Archivos para Moniciones Ciclo C

zakladka


MONICIÓN INICIAL 

Adviento es tiempo de espera. Tiempo en el que Dios nos permite anhelarlo. Es Él quien suscita en nosotros este anhelo.

Cada domingo de diciembre nos acerca a ese momento en el cual —como signo de la venida definitiva del Señor— celebraremos el Misterio de su Nacimiento en Belén.

***

Señor, purifícanos. Para que nuestro anhelo sea puro. Para que de verdad estemos atentos y preparados, para cuando vengas.


zakladka


Versión imprimible


 Lecturas


MONICIÓN INICIAL 


En el tiempo de Adviento esperamos a que el Señor venga y renueve sus promesas. Recordamos su primera venida en la humildad de nuestra carne y esperamos su venida gloriosa al final de la historia. 

Pero entre estas dos venidas existe todavía una tercera, mística y misteriosa, cuando Él viene al corazón de cada uno de nosotros. Y así el Adviento ya desde ahora se convierte no solo en tiempo de espera, sino también en tiempo del cumplimiento de la promesa.

***

Señor, perdónanos todo lo que en nuestra vida no es espera de tu venida. Perdónanos todo lo que es nuestra complicidad en el mal, en la mentira y en la agresión del mundo. 

Enséñanos a vivir en paz.


ORACIÓN UNIVERSAL

Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia. Para que sea lámpara encendida que ilumina las esperanzas de los hombres. OREMOS.

2. Por nuestra Patria. Para que renazcan entre nosotros la esperanza, la prosperidad, la justicia y la paz. OREMOS.

3. Por los hombres y mujeres que caminan por la vida sin meta ni objetivo. Para que encuentren al Dios que nos mantiene despiertos y nos llama a la vida en plenitud. OREMOS.

4. Por los que sufren a causa de la enfermedad, el desempleo o la pobreza. Para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor concreto. OREMOS.

5. Por aquellos que durante este año se alejaron de la Iglesia. Para que este Adviento vuelvan a Casa. OREMOS.

6. Por los que en otros años celebraron el Adviento con nosotros y ya no están. Para que Dios premie su fidelidad, perdone sus faltas y los reciba en la Asamblea de los Santos. OREMOS.

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que en este Adviento vivamos despiertos en la fe, firmes en la oración y atentos a las necesidades de los demás. OREMOS.

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y derrama sobre nosotros los dones de tu gracia, para que quienes confiamos en la venida de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal. Por Jesucristo nuestro Señor.


4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL 

El Señor está con nosotros: en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria mía».

Por eso —en memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El saludo litúrgico del sacerdote debe ayudarnos a tomar conciencia de una verdad importante: que Dios está entre nosotros.

Pero esta Presencia surte efecto en la medida en que Le permitamos entrar en nuestra vida, en nuestra conciencia, en nuestras decisiones, en nuestras relaciones con los demás.

Hoy nos ponemos ante el misterio de la presencia divina.

***

Señor, purifica lo que en mí está oscuro, cerrado, malo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Creemos que a cada uno de nosotros viene el Espíritu Divino: el Espíritu que nos permite saber y entender que no nos reunimos aquí para estar juntos —aunque eso sea importante—  sino para estar con Aquel que es la Palabra y la Vida.

¿Cómo es mi palabra?

¿Cómo es mi vida?

***

Tú que eres Luz, purifícanos y transforma. Para que veamos y percibamos que estás entre nosotros.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hemos venido hoy a presentarle al Señor nuestras preocupaciones, heridas y problemas.

Él es nuestra defensa, nuestro refugio y nuestro Maestro.

Su sabiduría es infinita y su poder es inmenso.

Él nos conoce perfectamente y tiene para nosotros planes de bienestar y un futuro de esperanza.

***

Conscientes de encontrarnos en la presencia del Dios Santo y misericordioso, abramos nuestros ojos y corazones para ver las maravillas de Su voluntad.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Como cada domingo hemos venido a descansar -en el Señor- de nuestras preocupaciones, heridas y problemas.

