Archivos para Moniciones ciclo C

Navidad 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Navidad C



 

Copia-di-nativita-arcabas


Versión imprimible


Lecturas – Misa de medianoche


Lecturas – Misa de la aurora


Lecturas – Misa del día


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros porque su nombre es Emanuel:

Aquel que de manera inesperada habitó entre nosotros,

el Dios-no-por-encima-de-nosotros,

sino con-nosotros,

cercano,

humano,

indefenso como un niño.

A este Dios lo saludamos hoy.

Porque en esta Santa Misa,

como hizo en otro tiempo en Belén,

también vendrá a nosotros.

Para nacer en el alma.

Es decir:

en la vida.

De cada uno de nosotros.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy, todo nos habla de alegría porque es Navidad.

Hoy, Dios se hace ternura en el Niño de Belén.

Hoy, María y José nos lo ofrecen para que lo recibamos en nuestro corazón.

***

Abramos hoy las puertas de nuestra vida.

Y Él pondrá su tienda en nosotros.

Abramos hoy el corazón.

Con sencillez y humildad.

Y Él nos colmará.

De su gracia.

Y de su salvación.


ORACIÓN UNIVERSAL

Pensando en las fiestas que estamos celebrando y atentos a las necesidades de todos, dirijamos nuestras plegarias a Dios Padre todopoderoso.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea un pesebre en el que todos puedan contemplar, adorar y amar a Jesús: el Salvador del mundo. OREMOS

2. Por todos los pueblos, ciudades y naciones. Para que abunde en la tierra la hospitalidad, la justicia, la libertad y la prosperidad. OREMOS

3. Por las personas y familias enemistadas. Para que alcancen la armonía y la paz. OREMOS

4. Por los que sufren. Para que el nacimiento de Jesús les traiga alivio y paz en sus preocupaciones y necesidades. OREMOS

5. Por nosotros. Para que el nacimiento de Cristo sea luz para nuestras oscuridades y esperanza para nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre del cielo, la oración de tu Iglesia, y ayuda a los que sufren, para que consolados por el nacimiento de Tu Hijo, no tengan que temer ningún mal. Por Jesucristo nuestro Señor.


 

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Una vez más nos hemos reunido para celebrar la Santa Misa en el Domingo, el Día del Señor.

Él es nuestro descanso.

Él es el alimento que nos sacia.

Él da acierto a las obras de nuestras manos.

Él nos ayuda y nos libera y derrama siempre su bondad sobre quienes confían en Él.

Dejémonos hoy iluminar por su Palabra. Dejemos que Él alimente nuestra vida y nos libre de nuestras ataduras. Que Él nos llene de alegría y nos de nuevas fuerzas… para ser amables y generosos con los demás…

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia: para que ejerzan su misión pastoral con espíritu de servicio y entrega a los más necesitados. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes: para que siembren esperanza y ayuden a los más débiles de la sociedad. OREMOS

3. Por los ancianos que sufren la soledad y la enfermedad: para que encuentren en nosotros el consuelo, el afecto y el servicio que necesitan. OREMOS

4. Por quienes sufren la esclavitud del egoísmo: para que descubran la alegría y la felicidad de ponerse al servicio de los demás. OREMOS

5. Por los difuntos de nuestras familias: para que el Señor sea su herencia y su descanso en la vida eterna. OREMOS

6. Por nosotros: para que no pongamos nuestra confianza en el poder y en las riquezas, sino en Dios que nos ama y comparte su vida con todos. OREMOS

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Como cada domingo, hoy hemos cruzado el umbral de la Casa de Oración.

Es el Día del Señor.

Es el Día que Dios nos regala para que le abramos el corazón y descansemos en Él.

Es el Día en que somos convocados como hermanos a orar con Cristo a nuestro Padre del cielo.

Él nos escucha siempre y nos da el mejor de los regalos: su Espíritu Santo… para que vivamos como hijos suyos y podamos perdonarnos unos a otros…

Participemos con alegría en esta gran Oración y aprendamos de Jesús a darle gracias al Padre… siempre y de todo corazón.

ORACIÓN UNIVERSAL

 A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por nuestro Santo Padre, el Papa Francisco: para que su testimonio y enseñanzas nos ayuden a vivir siempre más la fe que profesamos. OREMOS

2. Por los jóvenes reunidos en la Jornada Mundial de la Juventud: para que redescubran en la persona de Jesucristo el fundamento de su fe. OREMOS

3. Por quienes tienen poder en nuestra Patria: para que sepan emplearlo en ayudar a los más necesitados. OREMOS

4. Por nuestras familias: para que a nadie le falte el pan de cada día. OREMOS

5. Por aquellos que no conocen a Cristo y por los que han perdido la fe: para que a través de nuestro testimonio llegue a sus corazones la luz de la verdad y el gozo que nace del encuentro con el Señor. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad parroquial: para que el encuentro con Dios en la oración nos lleve a una sincera caridad fraterna hacia todos. OREMOS.

 

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Una vez más el Señor nos concede la gracia de poder celebrar la Eucaristía dominical: este espacio semanal de encuentro, de escucha y de comunión que necesitamos para no desfallecer en nuestro caminar diario.

Hoy el Señor escuchará nuestra voz y nuestros clamores y vendrá en nuestra ayuda.

No nos rechazará ni nos abandonará porque nos ama y está dispuesto a demostrarnos cuánto le importamos.

Dejémonos envolver por su misericordia.

Dejémonos abrazar por Él.

Para que nos lave y nos consuele.

Y para que también nosotros  seamos más capaces de misericordia, de paciencia, de perdón y de amor…

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada petición diremos: ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia!

1. Por los pastores de la Iglesia: para que su vida sea un ejemplo de amor, de perdón y de misericordia. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones: para que trabajen por la paz, la fraternidad, la justicia y el progreso de todos los pueblos. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren: para que sean sostenidos por la gracia de Dios. OREMOS

4. Por nosotros: para que la participación de la Eucaristía dominical nos ayude a sentirnos amados y perdonados por el Dios del amor. OREMOS