfermedad, el desempleo o la pobreza. Para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor concreto. OREMOS.

5. Por aquellos que durante este año se alejaron de la Iglesia. Para que este Adviento vuelvan a Casa. OREMOS.

6. Por los que en otros años celebraron el Adviento con nosotros y ya no están. Para que Dios premie su fidelidad, perdone sus faltas y los reciba en la Asamblea de los Santos. OREMOS.

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que en este Adviento vivamos despiertos en la fe, firmes en la oración y atentos a las necesidades de los demás. OREMOS.

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y derrama sobre nosotros los dones de tu gracia, para que quienes confiamos en la venida de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal. Por Jesucristo nuestro Señor.


4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL 

El Señor está con nosotros: en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria mía».

Por eso —en memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El saludo litúrgico del sacerdote debe ayudarnos a tomar conciencia de una verdad importante: que Dios está entre nosotros.

Pero esta Presencia surte efecto en la medida en que Le permitamos entrar en nuestra vida, en nuestra conciencia, en nuestras decisiones, en nuestras relaciones con los demás.

Hoy nos ponemos ante el misterio de la presencia divina.

***

Señor, purifica lo que en mí está oscuro, cerrado, malo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Creemos que a cada uno de nosotros viene el Espíritu Divino: el Espíritu que nos permite saber y entender que no nos reunimos aquí para estar juntos —aunque eso sea importante—  sino para estar con Aquel que es la Palabra y la Vida.

¿Cómo es mi palabra?

¿Cómo es mi vida?

***

Tú que eres Luz, purifícanos y transforma. Para que veamos y percibamos que estás entre nosotros.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hemos venido hoy a presentarle al Señor nuestras preocupaciones, heridas y problemas.

Él es nuestra defensa, nuestro refugio y nuestro Maestro.

Su sabiduría es infinita y su poder es inmenso.

Él nos conoce perfectamente y tiene para nosotros planes de bienestar y un futuro de esperanza.

***

Conscientes de encontrarnos en la presencia del Dios Santo y misericordioso, abramos nuestros ojos y corazones para ver las maravillas de Su voluntad.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Como cada domingo hemos venido a descansar -en el Señor- de nuestras preocupaciones, heridas y problemas.

Hemos venido a renovar nuestros lazos de comunión fraterna y a escuchar al único Maestro de la vida que es Cristo el Señor.

Hemos venido a renovar nuestros deseos de fidelidad y a recuperar la ilusión de vivir.

Como cada domingo el Señor nos recibe y bendice, nos exhorta y alimenta, nos da sabiduría y la fuerza para vivir, cura nuestras llagas y pecados y nos invita a seguirle.

***

Conscientes de encontrarnos en la presencia del Dios Santo y misericordioso, recibamos con el corazón abierto este mensaje de salvación.


ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, al Dios de misericordia, para que a nadie le falte la ayuda de nuestra caridad.

A cada petición diremos: ¡Enséñanos a cumplir tu voluntad, Señor!

1. Por el Papa Francisco, por nuestro Obispo Alfonso, y por todos los presbíteros y diáconos de la Iglesia de León. Para que, con su testimonio y palabra, guíen al Pueblo de Dios manifestando su amor a los excluidos. OREMOS

2. Por los gobernantes y político. Para que trabajen a fin de lograr que los bienes de nuestro mundo lleguen a todos y nadie tenga que sufrir por no tener lo necesario para vivir. OREMOS

3. Por los que están atados al pecado y al resentimiento. Para que el Señor les dé fuerza y puedan romper las cadenas que los alejan del Padre y de la comunión fraterna. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les abra la puerta de su mansión eterna. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que no nos dejemos vencer por el mal, sino que venzamos el mal haciendo el bien. OREMOS

Ven, Dios de bondad, en ayuda de tus fieles, ven en ayuda de los que te imploran: que no sean privados de Tu auxilio en la tierra los llamados al Reino Eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.


 

bz__nduceaamfkj-jpg-large


Origen: Domingo 20 de Noviembre 2016 – Domingo 34º T.O. C – Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo – Clausura del Año de la Misericordia


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


Origen: Domingo 13 de Noviembre 2016 – Domingo 33º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


fariseo-y-publicano-2


Origen: Domingo 23 de Octubre 2016 – Domingo 30º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


1257b3d1-3a6c-44ca-b1e6-0584437cd037


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA


Hoy nuestra Comunidad Parroquial se viste de fiesta y nuestras almas se estremecen de alegría y rebosan de agradecimiento por todas las bendiciones que nos brinda el Padre Eterno a través del patrocinio maternal de Nuestra Señora del Rosario.

***

Y muy oportunamente, las lecturas de este día nos invitarán a ser agradecidos.

Diez leprosos quedaron sanados. Pero sólo uno llegó corriendo para darle las gracias a Jesús.

Cada uno de nosotros es ese «único» que llegó aquí corriendo.

***

Con el corazón levantado hacia el Señor, participemos en esta Santa Misa unidos a María, que con su ejemplo e intercesión acompaña nuestro caminar en los momentos de gozo, de luz y de dolor, hacia la gloria que esperamos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a María, presentémosle al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Sánanos, Señor!

1. Por los pastores de la Santa Iglesia. Para que defiendan la justicia y practiquen la misericordia. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que sean sensibles a los más necesitados de la sociedad. OREMOS

3. Por las familias que sufren divisiones y rupturas. Para que abran sus puertas a la gracia y experimenten la alegría del perdón. OREMOS

4. Por quienes dedican tiempo y esfuerzo al servicio de nuestra Comunidad. Para que el Señor sea su fuerza en los momentos de cansancio. OREMOS

5. Por quienes de distintas maneras contribuyen y colaboran en la organización de los festejos anuales en honor de Nuestra Señora del Rosario. Para que experimenten siempre su protección maternal. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad Parroquial. Para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Dios, Padre Nuestro, que nos has dado en María un modelo de fidelidad al Evangelio y una luz de esperanza en el camino hacia Ti, escucha nuestras plegarias y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por Jesucristo Nuestro Señor.


tiempo ordinario C (2)



tiempo ordinario (3)



tiempo ordinario C (4+)



Navidad 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Navidad C



 

Adviento 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Adviento C -



 

lucas-nube-3


cq5dam.web.1280.1280-2  Año de la Misericordia


bz__nduceaamfkj-jpg-large

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy —último domingo del Año Litúrgico— nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo.

Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada ser humano y de cada familia.

***

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido, para aprendamos a ver en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón, que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros —siempre— seamos misericordiosos.

Como el Padre.  


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión. Para que llenos de amor a  Cristo Rey del Universo, lo reconozcan y lo sirvan en el Cuerpo sufriente de los enfermos y sus familias. OREMOS

3. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

4. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Retiro Nueva Vida. Para que experimenten en su vida el poder salvador de Cristo, Rey del Universo. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y los abrace en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado en nuestra vida la divina misericordia seamos misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


IMG_3477

Versión imprimible


MONICIÓN INCIAL (opción 1)

Los últimos domingos del Año Litúrgico

nos recuerdan que vivimos sumergidos en el tiempo

que corre

y que inevitablemente se dirige a su fin.

Y que nos conduce ahí Aquel que nos espera

y que suscita en nosotros la esperanza

de que un día

el sol de justicia

brillará

para todos los oprimidos.

***

Pidámosle hoy al Señor que nos purifique.

Para que Lo sepamos esperar con esperanza.


Instrucción importante:

Esta monición hay que prepararla con tiempo y con amor. Hay que meditarla para captar su sentido y poder comunicarlo a la Asamblea. Esta monición tiene su ritmo que es necesario descubrir personalmente y aplicarlo a la hora de leerla [sin prisas].

