Archivos para Domingo 15 de enero 2017 moniciones

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Concluidas las fiestas de Navidad, retomamos hoy el ritmo de los domingos del Tiempo litúrgico que llamamos «Ordinario». Tiempo que, en una primera parte, llegará hasta el día 1 de marzo, Miércoles de Ceniza, cuando empezará la Cuaresma.

Y lo primero que encontramos en esta vida ordinaria es a Jesús —el Cordero de Dios— que viene hacia nosotros. Para que Lo recibamos. Para que apostemos por Él.

***

Consideremos la posibilidad de responderle como el salmista:

«Aquí estoy, Señor. Para hacer tu voluntad».


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El color verde significa que entramos en el Tiempo Litúrgico ordinario, en espera de la Cuaresma —aún bastante lejana—  esa preparación inmediata a la Pascua.

Pero en realidad cada domingo nos unimos a Cristo que es nuestra Pascua, nuestra resurrección.

Venimos para que Él renueve nuestras fuerzas, para que anime nuestro espíritu.

Para que con fe, esperanza y caridad recibamos el regalo de cada nuevo día.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Acaba de terminar el tiempo litúrgico de la Navidad.

Y ahora entramos en ese color verde: color de la esperanza, que nos acompañará hasta el 1 de marzo —el Miércoles de Ceniza— cuando iniciaremos nuestro camino cuaresmal.

Ahora es el tiempo aparentemente ordinario, y sin embargo tan rico, porque lleno de la presencia de Cristo, que nos invita a seguirlo.

***

Señor, purifícanos de nuestros pecados y flaquezas, para que seamos dignos de entrar en tu presencia y escuchar tu voz.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

El Señor nos invita a estar con Él.

Es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Para verLo, para tocarLo, necesitamos entregarLe todo lo que en nuestra vida es mezquino, malo, y quizá banal.

***

Transfórmanos, Señor.

Conviértenos.

Para que veamos tu luz.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios, nuestro Padre, en cuyas manos están los destinos del Universo.

A cada petición diremos: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

1. Por todas las Iglesias cristianas. Para que Dios nos conceda avanzar en el camino de la unidad. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que Dios destruya las murallas que dividen y separan a los hombres. OREMOS

3. Por los que se sienten inútiles y por los que viven solos. Para que escuchen la voz del Señor que los ama. OREMOS

4. Por los que se sienten abrumados bajo el peso del mal. Para que experimenten el poder del Cordero que quita el pecado del mundo. OREMOS

5. Por quienes sufren la enfermedad, la soledad, la marginación, la falta de libertad. Para que Dios —fuente de vida— derrame sobre ellos su Espíritu que hace nuevas todas las cosas. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que, alimentados con la Eucaristía, podamos vivir, como los primeros discípulos, la alegría del encuentro con el Señor. OREMOS

Dios y Padre nuestro, escucha nuestra oración y concédenos la alegría de amar y seguir a Jesucristo, Tu Hijo y Señor nuestro, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.