Archivos para Misa dominical

img_1231


MONICIÓN INICIAL

Vino a los pastores.

Viene ahora a los Magos, a los que nosotros luego llamamos Reyes Magos, que vinieron de Oriente, del misterioso Oriente, para entregarle sus regalos y para reconocerlo como Dios y Señor.

Cada Santa Misa es una venida así. Alguna estrella —más o menos brillante— nos conduce. Y nos muestra que aquí está el pesebre. Que aquí está Él. ¿Qué tengo para ofrecerle? ¿Qué estoy dispuesto a recibir como don de su presencia?

***

Purifícanos, Señor, para que desaparezcan todas las oscuridades.

Para que en nuestros corazones y conciencias haya luz.


El día de hoy, después del Evangelio (o bien en otro momento idóneo, como por ejemplo en el silencio después de la Comunión), se puede proclamar el anuncio de la fecha de la Pascua y de las demás fiestas del año.


ANUNCIO DE LA PASCUA Y DE LAS CELEBRACIONES MÓVILES

Queridos hermanos,

con el favor de la misericordia de Dios

—así como nos hemos alegrado por el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo—

les anunciamos la alegría de la Resurrección de nuestro Salvador.

El día 6 de marzo será el Miércoles de Ceniza,

comienzo del ayuno de la Sagrada Cuaresma.

El día 21 de abril celebraremos con alegría la Santa Pascua de Nuestro Señor Jesucristo.

El día 2 de junio: la Ascensión del Señor.

El día 9 de junio: la Fiesta de Pentecostés.

El día 20 de junio: la Fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

El día 1 de diciembre será el primer Domingo del Adviento de Nuestro Señor Jesucristo,

a Quien sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos.

Amén.


 

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICION DE ENTRADA

No estamos solos. Estamos ante Dios.

No estamos solos. Porque junto a nosotros están los que el Señor llamó nuestros prójimos.

No estamos solos, aunque cada uno lleva en su interior el misterio de su vida. Y sin embargo estamos juntos.

Pidámosle perdón a Dios y perdonémonos unos a otros todo aquello en lo que no estamos a la altura de Él y del prójimo.

ORACION UNIVERSAL

A cada petición diremos: ¡Manifiéstanos tu Amor, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que el Espíritu del Señor la purifique, la convierta a la potencia de Cristo y la transforme en Luz que alumbra las tinieblas del mundo. OREMOS.

2. Por los gobernantes de las naciones. Para que asistidos por la Sabiduría Divina promuevan leyes que procuren el bien común y el entendimiento fraternal entre los pueblos. OREMOS.

3. Por los que se sienten solos, incomprendidos, tristes o amargados. Para que pronto reciban la buena noticia del Amor inconmensurable con el que los ama su Padre celestial. OREMOS.

4. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias. Para que se dejen inundar por el Amor de Cristo y sean hogares dichosos. OREMOS.

5. Por los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Eucaristía. Para que –llenos de amor al Cuerpo de Cristo– lo reconozcan y lo sirvan con amor en el Cuerpo sufriente de los enfermos y sus familias. OREMOS.

6. Por nuestros difuntos. Para que gocen de la plenitud del Amor junto a Dios nuestro Padre. OREMOS.

7. Por nosotros mismos y por nuestra Comunidad. Para que la revelación del Amor de Dios nos ponga en camino de conversión y de servicio a los demás. OREMOS.

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

«Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí». Así —como dice el Evangelio— un ciego le grita a Jesús que está pasando.

De alguna manera todos somos de esos que no ven. O no pueden ver. O no oyen.

***

Purifícanos, Señor. Purifica nuestros ojos. Purifica nuestra manera de pensar. Purifica nuestros corazones. Para que te veamos. Cuando pases entre nosotros. Y te sigamos.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Como Santiago y Juan del Evangelio de hoy también nosotros queremos estar cerca de Jesús. Por eso estamos aquí. Alrededor del altar.

***

Señor, perdónanos todo aquello con lo que tapamos Tu rostro. Perdónanos por no ser testigos creíbles de Tu amor. Purifícanos, para que dignamente recibamos tu Gracia.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal, el monitor hará la Monición antes de la Colecta.Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Con la Colecta de hoy cooperamos en la labor Evangelizadora de la Iglesia Universal.