Si no preparaste esta monición con tiempo y con amor, por favor, no la leas.


MONICIÓN INCIAL (opción 2)

El Año Litúrgico está a punto de acabar.

Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia:

El Juicio Universal,

Y la anhelada victoria del bien y de la verdad,

En el Día de la venida gloriosa del Señor.

***

Estemos atentos y levantemos el corazón.

Para recibir la salvación y la vida.

Porque las peores tragedias,

Pueden ser,

Las mejores oportunidades.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de[ nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por quienes participarán en el próximo Retiro Nueva Vida. Para que experimenten en su propia carne la alegría del encuentro con Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


1

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hemos venido a Misa para encontrar refugio.

Para escondernos bajo la sombra del Omnipotente:

el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.

No para buscar una falsa seguridad,

sino para encontrar una profunda paz interior.

***

Entremos en Su presencia.

En la presencia del Dios vivo.

Para que nos colme de Su paz.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Nos acercamos ya al final del Año Litúrgico.

Y como cada Domingo, el Señor nos reúne en torno a su Mesa, para comunicarnos Palabras de Vida Eterna y alimentarnos con su Cuerpo y Sangre: semilla de nuestra futura Resurrección, y prenda de la Gloria que nos tiene preparada.

***

Con amor y con fe, recibamos este ofrecimiento del Señor. Y participemos con devoción en estos Sagrados Misterios.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Danos tu vida eterna, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que lleve vida y esperanza a quienes viven tristes y desilusionados. OREMOS

2. Por los gobiernos de las naciones. Para que defiendan la dignidad de todos los ciudadanos. OREMOS

3. Por cuantos pasan por momentos difíciles. Para que el desaliento no los domine. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que, con nuestra vida, demos razón de la fe que nos anima. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


allsouls


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Nos reunimos hoy para orar por todos los Fieles Difuntos.

Con un amor especial le pedimos a Dios por nuestros seres queridos: por nuestros familiares y amigos que ya no están con nosotros.

Pero recordamos también a aquellos difuntos por los que nadie ora, y que necesitan de nuestro apoyo —desde la tierra— para llegar a la casa del Padre.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Celebramos hoy la Eucaristía en la conmemoración de todos los Fieles Difuntos.

Recordamos de un modo especial a todos aquellos hermanos y hermanas nuestros que nos han dejado.

Oramos por ellos.

Ofrecemos esta Misa por ellos.

Porque confiamos en el amor misericordioso de Dios.

Y porque creemos que Jesús —muerto y resucitado— nos abre las puertas de la Vida-para-siempre.

***

Que esta Celebración nos ayude a reforzar nuestra fe y nos llene de consuelo y de esperanza.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios todopoderoso y eterno, Señor de la vida y de la muerte, por el eterno descanso de los fieles difuntos y por el bienestar de todos los hombres.

A cada petición diremos: Señor, ¡danos tu vida eterna!

1. Por los pastores de la Iglesia. Para que lo que predican de palabra lo practiquen en las obras. OREMOS

2. Por quienes tienen la responsabilidad del gobierno de la Nación. Para que promuevan la justicia y la paz. OREMOS

3. Por quienes sufren por la muerte de algún ser querido. Para que la fe en la Resurrección de Cristo les ayude en estos momentos difíciles. OREMOS

4. Por quienes carecen de trabajo. Para que Dios se muestre con ellos como un verdadero Padre. OREMOS

5. Por nuestros hermanos, parientes y amigos difuntos. Para que Dios les conceda la felicidad en compañía de sus santos y elegidos. OREMOS

6. Por nosotros que aún permanecemos en este mundo. Para que sepamos consolarnos mutuamente con palabras de fe y de esperanza. OREMOS

Concede, Señor, a tus siervos que han salido de este mundo la luz y la paz, y a nosotros el consuelo de la futura resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.