Archivos para Moniciones dominicales

istock_000004460077medium


Hay momentos cuando sentimos que nuestra vida está como en ruinas. Desolada. Que se nos acabó la alegría. Como el vino en aquella boda en Caná. El vino del matrimonio. El vino de la familia. El vino de la salud. El vino de la fe.

— Considera invitar a María. Ella interviene cuando en tu mesa falta el vino.

— Considera invitar a Jesús. Él puede llenar las tinajas de tu corazón con un vino mejor.

[Considéralo. Jesús empieza a mostrar su gloria —en nuestra vida—  cuando se acaba nuestro vino.]

***

Señor, purifícanos, para que veamos signos de tu amor y de tu poder en nosotros y  en torno a nosotros. Para que la participación en esta Santa Misa sea para nosotros un nuevo descubrimiento de tu poder y amor.


Arcabas_101_2


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy la Fiesta de la Familia de Jesús, María y José. Que es también la fiesta de todas las familias. De las familias logradas, maravillosas. Y también de las familias difíciles que necesitan apoyo.

Una luz nos ofrecerá el Evangelio. Una palabra inquietante. Que hay que recibir en el corazón. Para encontrar a Aquel que hemos perdido. Para que Él crezca en nosotros. Para que también nosotros crezcamos en sabiduría y en gracia. Y alcancemos la estatura de Cristo.

***

Perdónanos, Señor, todos nuestros pecados. Especialmente aquellos con los que herimos a nuestros seres queridos y dañamos a los que amamos. Concédenos la gracia para cambiar.


 

Arcabas_051_2


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo: Aquel que era, que es y que viene, y que ahora está con nosotros y nos invita a la mesa de su Palabra, a la mesa de su Cuerpo.

***

Señor, purifícanos. Para que entendamos que nuestra libertad consiste en que sólo Tú eres nuestro Rey y nuestro Señor.


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por la Iglesia Universal. Para que proclame la realeza del Cristo en la tierra, haciéndose servidora de todos. OREMOS.

2. Por nuestros sacerdotes. Para que sigan los pasos de Aquél que no vino a ser servido sino a servir. OREMOS.

3. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS.

4. Por los más necesitados y por los que sufren. Para que encuentren en nosotros una ayuda activa y solidaria. OREMOS.

5. Por los que no conocen el Evangelio del Reino. Para que puedan descubrir el camino de vida que Jesús nos ofrece. OREMOS.

6. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS.

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS.

8. Por nuestra Comunidad parroquial. Para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS.

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.


to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hemos dejado fuera el ruido. Los sonidos. Todas nuestras ocupaciones. Y entramos en el espacio de silencio. No de aislamiento, sino de silencio y de recogimiento. Para escuchar la Voz más importante. La Voz con la que Dios nos habla. Y nos llama a cado uno por nuestro nombre. Para hacernos esa pregunta que en el principio había hecho a Adán: ¿Dónde estás?

***

Pidámosle al Señor que nos abra.

Para que lo escuchemos.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Hoy en la liturgia retomamos el Tiempo Ordinario. Por eso el color verde de las vestiduras del sacerdote. Y el color verde nos habla de la esperanza. Porque este tiempo —aparentemente ordinario— es el tiempo de nuestra espera del Señor. Que subió al cielo pero prometió volver. Eso lo vamos a vivir de nuevo en el Adviento. Pero ya ahora vivimos en la espera diaria del Señor. No sólo mirando el cielo, sino abriendo nuestros ojos a todo lo que Él nos indica como camino. A todo lo que es importante para Él.

***

Purifica nuestros ojos, Señor. Para que podamos verte.

Para que podamos vernos, como tú nos ves.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Cada uno de nosotros se presenta hoy ante Dios con alguna tristeza, con alguna enfermedad o con algún malestar.

Venimos para suplicarle al Señor que nos sane.

Ahora estamos en este momento preciso de encuentro, momento de purificación y de cambio.

***

***

Señor, purifícanos.

Sánanos.

Transfórmanos.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Jesús viene a sanar todas las enfermedades, todas nuestras dolencias.

Pero no viene a cumplir nuestras expectativas.

Viene para abrirnos a un nuevo horizonte. A una vida más sabia y más abierta a Dios. Y al prójimo.

***

Señor, abre nuestros corazones.

Rompe las cadenas de nuestro egoísmo.

Ábrenos a tu amor.

Para que dignamente participemos en este Santo Sacrificio.  


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

La gracia y la paz — es lo que más necesitamos cuando en nuestra vida hay angustia, falta la esperanza, faltan las ganas de vivir.

Venimos aquí para tocar la fuente de poder —la fuente de amor divino— en su Palabra, en su santa Presencia.

***

Purifícanos, Señor. Para que nuestros corazones estén dispuestos a recibirte.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos sumergidos en el misterio de la presencia y de la ausencia de Dios. Que habitó entre nosotros. Y que ha de venir.

         ***

Se va terminando el año cristiano. Nos despedimos este domingo del color verde de la liturgia. El próximo domingo —el último— es la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. Y luego el Adviento.

Y este tema ya está presente en las Lecturas.

Pero ahora —en este momento— sabemos: sabemos que vendrá. Vendrá en esta Misa. En este misterio de la Presencia.

