Archivos para Monición de entrada


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL 

«Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo».

Esa frase la escucharemos en el Evangelio. Es la esencia de la liturgia de hoy.

«Dios dio a su Hijo».

Podemos preguntar si hay alguien que recibe este don.

Es una pregunta y un desafío para cada uno de nosotros: recibir el don. Recibir a Dios mismo.

***

Purifica en nosotros, Señor, todo aquello que no está dispuesto a recibir el don.

Aquello en lo que estamos encerrados. Esclavos de nosotros mismos.

Esclavos de nuestra oscuridad.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


 

Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

El tiempo de Cuaresma nos invita a fijar nuestra mirada en el Señor.

A escucharlo.

A estar abiertos a su presencia.

Es el tiempo sagrado en el que con Él nos encontramos.

Debo preguntarme si estoy dispuesto.

Si hay —en mí— lugar. Para recibirlo.

***

Purifica, Señor —limpia— mi interior.

Ilumina mi conciencia.

Devuelve la esperanza.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Nos presentamos hoy —ante el Señor— para pedir su auxilio.

Quizá perdidos. Quizá distraídos. Quizá nuestros pensamientos y corazones están en otro lugar.

      ***

Ven, Señor. Para que estemos preparados. Para ti. Que estás presente y que vienes. A cada uno.   

Llévanos contigo a tu Monte Santo.

Purifícanos.

Purifica nuestros ojos.

Para que podamos verte.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


 
Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

De muchas maneras Dios viene a nosotros.

Aunque siempre vivimos en su presencia.

Viene con desafíos siempre nuevos.

Ahora, en este tiempo sagrado de la Cuaresma, viene para convertirnos.

Para mostrarnos el camino.

Para mostrarnos lo que tenemos que cambiar. En nuestra vida. Cada uno.

Para escuchar su voz.

Para guiarnos por ella. En la vida.

***

Purifícanos, Señor.

Para que te escuchemos.

Hoy.

Ahora.

En esta Santa Misa.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Cada uno de nosotros se presenta hoy ante Dios con alguna tristeza, con alguna enfermedad o con algún malestar.

Venimos para suplicarle al Señor que nos sane.

Ahora estamos en este momento preciso de encuentro, momento de purificación y de cambio.

***

***

Señor, purifícanos.

Sánanos.

Transfórmanos.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Jesús viene a sanar todas las enfermedades, todas nuestras dolencias.

Pero no viene a cumplir nuestras expectativas.

Viene para abrirnos a un nuevo horizonte. A una vida más sabia y más abierta a Dios. Y al prójimo.

***

Señor, abre nuestros corazones.

Rompe las cadenas de nuestro egoísmo.

Ábrenos a tu amor.

Para que dignamente participemos en este Santo Sacrificio.  


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

La gracia y la paz — es lo que más necesitamos cuando en nuestra vida hay angustia, falta la esperanza, faltan las ganas de vivir.

Venimos aquí para tocar la fuente de poder —la fuente de amor divino— en su Palabra, en su santa Presencia.

***

Purifícanos, Señor. Para que nuestros corazones estén dispuestos a recibirte.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos a Aquel que nos espera. Y para cada uno de nosotros tiene un regalo. Una palabra. Una luz. Una sonrisa.

Estemos abiertos a esto.

Y la condición de esto es la purificación de nuestros corazones.

Para que haya en nosotros espacio. Para su luz. Y para su palabra.

***

Perdónanos, Señor, todo lo que en nosotros hay de oscuro.

Purifícanos con tu luz.     


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

Esta monición es de carácter meditativo, no informativo. Tómalo en cuenta, por favor. 


Continuar leyendo…