Agradecidos por el don de la fe, unámonos a ella con un corazón noble y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hay momentos en la vida cuando el cansancio, las preocupaciones o los problemas nos superan. Sentimos ganas —como Elías en la Primera lectura de hoy— de dormirnos y no despertar. Queremos «tirar la toalla». Pero es precisamente ahí donde nos sacude y nos agarra el Señor.

***

Atráenos a ti, Señor.

Aliméntanos con tu palabra. Para que no andemos solos por los caminos de la vida.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Confesamos que el Señor está con nosotros, aunque hoy es el día en que recordamos su partida.

O quizá no su partida sino su transición a una forma diferente de presencia. Quizá haya partido para estar más cerca de cada uno de nosotros.

Solemnidad de la Ascensión del Señor.

El anuncio de su eterna presencia en medio de nosotros.

***

Purifícanos, Señor, de todo lo que en nosotros hay de malo y confuso. Para que seamos un testimonio vivo del poder de tu Evangelio.

Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy es el tercer Domingo de Pascua. Y de nuevo viene a nosotros el Señor. Para asegurarnos que su Resurrección es el cumplimiento de las promesas divinas y no el fruto de la imaginación humana, de los temores humanos. Él venció a la muerte y sigue permaneciendo en medio de nosotros. Como lo hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, Él nos invita ahora a su doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

A Él nos abrimos ahora para pedirle que purifique nuestros corazones.

De todo aquello que en nosotros hay de sucio, malo, mediocre.

Para que esta celebración nos llene de auténtica alegría y nos devuelva la esperanza.

Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

El tiempo de Cuaresma nos invita a fijar nuestra mirada en el Señor.

A escucharlo.

A estar abiertos a su presencia.

Es el tiempo sagrado en el que con Él nos encontramos.

Debo preguntarme si estoy dispuesto.

Si hay —en mí— lugar. Para recibirlo.

***

Purifica, Señor —limpia— mi interior.

Ilumina mi conciencia.

Devuelve la esperanza.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


Continuar leyendo…

copia-di-nativita-arcabas


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy celebramos la Epifanía del Señor, es decir, su Manifestación a los Magos de Oriente. Ellos representan a aquellas naciones que esperaban al Salvador, aunque no contaban con palabras y profecías acerca de su llegada. Pero el Señor les regaló una estrella que los condujo a Belén.

Epifanía.

Dios que se hace Luz.

Para iluminar los caminos de nuestra vida.

***

Señor, perdónanos nuestros pecados, la oscuridad que hay en nosotros, que a menudo no nos permite ver la estrella que conduce a Ti.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

jesus-christ-the-king-mark-lawrence-2


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy viene a nosotros el Rey del Universo —nuestro Señor— Jesucristo. Viene como Pastor. Para velar por su rebaño. Y viene también como Aquel que juzga. Que juzga a los hombres.

Nuestra vida será evaluada. Nos espera un juicio. Pero será un juicio en el que simplemente nos confrontaremos con la verdad de nuestra vida.

Ahora estamos en camino. Ahora el Señor viene. Para visitarnos. Para fortalecernos. Para que perseveremos en el camino y lleguemos a la meta.

***

Purifícanos, Señor. Para que estemos preparados para Tu venida.    


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos hoy aquí como las jóvenes del Evangelio. Unas precavidas. Otras necias. Pero todas invitadas.

Porque ha de venir el Señor. Al banquete. Para hablar con nosotros. Para convivir. Para bailar.

El Señor viene.

Preguntémonos si estamos preparados.

Si nuestras lámparas tienen suficiente aceite.

Si estamos dispuestos a encender —para Él— esa lámpara que llevamos dentro: nuestro espíritu.

***

Señor, enciende la lámpara de nuestras conciencias, para que arrepentidos de lo que es malo e indigno ante Ti, nos hagas dignos de ser invitados a tu banquete.


Querido monitor/a: 

Busca en el texto los puntos (.).

Recuerda que los puntos se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

Tenlo presente a la hora de leer la monición.


  Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Venimos a la santa Misa para encontrarnos con Dios.

Para confrontarnos con lo que Él piensa de mí, de mi vida, de mi tarea, de mi vocación.

Para ver qué hay de falso en mi vida. Qué hay de luminoso. Qué me conduce a Dios.

Venimos con la esperanza de salir de aquí —aunque sea un poco— transformados, más transparentes ante nosotros, pero sobre todo ante Dios.

***

Señor, transfórmanos. Escruta nuestros corazones. Líbranos del peso que nos frena en el camino hacia Ti.


Querido monitor/a: 

1. Busca en el texto los puntos (.).

2. Recuerda que los puntos se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

3. Tenlo presente a la hora de leer la monición.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Hoy el Evangelio nos recordará la ley del amor.

Preguntado por un fariseo  — Jesús dice cuál es ese mandamiento del amor a Dios y al hombre.

No estamos solos.

Desde el principio somos amados. Incluso antes de nuestro primer respiro. En este amor estamos sumergidos.

Eso nos dice Jesucristo acerca de la vida.

Ante Él nos presentamos.

Ante Él rendimos cuentas de nuestra vida.

Y pedimos que nos purifique.

Para que con amor respondamos a su amor.

También en esta Misa.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

El Señor reina. Es nuestro Rey. Y nos invita al banquete de su amor. Somos llamados a estar cerca de Él. Porque somos Su familia. Para que quite de nuestros ojos el velo. Y veamos Su presencia en nosotros.

***

¿Estoy listo para el banquete?

¿Cómo está vestido mi corazón y mi conciencia?


Por favor, considere esto y aplíquelo a la hora de leer la Monición y la Oración Universal (es muy importante):

 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros —en el misterio de su conciencia y de su corazón— ha de encontrarse hoy con el Señor, para servir a su Palabra.

Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos exige algo. Debemos sintonizar con Ella.

Pero para poder escucharla, primero pidámosle que nos purifique.

***

Purifícanos, Señor, para que Te escuchemos y Te veamos: a Ti que estás entre nosotros.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy hablará sobre el perdón. Como comentando las palabras del Padrenuestro: «perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Preguntémonos —que cada uno se pregunte en su corazón— si he perdonado de veras.

Si sé perdonar.

Si estoy dispuesto a perdonar.

Hasta dónde cargo en mí heridas —sufrimiento— causado por otros, todavía no sanado, todavía no cerrado.

Quizá yo mismo tengo que pedir perdón.

Así como ahora pedimos perdón a Dios vivo. Que conoce mi corazón y puede transformarlo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

oiiioi


Versión imprimible


Lecturas Misa Vespertina de la Vigilia


Lecturas Misa del Día


MONICIÓN INCIAL (opción 1)

El color rojo —en la tradición cristiana— significa  la sangre de los mártires.

Pero en la liturgia de hoy el rojo adquiere un significado muy diferente: es el símbolo del fuego. El fuego del Espíritu Santo que baja para llenar la faz de la tierra y los corazones de quienes lo reciben.

Así culmina el Tiempo Pascual en el cual contemplamos el misterio de nuestra salvación. Este misterio debe bajar a nuestros corazones y a nuestras mentes para transformarlos.

Ahora viene el tiempo del Espíritu Santo y de su trabajo interior en nosotros.

***

Señor, purifícanos con el fuego de tu Espíritu.

Purifica nuestros corazones.

Para que estemos abiertos al misterio de Tu presencia.


Continuar leyendo…

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos aquí porque necesitamos un milagro.

Necesitamos que Jesús quite hoy nuestra piedra.

Y nos llame por nuestro nombre.

Necesitamos oír su voz que nos llame a salir fuera.

A pasar de la muerte a la vida.

En ese sentido espiritual.

***

Señor, desde el abismo de nuestros pecados clamamos a ti.

Purifícanos.

Danos una nueva oportunidad. 


ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de Cuaresma roguemos a Dios nuestro Padre para que escuche nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡Abre nuestros sepulcros, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que transmita —con sus gestos y palabras— la vida nueva en Cristo: nuestra Pascua. OREMOS

2. Por los que dirigen los destinos de los pueblos. Para que den vida y esperanza a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que viven escondidos en sus tumbas de tristeza, egoísmo, guerras, envidias o desesperanza. Para que como Lázaro escuchen el grito de Cristo que los llama a una nueva vida. OREMOS

4. Por los que han perdido el sentido de la vida, por los que se refugian en la droga o el alcohol, por los que ven el suicidio como la única puerta de salida. Para que la ternura de Cristo sane sus corazones. OREMOS

5. Por quienes en otros años celebraron la Cuaresma y hoy no se encuentran entre nosotros. Para que disfruten de la Vida Eterna junto al Padre. OREMOS

6. Por los que como Marta y María pasan por el trance doloroso de perder a un ser querido. Para que la Palabra de Dios ponga esperanza en sus vidas.  OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía nos haga crecer en caridad y comunión fraterna. OREMOS

Escucha, Padre de bondad, al pueblo que te suplica, para que lo que no se atreve a esperar por sus propios méritos, lo alcance gracias a la pasión de tu Hijo, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.


