Archivos para Moniciones Misa Dominical

Arcabas_101_2


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy la Fiesta de la Familia de Jesús, María y José. Que es también la fiesta de todas las familias. De las familias logradas, maravillosas. Y también de las familias difíciles que necesitan apoyo.

Una luz nos ofrecerá el Evangelio. Una palabra inquietante. Que hay que recibir en el corazón. Para encontrar a Aquel que hemos perdido. Para que Él crezca en nosotros. Para que también nosotros crezcamos en sabiduría y en gracia. Y alcancemos la estatura de Cristo.

***

Perdónanos, Señor, todos nuestros pecados. Especialmente aquellos con los que herimos a nuestros seres queridos y dañamos a los que amamos. Concédenos la gracia para cambiar.


 

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Es necesario encontrar un momento en el que nos podamos refugiar ante lo que nos amenaza desde fuera, pero también ante lo que de oscuro y de peligroso llevamos dentro de nosotros.

El momento de la Eucaristía —de la acción de gracias, de la Palabra y del Pan que es el Cuerpo del Señor— es ese lugar de refugio, que no es huida, sino fortalecimiento.

***

Purifícanos, Señor y protégenos. Para que te esperemos con confianza.


ORACIÓN UNIVERSAL 

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS.

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS.

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS.

4. Por los que sufren. Para que el Señor venga en su ayuda, los saque de la prueba y los confirme en la esperanza y en el gozo. OREMOS.

5. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS.

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS.

7. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS.

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy –en el Evangelio– escucharemos que «nada que entre de fuera puede manchar al hombre».

Nosotros muchas veces le tenemos miedo a lo que nos llega de fuera: el sufrimiento, la soledad, la muerte. Le tenemos miedo a lo que es puro. Siendo que verdaderamente grave es el mal que se incuba en nuestro interior.

***

Purifica, Señor, nuestras mentes y nuestros corazones. Para que nuestro encuentro contigo –en la Palabra y en el Santísimo Sacramento– nos haga más amables y más sinceros.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy en el Evangelio escucharemos la pregunta de Jesús: «¿También ustedes quieren dejarme?[1]» Y la respuesta de Pedro: «Señor, ¿a quién iremos?[2] Tú tienes palabras de vida eterna».

Nos esperan hoy –a cada uno de nosotros– «palabras de vida eterna».

La pregunta es si hay en nosotros el hambre de esta Palabra. Si nuestro corazón es lo suficientemente puro para que esta hambre sea nítida, clara.

***

Purifícanos, Señor. Para que nos presentemos ante Ti en nuestra verdad.


[1] Pregunta cerrada: se entona hacia arriba. [2] Pregunta abierta: se entona hacia abajo.


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal el monitor hará la Monición antes de la Colecta.Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este domingo es el día de la Colecta Anual para a ayudar a la atención de los sacerdotes enfermos y ancianos de nuestra Arquidiócesis.

Unámonos a ella con un corazón agradecido y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente que ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

¿Podemos decir que vivimos para Dios?

¿No será que vivimos para nosotros mismos, para nuestras ambiciones, para el dinero, para nuestra felicidad?

***

Cada instante de la vida lo vamos recibiendo de Dios. Y a Él —cada instante— vayamos entregándolo.


Querido monitor/a: las preguntas de esta monición —por ser ser preguntas cerradas— se entonan hacia arriba.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos sumergidos en el misterio de la presencia y de la ausencia de Dios. Que habitó entre nosotros. Y que ha de venir.

         ***

Se va terminando el año cristiano. Nos despedimos este domingo del color verde de la liturgia. El próximo domingo —el último— es la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. Y luego el Adviento.

Y este tema ya está presente en las Lecturas.

Pero ahora —en este momento— sabemos: sabemos que vendrá. Vendrá en esta Misa. En este misterio de la Presencia.

En el pan y en el vino.

         ***

Purifícanos, Señor, para que Te recibamos dignamente. 


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

La semana pasada acompañamos a Jesús en el momento de la prueba.

Hoy —junto con Él— subimos al monte —un monte muy alto— para ser testigos de su transfiguración.

Subimos a este Monte con la esperanza de que también a nosotros esta luz nos transforme y renueve.

***

Purifica nuestros ojos, Señor.

Para que podamos mirar tu rostro. Transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El domingo pasado, el Tentador condujo a Jesús a un monte elevado.

Hoy, el segundo Domingo de Cuaresma, es Jesús quien nos conduce al Monte Santo, para transfigurarse ahí en presencia de los discípulos, y así mostrarnos el camino que lleva a la transformación. Para que nosotros también entremos en la luz. En la luz que ve y que permite ver más, más profundamente.

***

Purifícanos, Señor, para que veamos tu gloria, cuando vengas a nosotros en tu Evangelio y en el Pan que es tu Cuerpo.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Cristo es la luz que ilumina nuestra vida.

Por eso nos reunimos aquí: para entrar en su luz, en su vida. Para que quedemos transformados.

***

También hoy el Evangelio nos conducirá a un monte. Pero no al monte de las tentaciones —como el primer Domingo de Cuaresma— sino al Monte Tabor, monte santo, donde Cristo se transfiguró en presencia de sus discípulos.

***

Señor, purifícanos y envuélvenos en tu luz.

Para que seamos dignos del encuentro contigo.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

El Evangelio del domingo pasado nos llevó al desierto junto con Jesús, donde Él luchó con las fuerzas de las tinieblas.

Hoy nos encontraremos en el Monte de la Transfiguración. Pero no para observar, sino para que nuestros corazones queden transformados.

***

Purifícanos, Señor, para que veamos Tu gloria.

Para que junto contigo nos encontremos en la gloria del Tabor.


MONICIÓN INICIAL (opción 5)

El tiempo de Cuaresma es un tiempo de santas paradojas, de santas tensiones.

El Evangelio de hoy muestra a Cristo en su gloria, transfigurado.

El domingo pasado hemos visto su prueba, su combate con las fuerzas del mal.

Hoy nos muestra su gloria y su luz, preparándonos —como lo hizo en otro tiempo con los discípulos— para vivir de manera más profunda, pero también más valiente, el misterio de su Pasión, a través de la cual se resucita a la vida nueva.

***

Señor, purifícanos de nuestros pecados.

Para que veamos tu rostro transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 6)

Hoy es el segundo domingo de Cuaresma. La segunda estación en nuestro camino hacia Jerusalén, donde entraremos el Domingo de Ramos junto con Jesús, para vivir el misterio de su pasión y resurrección.

Hoy se presenta ante nosotros transfigurado. Tentado y transfigurado, se presenta ante nosotros para fortalecernos.

***

Purifica nuestros ojos, Señor.

Para que podamos mirar tu rostro, transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 7)

En nuestro camino de conversión, el pasado domingo tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en la experiencia del desierto.

Hoy —segundo domingo de cuaresma— Jesús nos invita a vivir la experiencia del monte Tabor. Para descubrir en Él toda la luz, toda la grandeza y toda la fuerza de Dios.

Frente a nuestros miedos, Cristo transfigurado nos ofrece una señal cargada de esperanza: si seguimos su camino, nuestras vidas y nuestro mundo tienen futuro. Aunque antes tengamos que pasar por la cruz.


ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de salvación que Dios nos da para que nos acerquemos más a Él, presentémosle nuestras plegarias, y pidámosle que su luz ilumine toda oscuridad.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos con tu Palabra, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que en medio de las oscuridades y angustias de nuestro mundo, sea signo de la esperanza que viene de Dios. OREMOS

2. Por los pueblos que sufren las atrocidades de la guerra. Para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por los que viven agobiados por la esclavitud del pecado. Para que encuentren la luz de Cristo en sus vidas. OREMOS

4. Por los que sufren cualquier clase de mal, especialmente por aquellos que son víctima de nuestros errores y pecados. Para que Dios sea su fortaleza. OREMOS

5. Por los seminaristas de nuestra Arquidiócesis. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para servir al pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma nos atrevamos a privarnos de algo en bien de los pobres y necesitados. OREMOS

Escucha, Señor, nuestras plegarias, y derrama sobre el mundo entero tu gracia, tu amor y tu perdón. Por Jesucristo nuestro Señor.


