d4a2b95b6c4be7f21196b826193af8f4.jpg


Cristo nos enseña a orar. Supuestamente ya lo sabemos. Supuestamente ya estamos acostumbrados. Y sin embargo cada uno de nosotros —siempre de nuevo— ha de descubrir en su interior ese lugar en el que Dios le habla y donde cada uno de nosotros encuentra esa palabra que sólo a Dios la podemos confiar.

Somos una comunidad que ora. Y cada uno de nosotros encuentra en su interior ese espacio más íntimo en el que se abre a Dios, a su presencia, y por eso también a uno mismo.

***

Pidámosle a Dios perdón por nuestros pecados, para que con un corazón puro nos presentemos ante el Padre.


samaritan2007_890x395


Dios viene para encontrarnos. La pregunta es si yo quiero ser encontrado por Dios. Si estoy preparado para este encuentro. Para su Palabra —para la Sagrada Comunión— en la que Dios se nos da.

***

Purifícanos, Señor, porque sólo Tú nos haces preparados para el encuentro contigo.


paseando-por-un-campo-de-trigo.jpg


Como cada domingo nos presentamos hoy ante el trono de la misericordia divina, pidiendo la renovación de nuestra vida, pidiendo la transformación y pidiendo la fuerza. Para que toda esta semana que inicia la vivamos en amistad y amor de Dios.

***

Señor, purifica nuestros corazones, para que dignamente celebremos estos sagrados misterios.


El Señor siempre está con nosotros; y cada Eucaristía nos recuerda de su presencia, alimenta nuestra conciencia de esta presencia, y la fortalece.

***

Para que estemos dispuestos al encuentro con Él, pidámosle que nos purifique de todo lo que hay de oscuro, malo y confuso en cada uno de nosotros. Pidámosle que su luz nos permita mirar más profundamente.


john_21_17_sm_2048x2x1.jpg


MONICIÓN INCIAL (1)

Celebramos hoy la vigilia de la Solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo:

– el pescador de Galilea, que fue el primero en confesar la fe en Cristo;

–  y el maestro y doctor, que anunció la salvación a los gentiles.

Por voluntad de la divina Providencia, ambos llegaron a Roma, donde sufrieron el martirio en el lapso de pocos años.

Desde entonces la ciudad de Roma, que era la capital de un gran imperio, fue llamada a otra gloria: albergar la Sede Apostólica, que preside la misión universal de la Iglesia de difundir por el mundo el Evangelio de Cristo, Redentor del hombre y de la historia.

Pidamos en este día por nuestro Santo Padre, el papa Francisco, para que el Señor proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro


Continuar leyendo…

2 Corinthians 5:17. A New Day!


MONICIÓN INICIAL

Celebramos este viernes la Solemnidad del Corazón de Jesús.

Una fiesta cargada de un profundo significado:

— Miramos el Corazón herido de Cristo que es fuente de nuestra salvación y casa de nuestras vidas y de nuestros caminos.

— Contemplamos el Corazón traspasado y abierto del Salvador que nos enseña que el amor verdadero hay que vivirlo de cara a los demás.

Hoy queremos pedirle al Señor que su Corazón sea nuestro centro y nuestro apoyo, nuestro consuelo y nuestro descanso.

Y que nos ayude a tener un corazón como el Suyo: sensible, acogedor, sencillo, que perdona, ama y construye, que da esperanza y es capaz de ponerse en el lugar del otro.


Continuar leyendo…

oook


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el nacimiento de Juan Bautista. Un niño imposible de nacer. Un niño engendrado cuando ha llegado la vejez y la esperanza está marchita. Un niño que viene después del absurdo de la esterilidad. Un bebé por cuya boca y los llantos y las risas Dios vuelve a hablar a su pueblo.

***

Bendigamos al Señor en este día.  Porque en la tarde de nuestra vida —cuando ya todo parece apagarse— Él crea las obras de su gracia. Suscita una nueva fe. Un nuevo paso de su Espíritu. Y un nuevo gozo. Y realiza en nosotros lo que parecía imposible. 


Continuar leyendo…

Dios es gracia que comparte con nosotros su vida.

Es también esperanza para nosotros que estamos en camino. Una parada importante en cada camino, para tener claro de dónde vengo y a dónde me dirijo.

Viene a nosotros como Palabra, bajo la forma de pan. Como fuerza y como luz.

***

Purifícanos Señor para que ahora —en esta Eucaristía— veamos tu luz, y seamos fortalecidos.


4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria mía».

Por eso —en memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

La cebolla — [WS]

9 de junio de 2019 — Deja un comentario

La cebolla es otra cosa.

La cebolla no tiene entrañas.

Es cebolla cebolla de verdad,

hasta el colmo de la cebollosidad.

 

Cebolluda por fuera,

cebollina hasta la raíz,

podría escrutar su interior

la cebolla sin ningún temor.

 

Nosotros, salvajez y barbarie

apenas de piel cubiertas,

el infierno de la medicina interna,

violenta anatomía.

 

Y en la cebolla, cebolla

nada de sinuosas tripas,

reiteradamente desnuda

hasta el fondo pareja.

 

Un ser sin contradicciones

una criatura muy bien lograda.

 

En una, simplemente hay otra,

la mayor a una menor contiene

y en la que sigue, la siguiente

o sea la tercera y la cuarta.

Una fuga hacia el centro.

Un eco concertado en coro.

 

La cebolla, estoy de acuerdo:

el vientre más bello del mundo.

Ataviada de aureolas

para su propia gloria.

 

Nosotros: grasas y nervios

secretos y secreción

Y se nos ha denegado

la idiotez de la perfección.

***

Wislawa Szymborska, La cebolla —

Me voy — [AK]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

me voy de ti todos los días

cumplidamente como una hormiga

dime pues

por cuántos años

por cuántos días luz y oscuridad

debo alejarme de ti

para acercarme tanto

que quede atrapado

y desaparezca en ti

llamo

a todo lo ancho de la biblia

un abismo al abismo

***

Anna Kamienska, Me voy —


Emaús — [AK]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

no conocemos

nunca del todo

nunca con seguridad

parece

pero ya no

el corazón ardía

pero se enfrió

será Él?

calla

serás Tú?

desaparece

siempre ya sólo el pan

las manos y el gesto

la cara diferente cada vez

cada vez una cara nueva

se hace tarde

y el día ya ha declinado

tiempo de descansar

agua vino pan

por qué no le preguntaron directamente

no lo detuvieron

sus manos no sujetaron

su sombra no la ataron a la mesa

estamos como los discípulos

que no llegaron a Emaús

y las manos pesan

de asombro

habrá sido

Él?

de veras?

dónde?

las huellas las barrió la noche

cuanto antes

llevemos a otros

la seguridad de la inseguridad

***

Anna Kamienska, Emaús —


Alguien — [EB]

2 de mayo de 2019 — Deja un comentario

Un día alguien llegó corriendo de Emaús casi sin aire

Recuerdan cómo pasó esto: abrió la puerta con estrépito

Gritando — Él estuvo con nosotros

Y sintió que no tiene

Nada que decir aquí

Fuera de la puerta, hace un momento

Entendía la luz del universo entero

Pero ellos — Estás delirando, ¿cómo que tan sólo eso

y por qué en una taberna y sobre una mesa sucia

Qué comieron allí, y qué quería decir con eso

Dices: sólo partía el pan y servía el vino?

Quien llegó corriendo un día de Emaús sabe cuán diferente

Es su modo de hablar de él que había visto la manera de escuchar

Distinta, de los que escuchan. No se puede creer

A medias. Llegó corriendo de la posada y balbuciendo algo

En un idioma extraño, no concluye nada

Habla como no hablando, ¿quizá en realidad no quiere

Decir de manera sensata qué sucedió en Emaús?

Gritó y lloró — No tiene entendimiento

Quizá no es su culpa. Se estaba asfixiando

El mensajero de Emaús. Y nadie oye

Cómo está batiendo tu corazón

Por varios caminos la vida seguirá adelante

Unos creerán, a veces no, o en secreto

Creerán

Pero da un miedo enorme creer sinceramente

***

Ernest Bryll, Alguien —


414christandthefishermen


Después de la Resurrección, Señor, haciendo caso a tu llamado fuimos
A Galilea. A decir verdad no había en nosotros mucha esperanza

Todos en la vieja orilla de Genesaret el lago famoso
Impotentes se detuvieron

¿Queríamos estar juntos? Al momento nadie encendió
Ni siquiera una fogata. Esto es todo
Ni nada en absoluto de comer
Nadie traía para este encuentro

¿Por qué? ¿Será que los grandes proyectos
Murieron antes de la Resurrección
Y nada nuevo va a suceder?

¿Y qué hay de Su cuerpo?
¿Resucitó? ¿O fue sólo una ilusión?
¿La muerte con la vida se enredó?

Solos. Callados. Sentados

Pero Él venía radiante. Muy Humano y Eterno
Traía un pescado sabroso para alegrar el encuentro
Con cantos y disfrutando la comida
Porque regresó con nosotros, los suyos. Llamó: Despierten ya
Asen el pescado sobre las brasas. Soy yo. No me miren
Sin pensar sin recordar en el miedo de la incomprensión
No teman. Gocen.

***
Ernest Bryll, Junto al lago —


 

trinidad-de-muller (1).jpg


Nos reunimos hoy para adorar a un solo Dios en el misterio de la Santísima Trinidad.

Es el misterio más profundo de nuestra fe. Fuente y modelo de nuestra vida y de nuestra oración, porque nos muestra que Dios —siendo uno— es todavía más simple que la unidad. Es uno, pero no uniforme. Nosotros no lo podemos comprender, pero Él nos comprende y abraza a todos. Y nos incluye en su vida por el Hijo en el Espíritu Santo.

Que este misterio anime nuestra oración de hoy.

***

Señor, purifica en nosotros todo lo que es mezquino y no digno de ti, todo lo que es pecado. Abre nuestros corazones al misterio de tu presencia.


oiiioi


El color rojo en la liturgia de hoy simboliza el fuego y el viento: signos de los dones que el Espíritu Santo derramó sobre la Iglesia, es decir: también sobre nosotros. Dones de arriba —no producidos por los hombres— pero capaces de transformarnos.

***

Señor, derrama en nosotros tu fuego. Tu amor. Tu viento.

Fortalece nuestros deseos del bien. Purifícanos de lo que hay de mezquino en nosotros. De perezoso. De necio.