Archivos para Moniciones Tiempo Ordinario A

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

El Señor reina. Es nuestro Rey. Y nos invita al banquete de su amor. Somos llamados a estar cerca de Él. Porque somos Su familia. Para que quite de nuestros ojos el velo. Y veamos Su presencia en nosotros.

***

¿Estoy listo para el banquete?

¿Cómo está vestido mi corazón y mi conciencia?


Por favor, considere esto y aplíquelo a la hora de leer la Monición y la Oración Universal (es muy importante):

 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros —en el misterio de su conciencia y de su corazón— ha de encontrarse hoy con el Señor, para servir a su Palabra.

Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos exige algo. Debemos sintonizar con Ella.

Pero para poder escucharla, primero pidámosle que nos purifique.

***

Purifícanos, Señor, para que Te escuchemos y Te veamos: a Ti que estás entre nosotros.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy hablará sobre el perdón. Como comentando las palabras del Padrenuestro: «perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Preguntémonos —que cada uno se pregunte en su corazón— si he perdonado de veras.

Si sé perdonar.

Si estoy dispuesto a perdonar.

Hasta dónde cargo en mí heridas —sufrimiento— causado por otros, todavía no sanado, todavía no cerrado.

Quizá yo mismo tengo que pedir perdón.

Así como ahora pedimos perdón a Dios vivo. Que conoce mi corazón y puede transformarlo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Escucharemos hoy en el Evangelio que cuando dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús, ahí siempre está Él entre ellos.

Él ahora está entre nosotros. Pero nosotros —cada uno de nosotros— ¿estamos abiertos a esta presencia?

Él —entero— está para nosotros. Pero nosotros —enteros— ¿estamos para Él?

***

Qué cada uno busque en sí mismo ese lugar que aún no está abierto a Su presencia.

Ese lugar en el que estamos cerrados a Él.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Cristo viene a nosotros también en esta Santa Misa.

Para compartirnos la Palabra y el Pan. Que es su Cuerpo.

En el Evangelio escucharemos las parábolas que hablan sobre el Reino de los cielos.

La Iglesia no es el Reino. Pero es un espacio donde —en los corazones humanos, y entre los corazones humanos— ha de crecer el Reino. También por el don de Su presencia.

***

Ven, Espíritu Santo.

Purifícanos de nuestros pecados.

Para que nos dejemos tocar por Tu presencia.

Abre nuestras mentes y corazones. A la Voz que hemos de escuchar.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos aquí porque somos terreno dispuesto. Tierra buena. Donde ha de caer la semilla de la Palabra de Dios.

Este es el mensaje principal de la Liturgia de hoy. La semilla que cae en tierra para dar fruto. El ciento por uno.

Pero el fruto de esta siembra depende de aquellos que estén dispuestos a recibirla tan profundamente que produzca fruto. El ciento por uno.

Nuestra participación en la Santa Misa es también la aceptación de la semilla de la Palabra. Que produce fruto en la medida de mi apertura para recibirla.

***

Señor, ábrenos.

Para que estemos abiertos a Tu Palabra.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos aquí porque estamos sedientos de bien. Del bien que no encontramos en nosotros ni alrededor de nosotros.

Sedientos de que la luz del Señor y Su fuerza nos dé un poco de esperanza y energía para vivir. Para hacer el bien. Para anhelar el bien.

Venimos aquí para recibir Su bendición.

Para que ella nos guíe a lo largo de esta nueva semana.

***

Señor, purifícanos y sácianos con tu bondad.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

No estamos solos en el mundo. Y nuestras plegarias no caen en el vacío, sino alcanzan el corazón de Dios.

No estamos solos en el universo. No estamos solos en medio de la gente.

Por eso nos reunimos.

Para alabar a Aquel que hace que no estemos solos.

***

Señor, perdónanos nuestros pecados.

Y renueva en nosotros Tus dones.

Para que recuperemos la esperanza y la alegría de vivir.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hemos venido para escondernos bajo la sombra de las alas divinas.

No para huir. Sino para recuperar fuerzas.

Recuperar energías para anunciar con nuestra vida que ya se acerca el Reino.

Porque el Evangelio nos presenta hoy el llamado y envío de los apóstoles.

También nosotros participamos en este misterio. Nadie tiene fe sólo para sí mismo.

La fe crece cuando se comparte.

***

Señor, purifícanos y danos ánimo. 


Continuar leyendo…

Captura de pantalla 2017-05-29 a la(s) 7.20.13 p.m.


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es la Fiesta de la Santísima Trinidad: resumen de todo el Año Litúrgico.

Hemos celebrado la Navidad.

Hemos celebrado la Pasión de Cristo.

Su Resurrección.

Su Ascensión a los cielos.

Hemos celebrado la Venida del Espíritu Santo.

Se nos contó la Historia de nuestra Salvación.

Y hoy es el momento de fijarnos en el misterio de Dios. Que es amor.

Aquel que es amor es mayor que aquel que ama.

***

Tú que eres amor, perdona nuestras  debilidades, flaquezas y pecados.

Abre nuestros corazones al misterio de Tu presencia.


Continuar leyendo…

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy es el último domingo antes de empezar la Cuaresma.

Nos despedimos del color verde de nuestras celebraciones litúrgicas, para emprender —el próximo miércoles— el camino pascual. Al recibir la ceniza, entraremos en una nueva etapa de nuestro trabajo espiritual.

***

Pidámosle al Señor que nos purifique de todo lo que nos roba la confianza y la alegría de vivir.

Para que de aquí salgamos fortalecidos, más abiertos al amor y a la Palabra de Dios que nos habla.


ORACIÓN UNIVERSAL

Siguiendo el ejemplo de Jesús, acudamos con confianza a Dios, nuestro Padre, presentándole nuestras oraciones y necesidades.

A cada petición diremos: ¡El Señor es nuestra roca y nuestro refugio!

1. Por nuestra Madre la Iglesia. Para que por encima de todas sus inquietudes y preocupaciones busque el Reino de Dios y su Justicia. OREMOS

2. Por los pueblos que viven atormentados por la guerra y la violencia. Para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por quienes se sienten agobiados y desanimados. Para que en Jesús encuentren la fortaleza y en nosotros la ayuda fraterna. OREMOS

4. Por los que viven lejos de su hogar, por los que están de viaje y por los que se encuentran en peligro. Para que Dios les envíe sus ángeles y los proteja de todo mal. OREMOS

5. Por nosotros aquí reunidos. Para que el Señor perdone nuestras culpas, nos manifieste su luz y aumente en nosotros la confianza en la Providencia amorosa de Dios Padre. OREMOS

Señor, refugio y fortaleza nuestra, escucha las oraciones de tu Iglesia y concédenos con abundancia lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto de Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto de Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

La Colecta de este domingo será destinada a Cáritas Diocesana, para servir a Cristo en la persona de los más necesitados, de los que sufren y son víctimas de las injusticias de nuestra sociedad.

Unámonos a este gesto de caridad fraterna con un corazón generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.