Archivos para Monición inicial

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy se presenta ante nosotros el Señor de la Misericordia. Para para tocar el corazón y la conciencia de cada uno de nosotros.

Él conoce nuestras debilidades. Nuestros pecados. Pero nos llama y nos anima a que nos abramos a Su amor, que es más poderoso que todos los poderes de la oscuridad.

***

Señor, perdónanos nuestros pecados.

Abrázanos con tu misericordia. 

Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el Domingo de los Domingos. El día más importante del año. Día en que celebramos la Resurrección del Señor y —en sentido espiritual— participamos en esta Resurrección.

Celebramos hoy el día de la nueva creación, del nuevo inicio. Día en que Cristo viene a nosotros en su humanidad transformada, resucitada. En la que también nosotros —como bautizados— tenemos nuestra participación. Nosotros: llamados a una nueva vida, a una transformación en hijos de Dios.

***

Señor, purifícanos de todo aquello que en nosotros hay de hombre viejo. Lo que no es según el amor. Lo que todavía no está transformado.

Señor, purifícanos. Abre nuestros ojos. Para que Te veamos tal como eres.


Continuar leyendo…

4a679abd184848f275a5de0360092609


MONICIÓN INICIAL

En esta tarde Santa, a la misma hora aproximadamente en la que Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Cena Pascual, nosotros, como comunidad creyente, nos unimos también a su Mesa, reviviendo aquel momento entrañable.

Jesús sabía que aquella era su «ultima cena». Sabía que estaba decretada su muerte.  Por eso, antes de despedirse de los suyos, quiso resumir con unos gestos todo el sentido de su vida y de su Palabra: partió el pan y se los dio a sus discípulos. Tomó una copa de vino y la repartió entre ellos: «Hagan esto en memoria mía».

Una vez terminada la Cena, se quitó el manto, echó agua en una jofaina y se puso a lavarles pies a los que estaban con Él.

Desde entonces, generaciones de cristianos, de todos los tiempos y de todas las razas, han conservado vivos estos recuerdos y los han transmitido hasta nosotros.

Vivamos con intensidad este momento, dejándonos transformar por la Palabra de Dios y por la comunión en su Cuerpo, y así crezca la fraternidad entre todos los hombres.

Continuar leyendo…

img_1231


MONICIÓN INICIAL

Vino a los pastores.

Viene ahora a los Magos, a los que nosotros luego llamamos Reyes Magos, que vinieron de Oriente, del misterioso Oriente, para entregarle sus regalos y para reconocerlo como Dios y Señor.

Cada Santa Misa es una venida así. Alguna estrella —más o menos brillante— nos conduce. Y nos muestra que aquí está el pesebre. Que aquí está Él. ¿Qué tengo para ofrecerle? ¿Qué estoy dispuesto a recibir como don de su presencia?

***

Purifícanos, Señor, para que desaparezcan todas las oscuridades.

Para que en nuestros corazones y conciencias haya luz.


El día de hoy, después del Evangelio (o bien en otro momento idóneo, como por ejemplo en el silencio después de la Comunión), se puede proclamar el anuncio de la fecha de la Pascua y de las demás fiestas del año.


ANUNCIO DE LA PASCUA Y DE LAS CELEBRACIONES MÓVILES

Queridos hermanos,

con el favor de la misericordia de Dios

—así como nos hemos alegrado por el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo—

les anunciamos la alegría de la Resurrección de nuestro Salvador.

El día 6 de marzo será el Miércoles de Ceniza,

comienzo del ayuno de la Sagrada Cuaresma.

El día 21 de abril celebraremos con alegría la Santa Pascua de Nuestro Señor Jesucristo.

El día 2 de junio: la Ascensión del Señor.

El día 9 de junio: la Fiesta de Pentecostés.

El día 20 de junio: la Fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

El día 1 de diciembre será el primer Domingo del Adviento de Nuestro Señor Jesucristo,

a Quien sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos.

Amén.


 

copia-di-nativita-arcabas


MONICIÓN INICIAL 

Jesús nació en la ciudad de Belén.

Hoy recordamos este acontecimiento histórico.

Pero no debemos limitarnos a eso. Porque se trata también de un acontecimiento espiritual. Cristo quiere nacer en el alma —es decir— en la vida — de cada uno de nosotros.

***

Purifícanos, Señor, de todo lo que no es Tuyo.

De todo lo que no Te hemos entregado y que son nuestros pecados.

Purifícanos, Señor. Para que puedas nacer en cada uno de nosotros.


 

zakladka


MONICIÓN INICIAL

El Adviento consume ya sus últimas jornadas y la venida del Señor es inminente.

Ya están encendidas las cuatro velas de la Corona de Adviento.

Ya todo está preparado.

Ahora se cumplen las profecías del Antiguo Testamento…

Nuestra mirada se dirige a Belén…

… porque puede suceder en cualquier momento.


zakladka


MONICIÓN INICIAL 

Adviento es tiempo de espera. Tiempo en el que Dios nos permite anhelarlo. Es Él quien suscita en nosotros este anhelo.

Cada domingo de diciembre nos acerca a ese momento en el cual —como signo de la venida definitiva del Señor— celebraremos el Misterio de su Nacimiento en Belén.

***

Señor, purifícanos. Para que nuestro anhelo sea puro. Para que de verdad estemos atentos y preparados, para cuando vengas.


zakladka


Versión imprimible


 Lecturas


MONICIÓN INICIAL 


En el tiempo de Adviento esperamos a que el Señor venga y renueve sus promesas. Recordamos su primera venida en la humildad de nuestra carne y esperamos su venida gloriosa al final de la historia. 

Pero entre estas dos venidas existe todavía una tercera, mística y misteriosa, cuando Él viene al corazón de cada uno de nosotros. Y así el Adviento ya desde ahora se convierte no solo en tiempo de espera, sino también en tiempo del cumplimiento de la promesa.

***

Señor, perdónanos todo lo que en nuestra vida no es espera de tu venida. Perdónanos todo lo que es nuestra complicidad en el mal, en la mentira y en la agresión del mundo. 

Enséñanos a vivir en paz.


ORACIÓN UNIVERSAL

Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia. Para que sea lámpara encendida que ilumina las esperanzas de los hombres. OREMOS.

2. Por nuestra Patria. Para que renazcan entre nosotros la esperanza, la prosperidad, la justicia y la paz. OREMOS.

3. Por los hombres y mujeres que caminan por la vida sin meta ni objetivo. Para que encuentren al Dios que nos mantiene despiertos y nos llama a la vida en plenitud. OREMOS.

4. Por los que sufren a causa de la enfermedad, el desempleo o la pobreza. Para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor concreto. OREMOS.

5. Por aquellos que durante este año se alejaron de la Iglesia. Para que este Adviento vuelvan a Casa. OREMOS.

6. Por los que en otros años celebraron el Adviento con nosotros y ya no están. Para que Dios premie su fidelidad, perdone sus faltas y los reciba en la Asamblea de los Santos. OREMOS.

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que en este Adviento vivamos despiertos en la fe, firmes en la oración y atentos a las necesidades de los demás. OREMOS.

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y derrama sobre nosotros los dones de tu gracia, para que quienes confiamos en la venida de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal. Por Jesucristo nuestro Señor.


to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Es necesario encontrar un momento en el que nos podamos refugiar ante lo que nos amenaza desde fuera, pero también ante lo que de oscuro y de peligroso llevamos dentro de nosotros.

El momento de la Eucaristía —de la acción de gracias, de la Palabra y del Pan que es el Cuerpo del Señor— es ese lugar de refugio, que no es huida, sino fortalecimiento.

***

Purifícanos, Señor y protégenos. Para que te esperemos con confianza.


ORACIÓN UNIVERSAL 

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS.

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS.

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS.

4. Por los que sufren. Para que el Señor venga en su ayuda, los saque de la prueba y los confirme en la esperanza y en el gozo. OREMOS.

5. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS.

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS.

7. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS.

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos aquí porque cada uno de nosotros dice: «Jesús, en Ti confío». Venimos, así como somos. Y no somos santos.

Traemos muchas imperfecciones nuestras, nuestras debilidades.

Traemos tinieblas que hay en nosotros.

Pero confiamos en Ti, Señor. Confiamos en que Tú nos muestres cómo somos de verdad. Y esperamos que nos purifiques.

***

Purifícanos ya ahora, Señor, para que podamos escuchar Tu voz. Y recibir Tu amor.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor que hace justicia al oprimido y da pan a los hambrientos, presentémosle nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón generoso, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que iluminada por el Espíritu Santo muestre a todos los hombres la sobreabundante riqueza de la gracia de Cristo. OREMOS.

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que jamás aparten a sus súbditos del camino que conduce a Cristo. OREMOS.

3. Por los que sufren y por los que están en peligro. Para que el Señor les conceda el auxilio del Ángel de la paz y los guarde de todo mal. OREMOS.

4. Por los que nada comparten y sólo tienen afanes materiales. Para que descubran las bendiciones de ser generosos con Dios y con los demás. OREMOS.

5. Por los que están en camino de conversión. Para que Dios les abra la puerta de su misericordia. OREMOS.

6. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo. Para que su trabajo nos ayude a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS.

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les perdone sus pecados, les abra las puertas del cielo y los conduzca al lugar del descanso eterno. OREMOS.

8. Por todos nosotros. Para que se nos note —donde quiera que nos encontremos, en nuestros actos y en nuestra generosidad— que el Señor es importante para nosotros. OREMOS.

Atiende, Señor, a las súplicas de tu pueblo y concédenos lo que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

«Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí». Así —como dice el Evangelio— un ciego le grita a Jesús que está pasando.

De alguna manera todos somos de esos que no ven. O no pueden ver. O no oyen.

***

Purifícanos, Señor. Purifica nuestros ojos. Purifica nuestra manera de pensar. Purifica nuestros corazones. Para que te veamos. Cuando pases entre nosotros. Y te sigamos.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Como Santiago y Juan del Evangelio de hoy también nosotros queremos estar cerca de Jesús. Por eso estamos aquí. Alrededor del altar.

***

Señor, perdónanos todo aquello con lo que tapamos Tu rostro. Perdónanos por no ser testigos creíbles de Tu amor. Purifícanos, para que dignamente recibamos tu Gracia.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal, el monitor hará la Monición antes de la Colecta.Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Con la Colecta de hoy cooperamos en la labor Evangelizadora de la Iglesia Universal.

Agradecidos por el don de la fe, unámonos a ella con un corazón noble y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La santa Misa es la Palabra y el Pan. La Palabra de vida y el Pan de vida. Cada uno de nosotros llega con esa vida que tiene. Con todo lo que en ella hay de hermoso, de difícil y de doloroso. Creemos que la Palabra y el Pan tienen el poder de transformar nuestros corazones.

***

Purifícanos, Señor. Para que estemos preparados para tu venida.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Confiamos en el Señor. Creemos que Él está con nosotros. Y a la vez siempre lo buscamos. Porque siempre se nos adelanta. Nadie de nosotros lo posee en propiedad.

La Santa Misa es esa búsqueda. Pero también esa esperanza: de que Él nos encuentre, de que venga y nos transforme. Y purifique. Y fortalezca.

***

Purifícanos, Señor.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Pedimos que el Señor nos purifique. Que nos fortalezca. Necesitamos este fortalecimiento. Para cada día. Para cada decisión. Y también para esta hora bendita en la que nos abrimos a la Palabra y a la Presencia en el Sacramento del Altar de Cristo.

***

Purifícanos, Señor. Fortalécenos.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (1)

Este es el momento más importante de toda la semana. Momento en que nos presentamos ante la verdad de nuestra vida. Ante Dios. Para buscar refugio a la sombra de sus alas. Pero también para pedir la fuerza, la energía, el perdón y el don de la vida que constantemente se renueva.

***

Purifícanos, Señor.


MONICIÓN INICIAL (2)

Hemos venido para encontrarlo. Para encontrar a Aquel que es nuestra fuerza. Para hoy. Para mañana. Para toda la vida.

¿Hay en mí un lugar para Él? ¿Estoy preparado para el encuentro? ¿Estoy dispuesto a encontrar en mí lo que me impide recibirlo hasta el extremo?

***

Pidámosle al Señor que venga. Y transforme. Y sane. Y perdone. Lo que en nosotros hay de mezquino. De estrecho. De indigno.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de hoy escucharemos la pregunta de Jesús: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?».[1]

Y la respuesta de Pedro: «Tú eres el Mesías». El Ungido. Esperado —consciente o inconscientemente— por cada hombre.

Porque en Él está la verdad del hombre. El sentido de su vida.

Porque en Él está —plenamente presente— el amor de Dios.

***

La pregunta es si estoy preparado para el encuentro. Con Aquel que es «mi» Mesías. «Mi» Salvación. «Mi» Verdad.


[1] Pregunta abierta: se entona hacia abajo.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy en el Evangelio escucharemos que Jesús sana a un sordomudo que no podía oír. Que no podía hablar.

Entremos —cada uno— en nuestra alma.

¿Cuánta de esa sordera espiritual hay en mí: la que me impide escuchar la palabra más importante que hoy he de escuchar?[1]

***

Abre, Señor, nuestros oídos. Para que escuchemos tu palabra. Purifícanos.   


[1] Pregunta abierta: se entona hacia abajo.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy –en el Evangelio– escucharemos que «nada que entre de fuera puede manchar al hombre».

Nosotros muchas veces le tenemos miedo a lo que nos llega de fuera: el sufrimiento, la soledad, la muerte. Le tenemos miedo a lo que es puro. Siendo que verdaderamente grave es el mal que se incuba en nuestro interior.

***

Purifica, Señor, nuestras mentes y nuestros corazones. Para que nuestro encuentro contigo –en la Palabra y en el Santísimo Sacramento– nos haga más amables y más sinceros.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy en el Evangelio escucharemos la pregunta de Jesús: «¿También ustedes quieren dejarme?[1]» Y la respuesta de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos?[2] Tú tienes palabras de vida eterna».

Nos esperan hoy –a cada uno de nosotros– «palabras de vida eterna».

La pregunta es si hay en nosotros el hambre de esta Palabra. Si nuestro corazón es lo suficientemente puro para que esta hambre sea nítida, clara.

***

Purifícanos, Señor. Para que nos presentemos ante Ti en nuestra verdad.


[1] Pregunta cerrada: se entona hacia arriba. [2] Pregunta abierta: se entona hacia abajo.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal el monitor hará la Monición antes de la Colecta.Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este domingo es el día de la Colecta Anual para a ayudar a la atención de los sacerdotes enfermos y ancianos de nuestra Arquidiócesis.

Unámonos a ella con un corazón agradecido y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente que ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


Continuar leyendo…