Archivos para Oración Universal

to-banner


LECTURAS


MONICIÓN INICIAL

Empezamos la Santa Misa confesando nuestros pecados, pidiendo que se nos perdonen. Los reconocemos ante Dios, pero también ante los demás, es decir ante nuestros hermanos y hermanas. Porque el Evangelio dice: «si vienes al altar y tu hermano o tu hermana tienen algo contra ti, ve primero y reconcíliate con ellos».

Diciendo las palabras del «Yo confieso», pensamos también en aquellas personas de las que nos separa la oscuridad. Si no podemos reconciliarnos con ellos personalmente, hagamos interiormente un acto de perdonar y de pedir perdón. Dios misericordioso escuchará nuestra oración y abrirá nuestros corazones a su Palabra y a su Cuerpo.


ORACIÓN UNIVERSAL


 

aracabs-magos-2


MONICIÓN INICIAL

Vino a los pastores.

Viene ahora a los Magos, a los que nosotros luego llamamos Reyes Magos, que vinieron de Oriente, del misterioso Oriente, para entregarle sus regalos y para reconocerlo como Dios y Señor.

Cada Santa Misa es una venida así. Alguna estrella —más o menos brillante— nos conduce. Y nos muestra que aquí está el pesebre. Que aquí está Él.

¿Qué tengo para ofrecerle? ¿Qué estoy dispuesto a recibir como don de su presencia?

***

Purifícanos, Señor, para que desaparezcan todas las oscuridades.

Para que en nuestros corazones y conciencias haya luz.


El día de hoy, después del Evangelio (o bien en otro momento idóneo, como por ejemplo en el silencio después de la Comunión), se puede proclamar el anuncio de la fecha de la Pascua y de las demás fiestas del año.


ANUNCIO DE LA PASCUA Y DE LAS CELEBRACIONES MÓVILES

Queridos hermanos,

con el favor de la misericordia de Dios

—así como nos hemos alegrado por el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo—

les anunciamos la alegría de la Resurrección de nuestro Salvador.

El día 26 de febrero será el Miércoles de Ceniza,

comienzo del ayuno de la Sagrada Cuaresma.

El día 12 de abril celebraremos con alegría la Santa Pascua de Nuestro Señor Jesucristo.

El día 24 de mayo: la Ascensión del Señor.

El día 31 de mayo: la Fiesta de Pentecostés.

El día 11 de junio: la Fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

El día 29 de noviembre será el primer Domingo del Adviento de Nuestro Señor Jesucristo,

a Quien sea el honor y la gloria por los siglos de los siglos.

Amén.


 


12 de Diciembre 2019 – Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe

3_especial_guadalupe_apariciones


Versión imprimible


Lecturas 


MONICIÓN INICIAL

Hoy, como Iglesia que peregrina en México, unida a todas las iglesias de nuestro Continente, celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas y Estrella de la Nueva Evangelización.

Ella nos trajo a su Hijo y nos Lo mostró con todo su amor, comprensión, auxilio y defensa.

En nuestro camino de Adviento hacia el encuentro con Cristo, Ella nos acompaña y nos prepara para recibir al Hijo amado del Padre y para que Él sea —con plena verdad— en nuestra vida, el «Dios con nosotros».

Participemos con gozo en esta Eucaristía invocando sobre nosotros y sobre nuestra Patria la intercesión de la «Madre del verdadero Dios por quien se vive».


Continuar leyendo…

arcabas-assomption.jpg


MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo: una señal de las maravillas que Dios ha de obrar en aquellos que creen y confían en Él.

Una señal que nos llama a la esperanza, aún en medio de las dificultades de este mundo, porque los cielos nuevos y la tierra nueva son posibles para todos.

Una señal que nos llama también al compromiso. A poner manos a la obra en el servicio a tantos hermanos que necesitan de nuestra presencia y de nuestra ayuda.

Continuar leyendo…

john_21_17_sm_2048x2x1.jpg


MONICIÓN INCIAL (1)

Celebramos hoy la vigilia de la Solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo:

– el pescador de Galilea, que fue el primero en confesar la fe en Cristo;

–  y el maestro y doctor, que anunció la salvación a los gentiles.

Por voluntad de la divina Providencia, ambos llegaron a Roma, donde sufrieron el martirio en el lapso de pocos años.

Desde entonces la ciudad de Roma, que era la capital de un gran imperio, fue llamada a otra gloria: albergar la Sede Apostólica, que preside la misión universal de la Iglesia de difundir por el mundo el Evangelio de Cristo, Redentor del hombre y de la historia.

Pidamos en este día por nuestro Santo Padre, el papa Francisco, para que el Señor proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro


Continuar leyendo…