 

to-banner


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos para descargarnos del peso de nuestras inquietudes,

de nuestros pecados,

de nuestras flaquezas.

Pedimos que el Señor nos purifique.

Para que seamos abiertos a su presencia.

***

Purifícanos, Señor.

Concede tu paz a nuestros corazones.

Para que seamos abiertos a Ti y a nuestro prójimo.


ORACIÓN UNIVERSAL

Con el corazón abierto al mundo entero, presentémosle al Padre nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los pastores de la Iglesia. Para que sean siempre los primeros en defender a los más pobres y desamparados. OREMOS

2. Por las autoridades de las naciones. Para que se empeñen en buscar y abrir nuevos caminos de diálogo y de paz. OREMOS

3. Por quienes carecen de trabajo, alimento o casa. Para que Dios se muestre con ellos como un verdadero Padre. OREMOS

4. Por todos los que lloran a causa del dolor, del desamor o de la incomprensión. Para que pronto les llegue el consuelo que Cristo nos trae. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que seamos personas de paz, buscando en las relaciones humanas la reconciliación y el perdón. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y concédenos seguir el camino de la felicidad que nos ha mostrado tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


 

Origen: Domingo 13 de Noviembre 2016 – Domingo 33º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


Navidad 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Navidad C



 

Adviento 2015

27 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Adviento C -



 

lucas-nube-3


cq5dam.web.1280.1280-2  Año de la Misericordia


bz__nduceaamfkj-jpg-large

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy —último domingo del Año Litúrgico— nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo.

Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada ser humano y de cada familia.

***

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido, para aprendamos a ver en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón, que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros —siempre— seamos misericordiosos.

Como el Padre.  


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión. Para que llenos de amor a  Cristo Rey del Universo, lo reconozcan y lo sirvan en el Cuerpo sufriente de los enfermos y sus familias. OREMOS

3. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

4. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Retiro Nueva Vida. Para que experimenten en su vida el poder salvador de Cristo, Rey del Universo. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y los abrace en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado en nuestra vida la divina misericordia seamos misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


IMG_3477

Versión imprimible


MONICIÓN INCIAL (opción 1)

Los últimos domingos del Año Litúrgico

nos recuerdan que vivimos sumergidos en el tiempo

que corre

y que inevitablemente se dirige a su fin.

Y que nos conduce ahí Aquel que nos espera

y que suscita en nosotros la esperanza

de que un día

el sol de justicia

brillará

para todos los oprimidos.

***

Pidámosle hoy al Señor que nos purifique.

Para que Lo sepamos esperar con esperanza.


Instrucción importante:

Esta monición hay que prepararla con tiempo y con amor. Hay que meditarla para captar su sentido y poder comunicarlo a la Asamblea. Esta monición tiene su ritmo que es necesario descubrir personalmente y aplicarlo a la hora de leerla [sin prisas].

Si no preparaste esta monición con tiempo y con amor, por favor, no la leas.


MONICIÓN INCIAL (opción 2)

El Año Litúrgico está a punto de acabar.

Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia:

El Juicio Universal,

Y la anhelada victoria del bien y de la verdad,

En el Día de la venida gloriosa del Señor.

***

Estemos atentos y levantemos el corazón.

Para recibir la salvación y la vida.

Porque las peores tragedias,

Pueden ser,

Las mejores oportunidades.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de[ nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por quienes participarán en el próximo Retiro Nueva Vida. Para que experimenten en su propia carne la alegría del encuentro con Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


1

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hemos venido a Misa para encontrar refugio.

Para escondernos bajo la sombra del Omnipotente:

el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.

No para buscar una falsa seguridad,

sino para encontrar una profunda paz interior.

***

Entremos en Su presencia.

En la presencia del Dios vivo.

Para que nos colme de Su paz.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Nos acercamos ya al final del Año Litúrgico.

Y como cada Domingo, el Señor nos reúne en torno a su Mesa, para comunicarnos Palabras de Vida Eterna y alimentarnos con su Cuerpo y Sangre: semilla de nuestra futura Resurrección, y prenda de la Gloria que nos tiene preparada.

***

Con amor y con fe, recibamos este ofrecimiento del Señor. Y participemos con devoción en estos Sagrados Misterios.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Danos tu vida eterna, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que lleve vida y esperanza a quienes viven tristes y desilusionados. OREMOS

2. Por los gobiernos de las naciones. Para que defiendan la dignidad de todos los ciudadanos. OREMOS

3. Por cuantos pasan por momentos difíciles. Para que el desaliento no los domine. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que, con nuestra vida, demos razón de la fe que nos anima. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


out_on_a_limb

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Zaqueo se subió a un árbol, porque quería ver al Señor.

Cada uno de nosotros —espiritualmente— debe treparse a ese árbol.

Para responderse a la pregunta:

Si de veras estoy esperando a Aquel que va a pasar por aquí.

***

Quizá me mire.

Quizá me llame por mi nombre…


INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Zaqueo —en su búsqueda de Jesús— se subió a un árbol.

Hay muchas maneras de buscar a Dios.

Pero Él nos encuentra siempre.

Que nos encuentre también durante esta Misa.

Para que encontremos refugio.

Bajo la sombra de Sus alas.


INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Para ver a Jesús, Zaqueo se subió a un árbol.

Quizá sea necesario dar un paso hacia Dios.

Un paso hacia el cielo.

Para que Él nos vea.

Y Se invite a nuestra casa.

***

Abrámonos hoy a Dios.

Demos un paso hacia Él, cuando pase por aquí.

En esta Eucaristía.


 INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios —nuestro Padre celestial— que se compadece de todos y cierra los ojos a los pecados de los hombres, presentémosle nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean instrumentos de perdón y reconciliación. OREMOS

2. Por los gobernantes de las naciones. Para que defiendan a los más débiles de la sociedad. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que hallen en nuestra caridad ayuda y consuelo. OREMOS

4. Por nuestras familias. Para que abran sus puertas al Señor que viene a salvarnos. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que sean recibidos en la Casa de nuestro Padre Celestial. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que el Evangelio que hemos escuchado nos anime a abrir las puertas a un futuro lleno de esperanza. OREMOS

Padre de bondad que sostienes a los que van a caer y enderezas a los que ya se doblan, y a todos perdonas, porque son tuyos, y porque todo lo puedes, concédenos experimentar en nuestra carne la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.


fariseo-y-publicano-2

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Dos hombres vinieron al templo para orar:

un fariseo y un publicano.

***

Es el Evangelio de hoy.

***

Cada uno de nosotros puede ser ese publicano,

que se presenta ante el Señor con el corazón roto.

Para apelar a Su misericordia.

Y dejar en Sus manos el peso de nuestro diario vivir.

Y salir de aquí justificados.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

La Iglesia celebra hoy la Jornada por la Evangelización de los Pueblos: el Domingo Mundial de las Misiones.

Es un día de oración y de comunión.

Es jornada también de colecta y de esfuerzo.

Todas las comunidades católicas del mundo se afanan en este día por rezar y obtener recursos para ayudar a los pueblos más pobres y llevarles la Buena Noticia de la fe en Cristo.

Dispongámonos ahora a recibir al Señor que nos viene al encuentro en esta Santa Celebración y pidámosle que nos regale un corazón misionero. Para que vayamos y compartamos la alegría del Evangelio a los que andan tristes y mostremos el rostro de Jesús a quienes aún no lo conocen.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor que está cerca de los atribulados y salva a los que están hundidos, presentémosle nuestras humildes súplicas.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea el hogar de muchos y una madre para todos los pueblos. OREMOS

2. Por los jefes de las naciones. Para que comprendan el valor de la vida humana y rechacen lo que la destruye. OREMOS

3. Por los misioneros y misioneras esparcidos en el mundo entero. Para que nunca se sientan solos, sino que experimenten la presencia del Señor y la solidaridad de nuestra oración y ayuda generosa. OREMOS

4. Por los que no conocen a Jesucristo. Para que, con nuestra colaboración, experimenten pronto la alegría del Evangelio. OREMOS

5. Por los enfermos y ancianos. Para que no les falte el amor de la familia ni los cuidados necesarios. OREMOS

6. Por todas las familias. Para que vivan los valores de perdón, hospitalidad, diálogo y servicio. OREMOS

7. Por todos que  -con su desprendimiento, disponibilidad y trabajo- dignificaron las celebraciones anuales en honor de Nuestra Celestial Patrona. Para que en cada momento experimenten la abundancia de las bendiciones divinas y la protección de la Virgen Santísima del Rosario. OREMOS

8. Por nuestros difuntos. Para el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS

9. Por nosotros. Para que sepamos reconocer agradecidos las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y derrama tu gracia y tu bondad sobre todos los pueblos de la tierra, para que todos experimenten la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Con la Colecta de hoy cooperamos en la labor Evangelizadora de la Iglesia Universal.

Agradecidos por el don de la fe, unámonos a ella con un corazón noble y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


bent-woman

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Él viene para fortalecernos.

Viene cuando nos parece que ya no tenemos fuerzas.

Cuando ya no tenemos ánimo.

Cuando ya no tenemos esperanza para vivir nuestra vida.

***

Viene para que de nuevo nos encontremos.

Nuestro verdadero ser.

Lo que somos de veras.

Ante Él.

***

Participemos con fe en esta Eucaristía.

Es la fuente de energía espiritual que necesitamos.


Esta monición hay que prepararla con tiempo y con amor. Y leerla sin prisas.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El Señor está con nosotros.

Aquel que es nuestro guía.

Aquel que nos da la certeza de llegar a la meta.

Si confiamos en Él.

***

Hemos venido aquí para tocar Su presencia.

Para que Él nos transforme.


Esta monición hay que prepararla con tiempo y con amor. Y leerla sin prisas.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Un domingo más nos reunimos en Comunidad para celebrar los misterios de nuestra fe y para abrir nuestro corazón a Cristo que se hace para nosotros pan de consuelo y esperanza.

Por eso ponemos ante el Señor toda nuestra vida.

Y le presentamos nuestros deseos

Nuestras necesidades.

Y nuestras dificultades.

Porque sabemos que Dios siempre escucha la oración de sus hijos.

***

Que nuestra participación en esta Santa Misa sea intensa,

Para que el fruto que saquemos sea de mucho provecho.


ORACION UNIVERSAL

Presentémosle al Padre nuestras necesidades, las de la Iglesia y las del mundo entero.

A cada petición diremos:  ¡Protege a tu pueblo, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que el Señor la proteja y la acompañe con su amor. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que busquen la paz y no olviden a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que sufren enfermedad y soledad, y por los que se sienten cansados y desanimados. Para que el Señor sea su paz y consuelo. OREMOS

4. Por los niños y jóvenes. Para que encuentren en Cristo razones para vivir alegres y confiados. OREMOS

5. Por nosotros. Para que seamos insistentes en la oración y comprensivos con los demás. OREMOS

Escucha, Padre, lo que con fe te hemos pedido y concédenos ser fieles en el seguimiento de tu Hijo, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.


Mulberry_0021

Versión imprimible


Lecturas 


MONICION INICIAL (opción 1)

Venimos para encontrar a Aquel que siempre está con nosotros.

En cada uno de nosotros.

Y sin embargo, venimos a Él siempre de nuevo.

Para descubrir Su rostro.

Y para ir descubriendo así nuestro propio rostro.

Nuestra propia alma.


Indicación importante: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar palabras ni letras. No hay que correr. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con anterioridad, no la leas, por favor.


MONICION INICIAL (opción 2)

Venimos abiertos.

Al don de la gracia y de la paz.

Que viene de confiar.

De confiar en Dios.

De reconocer nuestra debilidad.

***

Necesitamos este apoyo.

Perdón.

E impulso.


Indicación importante: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar palabras ni letras. No hay que correr. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía. 

Si no la preparaste con anterioridad, no la leas, por favor. 


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Guiados por la fe, nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía en el Día del Señor.

Una fe que hemos recibido, que hemos de hacer vida en nosotros y que hemos de transmitir.

Que esta Santa Misa, en la que Cristo nos va a alimentar con su Palabra y con su Cuerpo, nos lleve a confiar más en el Señor y a poner -lo que cada uno somos y tenemos- a su servicio y al servicio de nuestros hermanos que nos necesitan.


ORACIÓN UNIVERSAL

Dirijamos nuestra oración a Dios Padre todopoderoso que nos concede el auxilio de su misericordia.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra fe, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que con audacia proclame la Buena Noticia y abra a todos los pueblos la Puerta de la Fe. OREMOS

2. Por la familia humana entera. Para que Dios le conceda el don de la paz. OREMOS

3. Por quienes dudan de su fe al verse rodeados de dificultades y de injusticias. Para que experimenten el amor de Dios y la solidaridad de los creyentes. OREMOS

4. Por los enfermos y por todos los que se sienten excluidos. Para que encuentren en Cristo -a través de María- consuelo, fortaleza y esperanza. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestra Comunidad Parroquial. Para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Escucha, Señor, las oraciones de tu Iglesia, y en tu bondad y misericordia, concédenos cuanto con fe te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.


parable-of-the-rich-man-and-the-beggar

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Una vez más el Señor nos reúne en torno a Su Altar.

Y como cada Domingo se multiplica y se reparte.

Para calmar nuestra hambre y todas nuestras ansiedades.

Nos da el tiempo.

Se hace Palabra de esperanza para nuestro espíritu abatido.

Se hace Alimento para el viaje de la vida.

Nos inspira y nos impulsa a vivir esta semana de manera distinta:

Con los ojos abiertos.

Y con el corazón sensible a las necesidades de quienes nos rodean.

***

Participemos con atención en esta Santa Misa.

Y dejémonos llevar por el Señor.

Que nos ama tal y como somos.

Pero no nos va a dejar así.


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos ahora a Dios nuestro Padre, suplicándole por las necesidades de toda la humanidad, rogándole que, por su bondad, se acuerde de nosotros con misericordia.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón grande, Señor!

1. Por la Iglesia. Para que sea siempre el hogar que nos refugie y nos llene de amor. OREMOS

2. Por el Santo Padre, el Papa Francisco. Para que su mensaje nos renueve como hijos de Dios. OREMOS

3. Por los que sufren en su cuerpo o en su espíritu. Para que encuentren consuelo y esperanza en nuestra mirada. OREMOS

4. Por los que están atrapados por la avaricia, la ambición y la indiferencia. Para que alcancen la conversión. OREMOS

5. Por los difuntos. Para que puedan gozar del descanso pleno en la Casa del Padre. OREMOS

6. Por nosotros. Para que el Evangelio que hemos escuchado abra nuestros ojos, nuestro corazón y nuestras manos a las necesidades de nuestros hermanos que viven en pobreza. OREMOS

Escucha, Padre, estas peticiones de tus hijos e hijas y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.