Hemos venido a renovar nuestros lazos de comunión fraterna y a escuchar al único Maestro de la vida que es Cristo el Señor.

Hemos venido a renovar nuestros deseos de fidelidad y a recuperar la ilusión de vivir.

Como cada domingo el Señor nos recibe y bendice, nos exhorta y alimenta, nos da sabiduría y la fuerza para vivir, cura nuestras llagas y pecados y nos invita a seguirle.

***

Conscientes de encontrarnos en la presencia del Dios Santo y misericordioso, recibamos con el corazón abierto este mensaje de salvación.


ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, al Dios de misericordia, para que a nadie le falte la ayuda de nuestra caridad.

A cada petición diremos: ¡Enséñanos a cumplir tu voluntad, Señor!

1. Por el Papa Francisco, por nuestro Obispo Alfonso, y por todos los presbíteros y diáconos de la Iglesia de León. Para que, con su testimonio y palabra, guíen al Pueblo de Dios manifestando su amor a los excluidos. OREMOS

2. Por los gobernantes y político. Para que trabajen a fin de lograr que los bienes de nuestro mundo lleguen a todos y nadie tenga que sufrir por no tener lo necesario para vivir. OREMOS

3. Por los que están atados al pecado y al resentimiento. Para que el Señor les dé fuerza y puedan romper las cadenas que los alejan del Padre y de la comunión fraterna. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les abra la puerta de su mansión eterna. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que no nos dejemos vencer por el mal, sino que venzamos el mal haciendo el bien. OREMOS

Ven, Dios de bondad, en ayuda de tus fieles, ven en ayuda de los que te imploran: que no sean privados de Tu auxilio en la tierra los llamados al Reino Eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.


 

bz__nduceaamfkj-jpg-large


Origen: Domingo 20 de Noviembre 2016 – Domingo 34º T.O. C – Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo – Clausura del Año de la Misericordia


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


Origen: Domingo 13 de Noviembre 2016 – Domingo 33º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


fariseo-y-publicano-2


Origen: Domingo 23 de Octubre 2016 – Domingo 30º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


1257b3d1-3a6c-44ca-b1e6-0584437cd037


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA


Hoy nuestra Comunidad Parroquial se viste de fiesta y nuestras almas se estremecen de alegría y rebosan de agradecimiento por todas las bendiciones que nos brinda el Padre Eterno a través del patrocinio maternal de Nuestra Señora del Rosario.

***

Y muy oportunamente, las lecturas de este día nos invitarán a ser agradecidos.

Diez leprosos quedaron sanados. Pero sólo uno llegó corriendo para darle las gracias a Jesús.

Cada uno de nosotros es ese «único» que llegó aquí corriendo.

***

Con el corazón levantado hacia el Señor, participemos en esta Santa Misa unidos a María, que con su ejemplo e intercesión acompaña nuestro caminar en los momentos de gozo, de luz y de dolor, hacia la gloria que esperamos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a María, presentémosle al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Sánanos, Señor!

1. Por los pastores de la Santa Iglesia. Para que defiendan la justicia y practiquen la misericordia. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que sean sensibles a los más necesitados de la sociedad. OREMOS

3. Por las familias que sufren divisiones y rupturas. Para que abran sus puertas a la gracia y experimenten la alegría del perdón. OREMOS

4. Por quienes dedican tiempo y esfuerzo al servicio de nuestra Comunidad. Para que el Señor sea su fuerza en los momentos de cansancio. OREMOS

5. Por quienes de distintas maneras contribuyen y colaboran en la organización de los festejos anuales en honor de Nuestra Señora del Rosario. Para que experimenten siempre su protección maternal. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad Parroquial. Para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Dios, Padre Nuestro, que nos has dado en María un modelo de fidelidad al Evangelio y una luz de esperanza en el camino hacia Ti, escucha nuestras plegarias y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por Jesucristo Nuestro Señor.


tiempo ordinario C (2)



tiempo ordinario (3)



tiempo ordinario C (4+)