Archivos para Moniciones Misa Dominical

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy –en el Evangelio– escucharemos que «nada que entre de fuera puede manchar al hombre».

Nosotros muchas veces le tenemos miedo a lo que nos llega de fuera: el sufrimiento, la soledad, la muerte. Le tenemos miedo a lo que es puro. Siendo que verdaderamente grave es el mal que se incuba en nuestro interior.

***

Purifica, Señor, nuestras mentes y nuestros corazones. Para que nuestro encuentro contigo –en la Palabra y en el Santísimo Sacramento– nos haga más amables y más sinceros.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy en el Evangelio escucharemos la pregunta de Jesús: «¿También ustedes quieren dejarme?[1]» Y la respuesta de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos?[2] Tú tienes palabras de vida eterna».

Nos esperan hoy –a cada uno de nosotros– «palabras de vida eterna».

La pregunta es si hay en nosotros el hambre de esta Palabra. Si nuestro corazón es lo suficientemente puro para que esta hambre sea nítida, clara.

***

Purifícanos, Señor. Para que nos presentemos ante Ti en nuestra verdad.


[1] Pregunta cerrada: se entona hacia arriba. [2] Pregunta abierta: se entona hacia abajo.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal el monitor hará la Monición antes de la Colecta.Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este domingo es el día de la Colecta Anual para a ayudar a la atención de los sacerdotes enfermos y ancianos de nuestra Arquidiócesis.

Unámonos a ella con un corazón agradecido y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente que ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

¿Podemos decir que vivimos para Dios?

¿No será que vivimos para nosotros mismos, para nuestras ambiciones, para el dinero, para nuestra felicidad?

***

Cada instante de la vida lo vamos recibiendo de Dios. Y a Él —cada instante— vayamos entregándolo.


Querido monitor/a: las preguntas de esta monición —por ser ser preguntas cerradas— se entonan hacia arriba.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos sumergidos en el misterio de la presencia y de la ausencia de Dios. Que habitó entre nosotros. Y que ha de venir.

         ***

Se va terminando el año cristiano. Nos despedimos este domingo del color verde de la liturgia. El próximo domingo —el último— es la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. Y luego el Adviento.

Y este tema ya está presente en las Lecturas.

Pero ahora —en este momento— sabemos: sabemos que vendrá. Vendrá en esta Misa. En este misterio de la Presencia.

En el pan y en el vino.

         ***

Purifícanos, Señor, para que Te recibamos dignamente. 


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

La semana pasada acompañamos a Jesús en el momento de la prueba.

Hoy —junto con Él— subimos al monte —un monte muy alto— para ser testigos de su transfiguración.

Subimos a este Monte con la esperanza de que también a nosotros esta luz nos transforme y renueve.

***

Purifica nuestros ojos, Señor.

Para que podamos mirar tu rostro. Transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El domingo pasado, el Tentador condujo a Jesús a un monte elevado.

Hoy, el segundo Domingo de Cuaresma, es Jesús quien nos conduce al Monte Santo, para transfigurarse ahí en presencia de los discípulos, y así mostrarnos el camino que lleva a la transformación. Para que nosotros también entremos en la luz. En la luz que ve y que permite ver más, más profundamente.

***

Purifícanos, Señor, para que veamos tu gloria, cuando vengas a nosotros en tu Evangelio y en el Pan que es tu Cuerpo.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Cristo es la luz que ilumina nuestra vida.

Por eso nos reunimos aquí: para entrar en su luz, en su vida. Para que quedemos transformados.

***

También hoy el Evangelio nos conducirá a un monte. Pero no al monte de las tentaciones —como el primer Domingo de Cuaresma— sino al Monte Tabor, monte santo, donde Cristo se transfiguró en presencia de sus discípulos.

***

Señor, purifícanos y envuélvenos en tu luz.

Para que seamos dignos del encuentro contigo.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

El Evangelio del domingo pasado nos llevó al desierto junto con Jesús, donde Él luchó con las fuerzas de las tinieblas.

Hoy nos encontraremos en el Monte de la Transfiguración. Pero no para observar, sino para que nuestros corazones queden transformados.

***

Purifícanos, Señor, para que veamos Tu gloria.

Para que junto contigo nos encontremos en la gloria del Tabor.


MONICIÓN INICIAL (opción 5)

El tiempo de Cuaresma es un tiempo de santas paradojas, de santas tensiones.

El Evangelio de hoy muestra a Cristo en su gloria, transfigurado.

El domingo pasado hemos visto su prueba, su combate con las fuerzas del mal.

Hoy nos muestra su gloria y su luz, preparándonos —como lo hizo en otro tiempo con los discípulos— para vivir de manera más profunda, pero también más valiente, el misterio de su Pasión, a través de la cual se resucita a la vida nueva.

***

Señor, purifícanos de nuestros pecados.

Para que veamos tu rostro transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 6)

Hoy es el segundo domingo de Cuaresma. La segunda estación en nuestro camino hacia Jerusalén, donde entraremos el Domingo de Ramos junto con Jesús, para vivir el misterio de su pasión y resurrección.

Hoy se presenta ante nosotros transfigurado. Tentado y transfigurado, se presenta ante nosotros para fortalecernos.

***

Purifica nuestros ojos, Señor.

Para que podamos mirar tu rostro, transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 7)

En nuestro camino de conversión, el pasado domingo tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en la experiencia del desierto.

Hoy —segundo domingo de cuaresma— Jesús nos invita a vivir la experiencia del monte Tabor. Para descubrir en Él toda la luz, toda la grandeza y toda la fuerza de Dios.

Frente a nuestros miedos, Cristo transfigurado nos ofrece una señal cargada de esperanza: si seguimos su camino, nuestras vidas y nuestro mundo tienen futuro. Aunque antes tengamos que pasar por la cruz.


ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de salvación que Dios nos da para que nos acerquemos más a Él, presentémosle nuestras plegarias, y pidámosle que su luz ilumine toda oscuridad.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos con tu Palabra, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que en medio de las oscuridades y angustias de nuestro mundo, sea signo de la esperanza que viene de Dios. OREMOS

2. Por los pueblos que sufren las atrocidades de la guerra. Para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por los que viven agobiados por la esclavitud del pecado. Para que encuentren la luz de Cristo en sus vidas. OREMOS

4. Por los que sufren cualquier clase de mal, especialmente por aquellos que son víctima de nuestros errores y pecados. Para que Dios sea su fortaleza. OREMOS

5. Por los seminaristas de nuestra Arquidiócesis. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para servir al pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma nos atrevamos a privarnos de algo en bien de los pobres y necesitados. OREMOS

Escucha, Señor, nuestras plegarias, y derrama sobre el mundo entero tu gracia, tu amor y tu perdón. Por Jesucristo nuestro Señor.


 

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos para descargarnos del peso de nuestras inquietudes,

de nuestros pecados,

de nuestras flaquezas.

Pedimos que el Señor nos purifique.

Para que seamos abiertos a su presencia.

***

Purifícanos, Señor.

Concede tu paz a nuestros corazones.

Para que seamos abiertos a Ti y a nuestro prójimo.


ORACIÓN UNIVERSAL

Con el corazón abierto al mundo entero, presentémosle al Padre nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los pastores de la Iglesia. Para que sean siempre los primeros en defender a los más pobres y desamparados. OREMOS

2. Por las autoridades de las naciones. Para que se empeñen en buscar y abrir nuevos caminos de diálogo y de paz. OREMOS

3. Por quienes carecen de trabajo, alimento o casa. Para que Dios se muestre con ellos como un verdadero Padre. OREMOS

4. Por todos los que lloran a causa del dolor, del desamor o de la incomprensión. Para que pronto les llegue el consuelo que Cristo nos trae. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que seamos personas de paz, buscando en las relaciones humanas la reconciliación y el perdón. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y concédenos seguir el camino de la felicidad que nos ha mostrado tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


 

Origen: Domingo 13 de Noviembre 2016 – Domingo 33º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


Navidad 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Navidad C



 

Adviento 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Adviento C -



 

lucas-nube-3


cq5dam.web.1280.1280-2  Año de la Misericordia