 

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de este cuarto domingo de Cuaresma, Jesús toca e ilumina los ojos de un hombre.

Se trata de un mendigo.

Un ciego de nacimiento.

***

Ese mendigo nos representa a todos.

Ese ciego es cada uno de nosotros.

***

Lávanos, Señor, de nuestras cegueras.

De esa oscuridad que llevamos dentro.

Para que podamos ver.

Y Te veamos a Ti.

Que Tú eres nuestro Salvador.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos ahora al Señor, nuestro Dios, para que la luz de Cristo aleje de nuestro mundo las tinieblas del pecado y de la muerte.

A cada petición diremos: ¡Abre nuestros ojos, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que —como Jesús— sepa acercarse amorosamente a quienes viven en situaciones de oscuridad y de dolor. OREMOS

­­­­­­­­­­­­­­­­2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y el diálogo. OREMOS

3. Por quienes atraviesan momentos de oscuridad en sus vidas. Para que hallen en Cristo la luz que anhelan sus corazones. OREMOS

4. Por los niños y los jóvenes. Para que lleven una vida iluminada y se mantengan lejos de toda tiniebla. OREMOS

5. Por nosotros mismos. Para que el Señor cure nuestra ceguera, nos saque de la oscuridad e ilumine nuestra vida con su luz y su alegría. OREMOS

Escucha, Padre de bondad, estas súplicas que salen de nuestros corazones conmovidos por lo que vemos a nuestro alrededor y concédenos lo que más necesitamos y no nos atrevemos a pedirte. Por Jesucristo nuestro Señor.


2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


 MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hemos venido a encontrarnos con Aquel que nos conoce profundamente.

Y sabe que somos seres necesitados.

En cada momento necesitamos luz. Para guiarnos.

Y agua viva. Para tener vida.

De eso nos hablará el Evangelio de hoy.

***

Purifícanos, Señor, con agua viva.

Y apaga nuestra sed.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Después de dos semanas de camino hacia la Pascua, iniciamos hoy una segunda etapa de tres domingos que son los centrales de la Cuaresma. En cada uno de ellos, nos encontraremos con un personaje entrañable en el que podremos vernos reflejados. Estamos hablando de la samaritana, el ciego de nacimiento y Lázaro.

Hoy, nos detendremos ante Jesús dialogando con una mujer junto a un pozo. Ella simboliza todas nuestras ansias, limitaciones y necesidades que en Jesús encuentran remedio, por el don de su Espíritu, simbolizado en el agua.

Dispongámonos a encontrarnos con Él, para que nos dé de esa agua que puede saciar la sed de nuestro corazón.


ORACIÓN UNIVERSAL

Presentemos ahora nuestras plegarias a Dios Padre, que calmó la sed del pueblo en el desierto y por medio de su Hijo dio a la Samaritana el agua de la vida.

A cada petición diremos: ¡Sacia nuestra sed, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea verdadera fuente de agua viva, manantial que sacia la sed de los sedientos más pobres de este mundo. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones. Para que como Moisés, estén atentos a las necesidades de sus pueblos. OREMOS

3. Por los niños y jóvenes. Para que conozcan a Jesús, el Agua Viva, y no malgasten su vida tras otras aguas que no dan la felicidad.  OREMOS

4. Por los que viven alejados de la fe y de la Comunidad cristiana. Para que encuentren en Cristo la Fuente de Agua que sacia nuestra sed más profunda.  OREMOS

5. Por nuestra Comunidad Parroquial. Para que la participación de la Eucaristía vaya transformando nuestro corazón, como el encuentro con Jesús cambió a la Samaritana.  OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que nuestras privaciones voluntarias durante esta Cuaresma sean una oportunidad de compartir nuestros bienes con los necesitados. OREMOS

Atiende, Padre, con bondad nuestras suplicas y escucha también las otras que llevamos ocultas en el corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.