Archivos para Moniciones dominicales

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Somos como ovejas que buscan al pastor.

Que fueron encontradas por el pastor.

Que andan perdidas.

Es el momento para que cada uno de nosotros encuentre su lugar ante Dios.

Su gracia y su paz están de alguna manera en el umbral de la vida de cada uno de nosotros.

Abrámonos. Pidámosle que nos purifique de todo lo que nos impide o nos dificulta abrirnos a Él.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

El Señor que viene a nosotros, viene también ahora. ¿Estamos dispuestos a recibirlo?

¿Estamos abiertos a su Presencia?


Continuar leyendo…

oook


Versión imprimible


Lecturas Misa vespertina de la Vigilia


Lecturas Misa del Día


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el nacimiento de Juan Bautista. Un niño imposible de nacer. Un niño engendrado cuando ha llegado la vejez y la esperanza está marchita. Un niño que viene después del absurdo de la esterilidad. Un bebé por cuya boca y los llantos y las risas Dios vuelve a hablar a su pueblo.

***

Bendigamos al Señor en este día.  Porque en la tarde de nuestra vida —cuando ya todo parece apagarse— Él crea las obras de su gracia. Suscita una nueva fe. Un nuevo paso de su Espíritu. Y un nuevo gozo. Y realiza en nosotros lo que parecía imposible. 


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

Seguimos celebrando el misterio de la Resurrección del Señor. Misterio que se actualiza cuando partimos su Pan. Cuando recibimos su Cuerpo. Cuando escuchamos su Palabra. Es entonces cuando la Resurrección no sucede en el pasado, sino en el presente. En el «hoy» de cada uno de nosotros.

Para verlo, hay que tener un corazón puro.

***

Señor, purifícanos. Purifica nuestros corazones. Para que nuestros ojos vean el Misterio de tu presencia. 


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Está con nosotros el Resucitado. El Señor. Que se compara a Sí mismo con una vid y a nosotros con los sarmientos injertados en Él.

Venimos aquí no como visitantes. Sino como miembros de la familia. Para unirnos todavía más estrechamente a su Palabra. A su Vida.

***

Señor, purifícanos de todo lo que en nosotros no es Tuyo. Lo que nos separa de Ti.

Únenos a Ti.

Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas 


MONICIÓN INICIAL

Estos dos domingos que quedan de Cuaresma nos introducen ya en el corazón mismo del misterio de la Redención: del misterio de la Cruz.

Según una antigua tradición a partir de hoy las cruces en las iglesias se cubrían y permanecían cubiertas hasta el Viernes Santo. Para recordarnos que no somos dignos de mirar a los ojos del Crucificado.

Que este Tiempo de Pasión sea para nosotros ocasión para orar, para meditar: también en esta santa Misa y en los días santos que se acercan.

***

Purifícanos, Señor. Purifica nuestros ojos.

Para que seamos dignos de contemplar el misterio de tu misericordia.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


Continuar leyendo…


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL 

«Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo».

Esa frase la escucharemos en el Evangelio. Es la esencia de la liturgia de hoy.

«Dios dio a su Hijo».

Podemos preguntar si hay alguien que recibe este don.

Es una pregunta y un desafío para cada uno de nosotros: recibir el don. Recibir a Dios mismo.

***

Purifica en nosotros, Señor, todo aquello que no está dispuesto a recibir el don.

Aquello en lo que estamos encerrados. Esclavos de nosotros mismos.

Esclavos de nuestra oscuridad.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


 

Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

El tiempo de Cuaresma nos invita a fijar nuestra mirada en el Señor.

A escucharlo.

A estar abiertos a su presencia.

Es el tiempo sagrado en el que con Él nos encontramos.

Debo preguntarme si estoy dispuesto.

Si hay —en mí— lugar. Para recibirlo.

***

Purifica, Señor —limpia— mi interior.

Ilumina mi conciencia.

Devuelve la esperanza.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Nos presentamos hoy —ante el Señor— para pedir su auxilio.

Quizá perdidos. Quizá distraídos. Quizá nuestros pensamientos y corazones están en otro lugar.

      ***

Ven, Señor. Para que estemos preparados. Para ti. Que estás presente y que vienes. A cada uno.   

Llévanos contigo a tu Monte Santo.

Purifícanos.

Purifica nuestros ojos.

Para que podamos verte.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.

[Los tres asteriscos (***) indican una pausa especial: hay que hacerla.]


 
Continuar leyendo…


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

De muchas maneras Dios viene a nosotros.

Aunque siempre vivimos en su presencia.

Viene con desafíos siempre nuevos.

Ahora, en este tiempo sagrado de la Cuaresma, viene para convertirnos.

Para mostrarnos el camino.

Para mostrarnos lo que tenemos que cambiar. En nuestra vida. Cada uno.

Para escuchar su voz.

Para guiarnos por ella. En la vida.

***

Purifícanos, Señor.

Para que te escuchemos.

Hoy.

Ahora.

En esta Santa Misa.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…