Archivos para Domingo 33 ciclo B

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Es necesario encontrar un momento en el que nos podamos refugiar ante lo que nos amenaza desde fuera, pero también ante lo que de oscuro y de peligroso llevamos dentro de nosotros.

El momento de la Eucaristía —de la acción de gracias, de la Palabra y del Pan que es el Cuerpo del Señor— es ese lugar de refugio, que no es huida, sino fortalecimiento.

***

Purifícanos, Señor y protégenos. Para que te esperemos con confianza.


ORACIÓN UNIVERSAL 

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS.

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS.

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS.

4. Por los que sufren. Para que el Señor venga en su ayuda, los saque de la prueba y los confirme en la esperanza y en el gozo. OREMOS.

5. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS.

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS.

7. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS.

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


figtree

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

El Año Litúrgico está a punto de acabar. Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia: el Juicio Universal y la anhelada victoria del bien y de la verdad en el Día de la venida gloriosa del Señor.

Estemos atentos y levantemos el corazón. Para recibir la salvación y la vida. Porque también hoy es el Día del Señor.

*** *** ***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.


ORACIÓN UNIVERSAL 

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS

3. Por las víctimas de los ataques terroristas de París. Para que donde abundó el odio, sobreabunde el amor. OREMOS

4. Por quienes organizan la ira y emplean la venganza. Para que Dios Misericordioso toque sus corazones con una llamada a la paz y reconciliación. OREMOS

5. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Versión imprimible

MONICION DE ENTRADA

El Año Litúrgico está a punto de acabar. Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia: el Juicio Universal y la anhelada victoria del bien y de la verdad en el Día de la venida gloriosa del Señor.

Estemos atentos y levantemos el corazón. Para recibir la salvación y la vida. Porque hoy es el Día del Señor.

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

 ORACION UNIVERSAL

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por la santa la Iglesia de Dios, llamada a anunciar a Cristo, Buena Noticia para el mundo: para que realice su misión con generosidad, libertad y valentía. OREMOS

2. Por nuestra Arquidiócesis: para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

3. Por los responsables de la política y la economía: para que trabajen por el bien común de todos. OREMOS

4. Por cuantos miran al futuro con temor: para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

5. Por las familias cristianas: para que sean hogares de amor y fe, donde los hijos encuentren el ambiente adecuado para el nacimiento y desarrollo de la vocación sacerdotal. OREMOS

6. Por nuestros jóvenes: para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

7. Por nuestros seminaristas: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

8. Por nuestros difuntos: para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

9. Por todos nosotros: para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS