Archivos para Domingo 23 Ciclo A moniciones

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Escucharemos hoy en el Evangelio que cuando dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús, ahí siempre está Él entre ellos.

Él ahora está entre nosotros. Pero nosotros —cada uno de nosotros— ¿estamos abiertos a esta presencia?

Él —entero— está para nosotros. Pero nosotros —enteros— ¿estamos para Él?

***

Qué cada uno busque en sí mismo ese lugar que aún no está abierto a Su presencia.

Ese lugar en el que estamos cerrados a Él.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

IMG_4118

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de hoy Jesús nos dirá que Dios escucha la oración especialmente cuando dos o tres se reúnen en su nombre.

Nosotros nos hemos reunido para estar juntos en la presencia de Dios. Esto crea vínculos y fortalece nuestras relaciones mutuas.

Y dice la Escritura: “Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas”.

***

Cada uno de nosotros ha venido con alguna carga:

– un pecado,

– una preocupación,

– una tristeza.

***

Tomemos juntos nuestras cargas.

Y presentémoslas en oración ante Dios.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza presentémosle al Padre nuestras necesidades, las de la Iglesia y las de la humanidad entera.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que tenga oídos abiertos a la voz de Cristo y se purifique se sus faltas y debilidades.  OREMOS

2. Por lo que gobiernan las naciones: para que den prioridad al clamor de los más necesitados. OREMOS

3. Por los esposos: para que sepan escucharse mutuamente. OREMOS

4. Por los jóvenes: para aprendan a escuchar la voz de Dios que los llama a una vida feliz y generosa. OREMOS

5. Por los enfermos y por todos los que sufren: para que encuentren quien los escuche y consuele. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestros hermanos ausentes: para que sepamos comunicarnos unos con otros de manera positiva y respetuosa. OREMOS

Atiende nuestras súplicas, Señor, y puesto que estamos reunidos en tu nombre, danos tu amor y tu fuerza y enséñanos a vivir fraternalmente unidos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.