En el pan y en el vino.

         ***

Purifícanos, Señor, para que Te recibamos dignamente. 


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos hoy aquí como las jóvenes del Evangelio. Unas precavidas. Otras necias. Pero todas invitadas.

Porque ha de venir el Señor. Al banquete. Para hablar con nosotros. Para convivir. Para bailar.

El Señor viene.

Preguntémonos si estamos preparados.

Si nuestras lámparas tienen suficiente aceite.

Si estamos dispuestos a encender —para Él— esa lámpara que llevamos dentro: nuestro espíritu.

***

Señor, enciende la lámpara de nuestras conciencias, para que arrepentidos de lo que es malo e indigno ante Ti, nos hagas dignos de ser invitados a tu banquete.


Querido monitor/a: 

Busca en el texto los puntos (.).

Recuerda que los puntos se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

Tenlo presente a la hora de leer la monición.


  Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Venimos a la santa Misa para encontrarnos con Dios.

Para confrontarnos con lo que Él piensa de mí, de mi vida, de mi tarea, de mi vocación.

Para ver qué hay de falso en mi vida. Qué hay de luminoso. Qué me conduce a Dios.

Venimos con la esperanza de salir de aquí —aunque sea un poco— transformados, más transparentes ante nosotros, pero sobre todo ante Dios.

***

Señor, transfórmanos. Escruta nuestros corazones. Líbranos del peso que nos frena en el camino hacia Ti.


Querido monitor/a: 

1. Busca en el texto los puntos (.).

2. Recuerda que los puntos se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

3. Tenlo presente a la hora de leer la monición.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Hoy el Evangelio nos recordará la ley del amor.

Preguntado por un fariseo  — Jesús dice cuál es ese mandamiento del amor a Dios y al hombre.

No estamos solos.

Desde el principio somos amados. Incluso antes de nuestro primer respiro. En este amor estamos sumergidos.

Eso nos dice Jesucristo acerca de la vida.

Ante Él nos presentamos.

Ante Él rendimos cuentas de nuestra vida.

Y pedimos que nos purifique.

Para que con amor respondamos a su amor.

También en esta Misa.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

El Señor reina. Es nuestro Rey. Y nos invita al banquete de su amor. Somos llamados a estar cerca de Él. Porque somos Su familia. Para que quite de nuestros ojos el velo. Y veamos Su presencia en nosotros.

***

¿Estoy listo para el banquete?

¿Cómo está vestido mi corazón y mi conciencia?


Por favor, considere esto y aplíquelo a la hora de leer la Monición y la Oración Universal (es muy importante):

 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El saludo litúrgico del sacerdote debe ayudarnos a tomar conciencia de una verdad importante: que Dios está entre nosotros.

Pero esta Presencia surte efecto en la medida en que Le permitamos entrar en nuestra vida, en nuestra conciencia, en nuestras decisiones, en nuestras relaciones con los demás.

Hoy nos ponemos ante el misterio de la presencia divina.

***

Señor, purifica lo que en mí está oscuro, cerrado, malo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

oook


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Cristo es la luz que ilumina nuestra vida.

Por eso nos reunimos aquí.

Para entrar en su luz. En su vida.

Para quedar transformados.

***

Purifícanos, Señor.

Para que veamos Tu gloria.

Para que junto contigo nos encontremos en la gloria del Tabor.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL  (opción1)

Venimos, cada uno — con alguna preocupación.

Cada uno — con algún agradecimiento.

Pero todos abiertos —dispuestos— para que el Señor entre más profundamente en nuestra vida.

***

Señor, purifícanos de todo aquello que nos estorba en la búsqueda de la perla preciosa.

Que eres Tú mismo.

Escondido —desde siempre— en el campo de nuestra vida.     


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos aquí porque somos terreno dispuesto. Tierra buena. Donde ha de caer la semilla de la Palabra de Dios.

Este es el mensaje principal de la Liturgia de hoy. La semilla que cae en tierra para dar fruto. El ciento por uno.

Pero el fruto de esta siembra depende de aquellos que estén dispuestos a recibirla tan profundamente que produzca fruto. El ciento por uno.

Nuestra participación en la Santa Misa es también la aceptación de la semilla de la Palabra. Que produce fruto en la medida de mi apertura para recibirla.

***

Señor, ábrenos.

Para que estemos abiertos a Tu Palabra.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos aquí porque estamos sedientos de bien. Del bien que no encontramos en nosotros ni alrededor de nosotros.

Sedientos de que la luz del Señor y Su fuerza nos dé un poco de esperanza y energía para vivir. Para hacer el bien. Para anhelar el bien.

Venimos aquí para recibir Su bendición.

Para que ella nos guíe a lo largo de esta nueva semana.

***

Señor, purifícanos y sácianos con tu bondad.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos ya en el quinto Domingo de Pascua.

Es la quinta vez que volvemos a vivir  —siempre de nuevo—  este gran misterio de nuestra fe: que estamos llamados a la vida, no a la muerte.

***

Señor, ábrenos a Tu gracia, poder y misericordia.

Ábrenos.

Para que podamos recibir Tu perdón.

Y participemos dignamente en esta Santa Misa.


Continuar leyendo…

Navidad 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Navidad C