Archivos para Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo

4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria mía».

Por eso —en memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL 

El Señor está con nosotros: en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria mía».

Por eso —en memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros: en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria Mía».

Por eso —en Memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


Continuar leyendo…

Z7kapkap_010

Versión imprimible

PROCESIÓN DEL CORPUS CHRISTI

Terminada la Oración después de la Comunión se expone el Santísimo en el Altar.

En los cielos y en la Tierra…

L1: He aquí el pan de los ángeles, hecho viático nuestro: verdadero pan de los hijos.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Figuras lo representaron: Isaac fue sacrificado, el cordero pascual, inmolado, el maná nutrió a nuestros padres.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Buen Pastor, pan verdadero, ¡oh Jesús! Ten piedad. Apaciéntanos y protégenos.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: El día de Jueves Santo, el Señor, nos dijo: «Tomen y coman, tomen y beban».

Hoy, el Señor, va delante: sale a nuestras calles y plazas para que -nosotros junto con Él- seamos testigos y testimonio de su amor y de su entrega.

S: Señor, presente en la Hostia Santísima, Tú eres nuestro alimento: Tú eres verdaderamente el Pan bajado del cielo. Tú eres el Buen Pastor. Tú eres el Camino. 

Esta noche queremos llevarte a las calles de esta Parroquia tuya. Esta noche, Señor, Te pedimos:         

L2: Guíanos por los caminos de nuestra historia. 

L1: Sigue mostrando a la Iglesia y a sus pastores el camino recto. 

L2: Mira a la humanidad que sufre, que vaga insegura entre tantos interrogantes. 

L1: Mira el hambre física y psíquica que la atormenta. 

L2: Da a los hombres el pan para el cuerpo y para el alma. 

L1: Dales trabajo. 

L2: Dales luz.

L1: Dales a ti mismo. 

L2: Purifícanos y santifícanos a todos.

L1: Haznos comprender que nuestra vida sólo puede madurar y alcanzar su auténtica realización mediante la participación en tu pasión, mediante el «sí» a la cruz, a la renuncia, a las purificaciones que tú nos impones.

L2: Une a tu Iglesia: une a la humanidad herida. Danos tu salvación. Amén.

      Cantemos al Amor de los Amores…

      Inicia la Procesión

 

 

caliz

1ER ALTAR

L2: Al Salvador alabemos, que es nuestro pastor y guía. Alabémoslo con himnos y canciones de alegría.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Alabémoslo sin límites y con nuestras fuerzas todas, pues tan grande es el Señor, que nuestra alabanza es poca.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Gustosos hoy aclamamos a Cristo, que es nuestro pan, pues él es el pan de vida, que nos da vida inmortal.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L1: Al llevar la Eucaristía por nuestras calles, queremos introducir el Pan bajado del cielo en nuestra vida diaria.

L2: Queremos que Jesús camine por donde caminamos nosotros. Queremos que Jesús viva donde vivimos nosotros.

L1: Nuestro mundo, nuestra existencia debe transformarse en su templo.

L2: En esta noche, como Comunidad Parroquial, proclamamos que la Eucaristía es todo para nosotros: que la Eucaristía es nuestra vida misma y la fuente del amor que vence la muerte.

L1: Esta noche reconocemos que de la Comunión con Cristo Eucaristía brota la caridad que transforma nuestra existencia y sostiene el camino de todos nosotros hacia la Patria Celestial.

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 caliz

2º ALTAR

L1: Doce eran los que cenaban y les dio pan a los doce. Doce entonces lo comieron, y, después, todos los hombres.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Sea plena la alabanza y llena de alegres cantos; que nuestra alma se desborde en todo un concierto santo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Hoy celebramos con gozo la gloriosa institución de este banquete divino, el banquete del Señor.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L2: Llevamos a Cristo, presente en la figura del pan, por los calles de nuestra ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida diaria, a su bondad.

L1: Que nuestras calles sean calles de Jesús. Que nuestras casas sean casas para Él y con Él. Que nuestra vida de cada día esté impregnada de su presencia.

L2: Con este gesto, ponemos ante sus ojos los sufrimientos de los enfermos, la soledad de los jóvenes y los ancianos, las tentaciones, los miedos, toda nuestra vida.

L1: La procesión quiere ser una gran bendición pública para nuestra Parroquia:  Cristo es, en persona, la bendición divina para el mundo. Que su bendición descienda sobre todos nosotros.

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 

 caliz

3ER ALTAR

L2: Esta es la nueva Pascua, Pascua del único Rey, que termina con la alianza tan pesada de la ley.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Esto nuevo, siempre nuevo, es la luz de la verdad, que sustituye a lo viejo con reciente claridad.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: En aquella última cena Cristo hizo la maravilla de dejar a sus amigos el memorial de su vida.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L2: A cada invocación responderemos: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Señor Jesús, Tú eres la vida de la familia: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Cuando Tú estás en la familia, el hogar es un manantial de vida y alegría: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida del niño gestado en el vientre materno: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida del anciano o enfermo que transita hacia la tarde de su vida: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida del joven que estudia, trabaja y sueña con un futuro digno y prospero: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida de los jóvenes que dejándolo todo te siguen en la vocación sacerdotal o religiosa: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida de los jóvenes que enamorados te siguen y amándose en ti van descubriendo la vocación maravillosa del matrimonio: Quédate con nosotros, Señor.

L2:  ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 caliz

4º ALTAR

L1: Enseñados por la Iglesia, consagramos pan y vino, que a los hombres nos redimen, y dan fuerza en el camino.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Es un dogma del cristiano que el pan se convierte en carne, y lo que antes era vino queda convertido en sangre.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Hay cosas que no entendemos, pues no alcanza la razón; mas si las vemos con fe, entrarán al corazón.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L2: A cada invocación responderemos: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Señor, Tú eres la vida del trabajador: obrero, artesano, profesional, empresario, comerciante, que en el sacrificio de cada día descubren que con sus luchas y cansancios construyen la Patria: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida de los animadores de la sociedad: de los gobernantes y políticos, de los maestros, de los artistas, de los periodistas y los intelectuales, de los guardianes de la seguridad publica: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida de los pastores, sacerdotes y religiosos, Mensajeros del Don de Dios que es alegría y paz, bondad y misericordia para los corazones cansados: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida del pobre en todas sus manifestaciones de miseria: del que necesita trabajo, del que tiene hambre y frió, del que no tiene vivienda, del que está enfermo, del que vive en la calle, del que está preso, del que sufre física y moralmente: Quédate con nosotros, Señor.

L1: ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 caliz

5º ALTAR

 L2: Bajo símbolos diversos y en diferentes figuras, se esconden ciertas verdades maravillosas, profundas.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Su sangre es nuestra bebida; su carne, nuestro alimento; pero en el pan o en el vino Cristo está todo completo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Quien lo come no lo rompe, no lo parte ni divide; él es el todo y la parte; vivo está en quien lo recibe.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: Los Apóstoles recibieron el don de la Eucaristía en la intimidad de la última Cena, pero este don estaba destinado a todos, al mundo entero.

L2: Precisamente por eso hay que proclamarlo y exponerlo abiertamente, para que cada uno pueda encontrarse con «Jesús que pasa», como acontecía en los caminos de Galilea, de Samaria y de Judea, para que cada uno, recibiéndolo, pueda quedar curado y renovado por la fuerza de su amor.

L1: Ponemos ahora en el altar a todos aquellos que sufren en el cuerpo y el alma alguna dolencia, por los que sufren enfermedades en fase terminal, por los que se encuentran solos y abandonados en los hospitales y carecen de cualquier ayuda. Para que suscite el Señor una Palabra de Vida, y lleve un mensaje de esperanza a todos los atribulados.

L1: ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 

 caliz

6º ALTAR

L1: Puede ser tan sólo uno el que se acerca al altar, o pueden ser multitudes:  Cristo no se acabará.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Lo comen buenos y malos, con provecho diferente; no es lo mismo tener vida que ser condenado a muerte.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: A los malos les da muerte y a los buenos les da vida. ¡Qué efecto tan diferente tiene la misma comida!

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

*** 

L2: Señor, en esta estación te consagramos las familias del mundo entero, todos los matrimonios, en especial los que se encuentran en dificultad, los padres y los hijos, los niños no nacidos, las jóvenes parejas y los novios.

L1: Te suplicamos, Jesús, por todos nuestros parientes y seres queridos.Condúcelos a la luz de la verdad, consérvalos siempre en esa verdad y concédeles el don de la perseverancia.

L2: Te pedimos por nuestros parientes, padres y madres; por nuestros hermanos y hermanas, por cada uno de ellos en particular; por nuestros abuelos y abuelas y toda nuestra familia; por nuestros amigos más íntimos; por nuestros maestros y alumnos, por nuestros vecinos, por todos aquellos que nos quieren bien y por los que no nos quieren; por nuestros enemigos; por los que nos insultan y calumnian.

L1: Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino también en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se digne admitirlos a su presencia. Amén

S: Les diste el pan bajado del cielo…

 caliz

7º ALTAR

L2: Si lo parten, no te apures; sólo parten lo exterior; en el mínimo fragmento entero late el Señor.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Cuando parten lo exterior sólo parten lo que has visto; no es una disminución de la persona de Cristo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: El pan que del cielo baja es comida de viajeros. Es un pan para los hijos. ¡No hay que tirarlo a los perros!

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: En esta estación te entregamos, Señor, a nuestros seres queridos difuntos.

L2: Concédeles El descanso eterno, y que la luz perpetua los ilumine.

L1: Dios misericordioso, que nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos, concedas a las almas de nuestros padres, hermanos, hijos, parientes, amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad. Amén.

S:  Les diste el pan bajado del cielo…

caliz

ESTACION FINAL EN EL TEMPLO PARROQUIAL

L1: Isaac, el inocente, es figura de este pan, con el cordero de Pascua y el misterioso maná.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Ten compasión de nosotros, buen pastor, pan verdadero. Apaciéntanos y cuídanos y condúcenos al cielo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Todo lo puedes y sabes, pastor de ovejas, divino. Concédenos en el cielo gozar la herencia contigo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L2: Como los discípulos del Evangelio, te imploramos, Señor Jesús: ¡Quédate con nosotros, Señor!

L1: Tú, divino Caminante, experto de nuestros caminos y conocedor de nuestro corazón, no nos dejes prisioneros de las sombras de la noche.

L2: Ampáranos en el cansancio, perdona nuestros pecados, orienta nuestros pasos por el camino del bien.

L1: Bendice a los niños, a los jóvenes, a los ancianos, a las familias y particularmente a los enfermos. Bendice a los sacerdotes y a las personas consagradas. Bendice a la humanidad.

L2: Danos el gusto de una vida plena, que nos ayude a caminar sobre esta tierra como peregrinos seguros y alegres, mirando siempre hacia la meta de la vida sin fin.

¡Quédate con nosotros, Señor!

S: Les diste el pan bajado del cielo…

la foto-4

Versión imprimible

MONICIÓN INCIAL

Hoy es Corpus Christi.

Un día grande.

Un día para caer de rodillas ante la grandeza del Dios-Amor.

Como Comunidad Parroquial nos encontramos en torno al altar, para celebrar y aclamar con nuestros cantos a la Fuente de nuestras alegrías, a Aquel que nos acompaña en medio de nuestras vidas: a Cristo el Señor, que en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre ha querido quedarse con nosotros, para que todos conozcan su nombre y experimenten su misericordia.

Celebremos esta Solemnidad de la Eucaristía, honrando el Cuerpo de Cristo.

Honremos el Cuerpo de Cristo, comulgando con su persona, con sus sentimientos y actitudes.

Honremos el Cuerpo de Cristo, acercándonos a los demás con el mayor respeto y disponibilidad, porque ellos son también el Cuerpo de Cristo.

Que la Eucaristía de este Día sea un acto de fe, de esperanza y de caridad: porque DIOS ESTÁ AQUÍ, para saciar nuestras hambres y para urgir nuestras más generosas entregas.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo el Señor, que invita a todos a su mesa y entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.

A cada petición diremos: ¡Alimenta a tu pueblo, Señor!

1. Por los sacerdotes que presiden nuestras Asambleas Eucarísticas: para que a ejemplo de Cristo Jesús,- el Sumo y Eterno Sacerdote, imiten -en su manera de vivir- lo que celebran en el Sacramento del Altar. OREMOS

2. Por los pueblos de toda la tierra: para que en el Cuerpo y la Sangre de Cristo -entregados por la vida del mundo- encuentren la paz y la vida en abundancia que anhelan. OREMOS

3. Por los pobres y por los que sufren necesidad: para que encuentren en nosotros -quienes nos alimentamos del pan de Jesucristo- una ayuda activa y solidaria. OREMOS

4. Por los enfermos: para que Cristo Jesús -que con su sangre cura nuestras heridas- les de salud y esperanza. OREMOS

5. Por las familias de nuestra Comunidad: para que alimentadas por el pan de la Eucaristía, progresen en el amor que todo lo une y perfecciona. OREMOS

6. Por los que han muerto: para que Cristo el Señor -cuyo Cuerpo es el remedio de la inmortalidad- los haga participar en su Resurrección. OREMOS

7. Por nosotros que celebramos esta Solemnidad del Corpus Christi: para que el Pan de la Palabra y el Pan Eucarístico, sacien nuestra hambre de Dios. OREMOS

Dios nuestro, siempre fiel a tus promesas, que con amor alimentas a tu pueblo, escucha nuestras oraciones y acrecienta en nosotros el deseo de saciarnos de Ti, para que fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, avancemos por la senda de la vida hasta llegar a la asamblea de los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor.