Archivos para Navidad – Misa de Medianoche

copia-di-nativita-arcabas


Versión imprimible


KALENDA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

Día 25 de diciembre. Octavo de las Kalendas de enero. Luna décima octava.

Pasados innumerables siglos desde la creación del mundo, cuando en el principio Dios creó el cielo y la tierra y formó al hombre a su imagen;

— después de muchos siglos, desde que el Altísimo pusiera su arco en las nubes tras el diluvio como signo de alianza y de paz;

— veintiún siglos después de la migración de Abrahán, nuestro padre en la fe, de Ur de Caldea;

— trece siglos después de la salida del pueblo de Israel de Egipto bajo la guía de Moisés;

— cerca de mil años después de que David fue ungido como rey;

— en la semana sexagésima quinta según la profecía de Daniel;

— en la época de la centésima nonagésima cuarta Olimpíada;

— en el año setecientos cincuenta y dos de la fundación de Roma;

— en el año cuadragésimo segundo del imperio de César Octavio Augusto;

— mientras sobre toda la tierra reinaba la paz,

Jesucristo,

Dios eterno e Hijo del eterno Padre,

queriendo consagrar el mundo con su piadosísima venida,

concebido del Espíritu Santo,

nueve meses después de ser engendrado,

nace en Belén de Judá,

pequeña aldea de Israel, ocupada entonces por los romanos,

en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada,

de María Virgen,

hecho hombre:

La Natividad de nuestro Señor Jesucristo según la carne.


 

copia-di-nativita-arcabas


Versión imprimible


Lecturas — Misa de Medianoche


KALENDA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

Día 25 de diciembre. Octavo de las Kalendas de enero. Luna séptima.

Pasados innumerables siglos desde la creación del mundo, cuando en el principio Dios creó el cielo y la tierra y formó al hombre a su imagen;

después de muchos siglos, desde que el Altísimo pusiera su arco en las nubes tras el diluvio como signo de alianza y de paz;

veintiún siglos después de la migración de Abrahán, nuestro padre en la fe, de Ur de Caldea;

trece siglos después de la salida del pueblo de Israel de Egipto bajo la guía de Moisés;

cerca de mil años después de que David fue ungido como rey;

en la semana sexagésima quinta según la profecía de Daniel;

en la época de la centésima nonagésima cuarta Olimpíada;

en el año setecientos cincuenta y dos de la fundación de Roma;

en el año cuadragésimo segundo del imperio de César Octavio Augusto;

mientras sobre toda la tierra reinaba la paz,

Jesucristo,

Dios eterno e Hijo del eterno Padre,

queriendo consagrar el mundo con su piadosísima venida,

concebido del Espíritu Santo,

nueve meses después de ser engendrado

nace en Belén de Judea,

de María Virgen,

hecho hombre:

La Natividad de nuestro Señor Jesucristo según la carne.


 

copia-di-nativita-arcabas


Versión imprimible


Lecturas – Misa de Medianoche 


KALENDA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

Les anunciamos, hermanos, una Buena Noticia,

una gran alegría para todo el pueblo:

¡escúchenla con corazón gozoso!

Habían pasado miles y miles de años

desde que, al principio, Dios creó el cielo y la tierra

e hizo al hombre a su imagen y semejanza;

y miles y miles de años desde que cesó el diluvio

y el Altísimo hizo resplandecer el arco iris: signo de alianza y de paz;

y dieciocho siglos desde la migración de Abraham,

nuestro padre en la fe, desde Ur de los caldeos;

y trece siglos desde la Salida del pueblo de Israel de Egipto

bajo la guía de Moisés;

y mil años desde la unción de David como rey,

y en la semana sexagésima quinta, según la profecía de Daniel,

en la época de la centésima nonagésima cuarta Olimpíada,

en el año 752 de la fundación de Roma,

en el año cuadragésimo segundo del imperio de Octavio Augusto,

mientras sobre toda la tierra reinaba la paz,

en Belén de Judá, pequeña aldea de Israel,

ocupada entonces por los romanos,

en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada,

de María Virgen, Esposa de José,

de la casa y familia de David,

nació Jesús,

Dios eterno,

Hijo del Eterno Padre y hombre verdadero,

llamado Mesías, es decir, Cristo,

el Salvador que los hombres esperaban!

¡Alégrense, hermanos!

Esta es la buena noticia del ángel:

«Les ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor».


Versión imprimible

KALENDA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

Les anunciamos, hermanos, una Buena Noticia,

una gran alegría para todo el pueblo:

¡escúchenla con corazón gozoso!

Habían pasado miles y miles de años

desde que, al principio, Dios creó el cielo y la tierra

e hizo al hombre a su imagen y semejanza;

y miles y miles de años desde que cesó el diluvio

y el Altísimo hizo resplandecer el arco iris: signo de alianza y de paz;

y dieciocho siglos desde la migración de Abraham,

nuestro padre en la fe, desde Ur de los caldeos;

y trece siglos desde la Salida del pueblo de Israel de Egipto

bajo la guía de Moisés;

y mil años desde la unción de David como rey,

y en la semana sexagésima quinta, según la profecía de Daniel,

en la época de la centésima nonagésima cuarta Olimpíada,

en el año 752 de la fundación de Roma,

en el año cuadragésimo segundo del imperio de Octavio Augusto,

mientras sobre toda la tierra reinaba la paz,

en Belén de Judá, pequeña aldea de Israel,

ocupada entonces por los romanos,

en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada,

de María Virgen, Esposa de José,

de la casa y familia de David,

nació Jesús,

Dios eterno,

Hijo del Eterno Padre y hombre verdadero,

llamado Mesías, es decir, Cristo,

el Salvador que los hombres esperaban!

¡Alégrense, hermanos!

Esta es la buena noticia del ángel:

«Les ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor».