Archivos para Moniciones Tiempo Ordinario A

to-banner


LECTURAS


MONICIÓN INICIAL

Empezamos la Santa Misa confesando nuestros pecados, pidiendo que se nos perdonen. Los reconocemos ante Dios, pero también ante los demás, es decir ante nuestros hermanos y hermanas. Porque el Evangelio dice: «si vienes al altar y tu hermano o tu hermana tienen algo contra ti, ve primero y reconcíliate con ellos».

Diciendo las palabras del «Yo confieso», pensamos también en aquellas personas de las que nos separa la oscuridad. Si no podemos reconciliarnos con ellos personalmente, hagamos interiormente un acto de perdonar y de pedir perdón. Dios misericordioso escuchará nuestra oración y abrirá nuestros corazones a su Palabra y a su Cuerpo.


ORACIÓN UNIVERSAL


 

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

El Señor reina. Es nuestro Rey. Y nos invita al banquete de su amor. Somos llamados a estar cerca de Él. Porque somos Su familia. Para que quite de nuestros ojos el velo. Y veamos Su presencia en nosotros.

***

¿Estoy listo para el banquete?

¿Cómo está vestido mi corazón y mi conciencia?


Por favor, considere esto y aplíquelo a la hora de leer la Monición y la Oración Universal (es muy importante):

 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros —en el misterio de su conciencia y de su corazón— ha de encontrarse hoy con el Señor, para servir a su Palabra.

Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos exige algo. Debemos sintonizar con Ella.

Pero para poder escucharla, primero pidámosle que nos purifique.

***

Purifícanos, Señor, para que Te escuchemos y Te veamos: a Ti que estás entre nosotros.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy hablará sobre el perdón. Como comentando las palabras del Padrenuestro: «perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Preguntémonos —que cada uno se pregunte en su corazón— si he perdonado de veras.

Si sé perdonar.

Si estoy dispuesto a perdonar.

Hasta dónde cargo en mí heridas —sufrimiento— causado por otros, todavía no sanado, todavía no cerrado.

Quizá yo mismo tengo que pedir perdón.

Así como ahora pedimos perdón a Dios vivo. Que conoce mi corazón y puede transformarlo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Escucharemos hoy en el Evangelio que cuando dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús, ahí siempre está Él entre ellos.

Él ahora está entre nosotros. Pero nosotros —cada uno de nosotros— ¿estamos abiertos a esta presencia?

Él —entero— está para nosotros. Pero nosotros —enteros— ¿estamos para Él?

***

Qué cada uno busque en sí mismo ese lugar que aún no está abierto a Su presencia.

Ese lugar en el que estamos cerrados a Él.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…